La razón por la que te gusta grabar videos sexuales
videos sexuales

La razón por la que a Kim Kardashian y a ti les gusta grabar videos sexuales

A finales de la década de los noventa y principios de los 2000, los videos sexuales eran uno de los temas más candentes en los tabloides de entretenimiento. Durante esa época, programas como E! News y revistas como Us Weekly catalogaban las grabaciones caseras de Paris Hilton, Pamela Anderson y Colin Farrell como grandes polémicas. Incluso, gracias a la cobertura de este tema, Kim Kardashian pasó de estilista a estrella global de los reality shows.

Videos sexuales Kim Kardashian
Imagen del video sexual de Kim Kardashian y Ray Jay que se filtró en 2007

Actualmente, es mucho más común que nos topemos con fotografías o videos sexuales de celebridades en el internet. Aunque sigue representando un hecho noticioso para los tabloides, el público ya no se sorprende tanto con la filtración de estos archivos privados. Adicionalmente, gracias a factores como el crecimiento de OnlyFans o los reglamentos de Twitter que permiten que se publique contenido explícito en la red social, una gran cantidad de personas no ve como un tabú compartir este tipo de grabaciones en línea.

Al no ser tan escandalosos como en la década de los 2000, los videos sexuales ahora causan un efecto distinto en el colectivo, el cual más que caer en la polémica, se cuestiona por qué a tantas personas les gusta filmarse mientras tienen sexo. Muchos conservadores responderían a esta pregunta diciendo que seguramente quienes toman esta decisión son pervertidos que necesitan atención psicológica urgentemente. Sin embargo, los sexólogos e investigadores han llegado a una conclusión diferente: la gente simplemente lo hace porque les da morbo.

El video sexual de Pamela Anderson y Tommy Lee
El video sexual de Pamela Anderson y Tommy Lee se filtró en 1998
Getty Images

“Es divertido”, afirmó Annabelle Knight —autora y experta en relaciones y sexo que trabaja en Lovehoney, tienda online de artículos para adultos— en una entrevista con Metro. “Afrontémoslo, capturamos toda nuestra vida con nuestros celulares, ¿por qué no lo haríamos también con el sexo?”, agregó. Además, Knight comentó que conoce a muchas parejas que al observar sus videos sexuales se excitan tanto que vuelven a tener relaciones inmediatamente.

Esta reacción que tienen ciertas personas ante sus propios sex tapes no se debe simplemente al narcisismo, sino que, de por sí, las grabaciones eróticas amateurs usualmente excitan más a las personas que una película porno convencional. La poca producción y la sinceridad de este tipo contenido hacen que la gente sienta cercanos y honestos algunos videos sexuales. Por esta razón, tiene sentido que los sujetos con sex tapes experimenten deseo sexual cuando observan las grabaciones, lo cual no se debe solamente a las imágenes que registraron, sino también al placer que recuerdan haber sentido durante el coito.

Que los sex tapes produzcan excitación en las parejas es excelente, puesto que son un modo de avivar la llama para algunas relaciones que ya tienen algunos años. Explorar eróticamente permite que la gente encuentre nuevas formas de generar placer. “Es un trabajo arduo hacerle el amor a una misma persona por el resto de tu vida”, opinó Tracey Cox, experta en sexualidad y relaciones, en una entrevista con The Telegraph, “así que cualquier cosa que ayude a mantener el interés, a ser novedoso y un poquito travieso será fantástica”.

 Paris Hilton videos sexuales
Paris Hilton y Rick Salomon en su video sexual, que se filtró en 2004
Daily News

Las parejas tienen distintos objetivos al momento de grabar videos sexuales —avivar la llama u obtener un ingreso distinto a través de OnlyFans o el webcamming—; sin embargo, estos no están netamente ligados a un trastorno mental. No todos los que se ponen frente a una cámara mientras tienen relaciones poseen una parafilia como el exhibicionismo o el voyeurismo, pues la mayoría puede tener sexo sin grabarse y aun así disfrutar el acto. La sociedad nos ha hecho creer que las personas interesadas en grabarse tienen un problema, ya que hacer público que tenemos relaciones por placer, ya sea hablando sobre eso o registrándolo en video, es mal visto.

Nos preguntamos por qué la gente se graba teniendo sexo porque nuestro entorno aún ve los actos eróticos como un tabú. Se tiene una visión negativa del acto sexual, incluso cuando estamos expuestos a contenidos explícitos o con subtexto lascivo cotidianamente. Pero, a pesar de que ya no es tan escandaloso conseguir sex tapes en línea, la sociedad no ha aceptado que el sexo forma parte de nuestra vida, que es normal que hablemos detalladamente sobre él con otros y, también, que nos grabemos follando.

Entonces ya tienes la respuesta. No hay una causa extraordinaria para tu deseo por grabar sex tapes. Tu interés nace de la excitación o la curiosidad que esta actividad te puede dar. No es nada del otro mundo y ni Kim Kardashian, Paris Hilton, ni tu amiga que se grabó son pervertidas por hacerlo.