Porno de coronavirus: el morbo de una pandemia global

Porno de coronavirus: el morbo de una pandemia global

Si alguien te hubiese afirmado en diciembre de 2019 que las películas para adultos con temática de pandemia global serían exitosas en 2020, seguramente no le hubieses creído nada. Sin embargo, esa es la realidad en la que estamos viviendo. La mayor parte del mundo se encuentra en cuarentena, los gobiernos buscan formas de disminuir la propagación de la enfermedad COVID-19 y un gran grupo de personas ha generado más de seis millones de búsquedas de porno de coronavirus en Pornhub durante el último mes.

La aproximación más cercana que hace la pornografía a las temáticas relacionadas con enfermedades suele ser a través de escenas de consultas médicas en las que alguno de los involucrados dice tener una incomodidad en su vagina o pene. No obstante, la extraordinaria situación que estamos viviendo ha llevado a algunos sujetos a crear porno de coronavirus y a otros a verlo. Lo curioso es que no es la primera vez que pasa, porque en 2009 también varios videos para adultos con títulos referentes a la gripe porcina o al virus H1N1 surgieron en el internet. Y aunque quizá la mayoría pensaría que en este caso la industria está aprovechándose de la coyuntura actual para generar ganancias, los verdaderos creadores de este contenido son los pornógrafos amateurs.

porno de coonavirus
Still del video COVID-19Coronavirus: Horny Slut Has to Use Protection During Outbreak!
Little Squirtles y Chase Poundher

Estos individuos alejados de las compañías de entretenimiento para adultos son los que llevan la batuta en la producción de lo que podríamos llamar “pornografía de pandemias”. Aunque no se sabe exactamente por qué todos han grabado porno de coronavirus o, en 2009, de gripe porcina, algunos han declarado que lo han hecho para darle un poco de humor a lo que estamos viviendo en este momento. El dúo de pornógrafos japoneses Spicy y Rice explicó, en una entrevista con Vice, que su objetivo al crear este tipo de videos es llamar la atención sobre el tema mientras hacen una representación graciosa y ficticia de lo que estamos viviendo. “Sabíamos que todo lo relacionado al COVID-19 era un buen material viral, pero tampoco ignoramos que está afectando a las personas de modos trágicos. Por esta razón, no quisimos insultar a nadie haciendo que pareciera demasiado real”, explicó Spicy.

No está claro si el objetivo de Spicy y Rice está favoreciendo al público que está observando su contenido. Sin embargo, se podría afirmar que la producción de estos videos los ayuda a ellos a manejar la ansiedad que les puede dar la situación crítica que vivimos, según lo que le dijo el doctor y terapista sexual Nan Wise a Refinery 29. “Pienso que dependemos de cosas como la pornografía para distraernos y así lidiar con el estrés. Por eso, no me sorprende que la gente esté enfocando su energía en crear porno de coronavirus”, afirmó Wise. 

Aunque estos pornógrafos tengan la intención de informar y entretener a su público con su versión ficticia de la actualidad, el interés de la personas por el porno de coronavirus nace de algo que va más allá de encontrar una vía de escape a la ansiedad que genera la pandemia global. Así como el cine de horror o la pornografía de zombis, con sus respectivas criaturas paranormales, hacen que nos enfrentemos a nuestros miedos, la dramatización de la coyuntura actual en videos eróticos relacionados a la COVID-19 nos da morbo porque, a través de las historias exageradas que cuentan, nos enfrentamos al pavor de ser contagiados y a la incertidumbre de la cuarentena.

porno de coronavirus
Still del video Bodycam Footage (CDC Agent) Investigates Deserted Wuhan
Spicy x Rice

La gente que busca el porno de coronavirus no es muy diferente a los que han visto Contagion de Steven Soderbergh en los últimos días. La única distinción es la forma en que cada grupo sacia su deseo de ver una representación de lo que es vivir en cuarentena o bajo la sombra de una pandemia global. Estas producciones nos dan morbo porque, con su retrato de una amenaza completamente verosímil, nos hacen sentir emociones intensas que otra clase de contenidos no son capaces de causarnos. Esto se acentúa cuando el material es algo que consideramos tabú, como lo es la pornografía. Estos videos son el mecanismo de adaptación para muchos, pues a través de ellos es que pueden desestresarse y ver la circunstancia desde una perspectiva diferente. Por esta razón, unos deciden seguir su rutina de ejercicio para mantener la mente clara y otros prefieren buscar videos amateurs de dos personas teniendo sexo mientras usan tapabocas.

El morbo por el porno de coronavirus no es resultado de alguna parafilia. La curiosidad de la gente por este contenido no viene de un padecimiento particular que los haga excitarse por el hecho de que enfrentamos una pandemia global. Tal vez sea más comparable con el morbo que sienten algunos individuos por el sexo sin protección o por la pornografía barebacking. Quienes disfrutan experimentar la adrenalina que genera la falta de condón son personas que prefieren la emoción y la espontaneidad ocasionadas por el coitus interruptus sin pensar en las consecuencias de vivir con alguna ETS como el sida o la gonorrea. Los que consumen videos eróticos con temática de la COVID-19 seguramente obtienen un placer parecido, pero este, en vez de ser efecto del peligro de prescindir del preservativo, es causado por la conmoción de ver a dos actores teniendo sexo a pesar del distanciamiento social requierido para evitar el contagio.

El porno de coronavirus es la vía de escape de algunos sujetos para lidiar con toda la ansiedad que les genera estar en cuarentena o ser bombardeados con información de la COVID-19. Cada quien encuentra su propio mecanismo para desestresarse: algunos se dedicarán a hornear dulces; otros, a trabajar en sus proyectos creativos; y por último, estarán quienes se sentirán tranquilos al sentarse frente a la pantalla de su computadora para ingresar a su portal de pornografía favorito y darle play a un video que juegue con el morbo que sienten ante la amenaza de una pandemia global.  

TheA logo
Más artículos
La cojonera no es una excusa para tener sexo