Los matapasiones de los que debes estar al tanto cuando vayas a tener sexo

Por más que le gustes a esa persona, sí importará cuando se dé cuenta de que tienes tufo

Así como Amaranta es una mujer que trabaja, estudia, disfruta de una buena comida y a la vez le gusta verse bien, también le encanta hablar de sexo. Dónde tenerlo, con quién, cuáles son sus beneficios o cuándo es el mejor momento para tenerlo. Básicamente sexo, sexo, sexo y más sexo. 

Ya sea porque tienes pareja y lo planificaste, o porque se te presentó una noche de locura, todas las mujeres tenemos un ritual previo al momento de tener relaciones. Según una encuesta online a 3.300 mujeres realizada en Estados Unidos, encabezada por la ginecóloga Tami Rowen de la Universidad de California, más del 80% afirmó que se depila la zona íntima ya sea por estética o para un mejor encuentro sexual. En España, una encuesta realizada a mujeres por la empresa Veet, dio la conclusión de que el 75% asegura que “uno de los principales requisitos a la hora de entablar una relación es estar perfectamente depilada”. A pesar de que el sexo con vellos es algo completamente normal y cotidiano en este siglo. 

Hacemos todos estos procesos de preparación para poder disfrutar sin ningún tipo de preocupación y evitar eso que comúnmente llamamos los matapasiones. Para los que no están familiarizados con el tema, los matapasiones son aquellos elementos, situaciones o comportamientos que arruinan las expectativas que tenemos o la atracción sexual que sentimos hacia esa persona. Les traemos para ustedes aquellos factores que afectan específicamente el acto sexual, y por supuesto aquellos que nosotras mismas podemos controlar. Ya que si se te escapa un gas durante el momento de pasión, no podremos hacer nada por ti. 

Las medias 

Este elemento es un clásico que nos ha impuesto la industria del cine ya que ni en las mejores escenas sexuales de películas o cualquier tipo de pornografía los protagonistas usan medias durante el acto. Todo el autoaprendizaje sexual que hemos tenido durante nuestras vidas nos ha enseñado que el sexo sin medias es un mandamiento. A menos que vayas a tener un rapidito en cualquier lugar que no sea una cama y donde te quitarás la menor cantidad de ropa posible, el uso de las medias es un delito. Si tienes todo el tiempo del mundo y piensas revolcarte entre sábanas, el roce de las medias en las piernas de la otra persona cortará el momento por completo. Mientras más desnuda estés, mejor. 

via GIPHY

Tener gripe 

Cualquier entrenador o especialista en deporte siempre recomendará no hacer ejercicio mientras se está pasando por una gripe. Cuando tenemos sexo sudamos sin control y quemamos aproximadamente setenta calorías en veinte minutos, razón por la que el acto es considerado una actividad física. Ahora, si te sientes mal y estás moqueando, mejor quédate en cama mientras tu pareja te hace cariñitos y ven una película juntos porque si empiezan a entrar en acción, lo más probable es que te la pases tosiéndole en vez de gimiéndole al oído. No querrás terminar llena de mocos en vez de semen. 

Mala higiene

Todos sabemos que nuestra zona íntima —y la de los hombres también—, luego de un tiempo cubierta por tela y tras segregar fluidos corporales, empieza a desarrollar olores no muy agradables. Puede ser bien incómodo, tanto para ti como para tu pareja, empezar la noche de pasión con sexo oral y no querer seguir por el olor allá abajo. Si vas a tener relaciones después de un día largo con la misma ropa interior o luego de hacer ejercicio, lavar tus genitales con un poco de agua y secarlos bien te ayudará si no tienes la oportunidad de bañarte. 

El estado deplorable en el que tienes tu cama 

Si vas a tener relaciones en tu cama con una persona que estás empezando a conocer, procura cambiar las sábanas desteñidas de las princesas de Disney. Primero, para evitar demostrar que tienes 14 años de madurez y segundo, porque seguro llevas meses sin cambiarlas y huelen terrible. 

La ropa interior beige

Las pantaletas y sostenes de color beige fueron creados con un solo propósito: evitar que la ropa interior se vea o se marquen en la ropa. Usualmente no tienen un diseño bonito ni sensual, solo práctico y adaptable al cuerpo. Son de grandísima ayuda cuando nos queremos poner un vestido de color blanco, un pantalón de lino en la playa o una franela de seda; pero en el acto carnal, una pantaleta color beige que te cubre completamente las nalgas apaga la llama. Para que no te ocurra este horrible escenario, debes tener tu lencería —preferiblemente roja o negra— de momentos especiales limpia y a la mano en todo momento. 

via GIPHY

La ropa interior rota

Por si ya no era lo suficientemente horrible que decidieras tener sexo con una pantaleta color beige, resulta que esta además tiene un hueco entre la liga y el algodón. No es para nada sexy que mientras la otra persona te está quitando la ropa interior, los dedos se le queden atrapados en el hueco que tienes en la panty o que te vea el alambre salido por un lado de tu sostén mientras intenta quitártelo. Ya sea femenina o masculina, la ropa interior desgastada se deja para esos días donde sabes que sexualmente no pasará nada. 

Como todos sabemos que algunos encuentros sexuales no son perfectos como en las películas, nosotras nos prepararemos de todas las maneras posibles, así tengamos que tener en la cartera una panty roja de emergencia para evitar un escenario matapasión.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Ninfomanía en la vida real vs. en la ficción