Cómo practicar el sexting en tu relación a distancia
sexting a distancia

Cómo tener sexo a distancia y no fallar en el intento

El sexo es importante. Para las parejas, este tiene implicaciones sobre la intimidad y la capacidad que poseen ambas partes para satisfacer sus necesidades afectivas y sexuales. En el caso de la relaciones a distancia, la sexualidad sigue siendo bastante relevante; sin embargo, se vuelve quizás más difícil de descifrar, dado que es uno de los aspectos de la relación que pareciera requerir la presencialidad.

He estado en una relación a distancia por seis meses, y aunque no es mucho tiempo, creo que he logrado recopilar buenos datos para mantener la llama viva en este tipo de situaciones y responder a la pregunta: ¿cómo mantener mi relación sexualmente activa cuando estoy a distancia?

Creo que es pertinente tener en mente que al someter un noviazgo a esta prueba, absolutamente todo cambia: cómo se comunican, cómo funcionan los fines de semana, cómo celebran las fechas importantes, cómo se dan regalos, y así miles de otras dinámicas sufren modificaciones importantes, unas más desafiantes que otras. El proceso no tiene por qué ser traumático; no, la relación no será lo mismo que era antes, pero eso no es necesariamente malo. 

Así como la comunicación cara a cara tiene que migrar a una videollamada, más o menos lo mismo sucede con la intimidad. El sexo a distancia puede parecer improbable, pero así como en cualquier otro tipo de relación, este es fundamental para el funcionamiento y la estabilidad de la pareja. Sin embargo, es obvio que no estar en el mismo lugar presenta un reto importante que aparenta ser muy difícil de superar, y lo es, pero también invita a explorar nuevos modos de comprender la sexualidad. 

Mantener una relación a distancia implica cambios inevitables, es por eso que el sexo debe mutar para adaptarse a estas nuevas condiciones. Es imprescindible que las nuevas actividades que se incorporen en el sexo para llenar el vacío presencial sean emocionantes para ambas partes. Sé que puede parecer imposible, pero les juro que no lo es. Lo único que necesitan es amor y un deseo genuino de que la relación pase esa prueba de fuego que llamamos distancia. 

El sexting del pasado

Te cubriré de amor la próxima vez que te vea, con caricias, con éxtasis. Quiero atiborrarte de todas las satisfacciones de la carne, para que te desmayes y mueras. Quiero que te sorprendas de mí, y que te confieses que nunca habías soñado con tales viajes… Cuando seas vieja, quiero que recuerdes esas pocas horas, quiero que tus huesos secos tiemblen de alegría cuando pienses en ellos.

Extracto de una carta de Gustave Flaubert a su esposa, Louise Colet (1846)
Louise Colet y Gustave Flaubert sexo a distancia
Louise Colet y Gustave Flaubert
France Culture

El sexting quizá sea tan viejo como la correspondencia, puesto que expresar en papel las pasiones fue y, en mi opinión, sigue siendo una de las formas más sensuales de comunicarse en pareja. Su objetivo es jugar con la anticipación y el erotismo mediante el uso de palabras y descripciones explícitas de lo que le quisieras hacerle a la otra persona o de lo que quisieras que esta te hiciera a ti. Cualquiera que lea, escriba y tenga libido es capaz de hacerlo. Ahora, esto se convierte en un arte cuando el mensaje se redacta tomando en cuenta los gustos de la otra persona, los chistes internos y los momentos compartidos. No es cuestión de describir el acto como si se tratara de una porno, sino de tener talento para usar las palabras con el fin de manipular la libido de otra persona. Aquí un ejemplo de una carta de Arthur Miller a su esposa, Marilyn Monroe:

Volveré de nuevo a la cocina, fingiendo que no estás allí y te descubriré otra vez. Y mientras estés ahí cocinando el desayuno, te besaré el cuello y la espalda y los dulces melones de tu cadera y la parte de atrás de tus rodillas y te daré la vuelta y besaré tus pechos y los huevos se quemarán. 

Extracto de una carta de Arthur Miller a su esposa, Marilyn Monroe (1956)
Marilyn Monroe y Arthur Miller cartas eróticas a distancia
Marilyn Monroe y Arthur Miller
Associated Press

Por otro lado, el sexting no solo se trata de describir un acto sexual, sino también de hacer mención de las partes del cuerpo o las cualidades de la otra persona que te gustan o generan disfrute. Esta era la manera en que Frida Kahlo, por su parte, le escribía bellísimas y apasionadas cartas a Diego Rivera durante su volátil relación.

Diego:

Nada comparable a tus manos ni nada igual al oro-verde de tus ojos.

Mi cuerpo se llena de ti por días y días.

Eres el espejo de la noche. La luz violeta del relámpago. La humedad de la tierra.

El hueco de tus axilas es mi refugio.

Toda mi alegría es sentir brotar la vida de tu fuente-flor que la mía guarda para llenar todos los caminos de mis nervios que son los tuyos.

Carta de Frida Kahlo a Diego Rivera

Claro está que pocos escriben como Frida Kahlo, y eso está bien, porque cuando se trata de hacer un mensaje erótico, lo más efectivo es ser tú mismo y decirle a la otra persona lo que solo tú sabes que le gusta. 

Diego Rivera y Frida Kahlo cartas eróticas
Diego Rivera y Frida Kahlo
Getty Images

Más allá del sexting

La tecnología hoy en día nos abre un mundo de posibilidades. Hay miles de plataformas y formatos que se pueden usar para complementar los mensajes escritos, aunque el sexting sea muy divertido cuando se hace de la forma correcta.

  • Las videollamadas son excelentes porque les permiten a ambas partes hacer lo que quieran mientras ven la reacción del otro. Se puede jugar con los ángulos, usar lencería sensual, tomar peticiones específicas y demás. Se trata de un mundo de posibilidades. 
  • Los videos también son un buen recurso. Además, quedan en el teléfono de la otra persona, así que funcionan para cuando esta esté “necesitada”. 
  • Los GIFs son una manera divertida y espontánea de darle unos seis segundos de disfrute al otro. Son como una probadita que sirve para guiar la conversación hacia lares más… sexuales. 
  • Quizá el nivel más profesional sea el que integre juguetes sexuales. Incluso existen algunos que pueden ser controlados por medio del celular, de modo que tu pareja pueda jugar con él desde el otro lado del mundo y darte placer. Sin duda, son una inversión, pero después de unos meses de distancia se darán cuenta de que valen la pena. 

La sexualidad en las relaciones a distancia, así como miles de otros inconvenientes, tienen una solución que puede ser tan divertida y original como su deseo se lo permita. Es cuestión de creer en la relación lo suficiente como para dar el 150% en todo, incluyendo la sexualidad. Tú puedes, amiga. Un teclado, una cámara celular, libido y una pareja igual de cachonda que tú son todo lo que necesitas.

TheA logo
Más artículos
industria pornográfica
La industria pornográfica está sufriendo debido a la COVID-19