Así como eres lo que comes, sabes a lo que comes

Y no, la piña no es la única manera de saber bien

Una vez escuché una conversación que me hizo entrar en reflexión. Se trataba de un grupo de hombres hablando sobre sus experiencias sexuales, específicamente de sexo oral. Como buena conocedora de memes y datos curiosos, sabía de los rumores que sostenían que comer piña hacía que las partes íntimas tuviesen un “mejor sabor”, pero nunca había escuchado a alguien tocar ese tema. Hasta ese momento, por supuesto. Después de oír frases como: “Ella sabía a pescado. Qué asco, bro” o “Yo como piña porque mi novia me lo pide”, de repente me vinieron las siguientes preguntas a la cabeza: ¿sabré y oleré bien o mal? ¿Soy un pescado amargo o una carne fresca divina? ¿Será que me compro una piña? Las rimas no fueron intencionales, pero responder estas dudas definitivamente lo es porque seguramente se te han cruzado estas preguntas también.

via GIPHY

Los fluidos vaginales —y seminales también— se ven afectados por nuestra dieta. No es sorpresa, ya que todo en la vida puede mejorar o empeorar dependiendo de lo que te metes en el cuerpo. Esto no aplica solo para tu salud física, sino también para tu autoestima, esperanza de vida y sexo oral.

Normalmente basta con tener una buena higiene, pero para aquellas perfeccionistas que quieren alcanzar la excelencia vaginal, los esfuerzos tienen que ir a los responsables del sabor y olor de nuestra amiga de abajo: la alimentación y la llamada “vida sana”. Pero dejemos que una profesional lo afirme con más autoridad. Cristina Peña, nutricionista, dice: “Sabemos que somos lo que comemos, pero también el cómo olemos dependerá de eso”.

Para no tener mal olor o sabor vaginal, la Dra. Peña recomienda que se evite comer:

  • Ajo.
  • Cebolla.
  • Picante.
  • Espárragos.
  • Embutidos.
  • Comidas muy procesadas o altas en grasas saturadas.

Otros enemigos del sexo oral son nada más y nada menos que el alcohol y los cigarrillos. El “néctar de los dioses” inhibe el proceso normal del metabolismo relacionado con el etanol, explica Peña, que es el compuesto químico que parte de la fermentación de los azúcares o, en otras palabras, de cómo eliminamos el alcohol por el hígado. Si este proceso no se realiza adecuadamente, produce toxicidad en el organismo y causa ese efecto negativo en nuestros “jugos”. El cigarrillo, por otro lado, tiene cafeína, que es una sustancia nociva y externa que provoca desequilibrios en el metabolismo que afectan los fluidos vaginales.

Pero como la vida es bella y está llena de oportunidades para prosperar ante cualquier amenaza a tu placer y confianza sexual, hay cosas que puedes hacer para tener un nivel de exquisitez capaz de mejorar tu intimidad —y salud—; algunas de estas son: comer frutas como melón, piña y uvas, mantener una hidratación adecuada y tomar infusiones de menta.

La clave para siempre sentirte confiada con los fluidos de tu “tierra sagrada” —como le dice el gran Juanes—, es llevar una dieta de consumo bajo de carnes rojas que incorpore muchas frutas, vegetales y cereales, acompañada de actividad física, dice Peña.

via GIPHY

Como soy más curiosa que George —lo sé, chiste malo—, también acudí a mi sexóloga favorita, Ysabel Velásquez. Ella sostiene que los alimentos como el ajo y los espárragos vuelven desagradable el sabor vaginal, mientras que las frutas cítricas y el melón lo hacen más agradable. Así que desde el punto de vista de la nutrición y el de la sexología, todo lo que tienes que hacer es mantener una dieta sana y equilibrada.

Es curioso saber lo tanto que se pueden relacionar la comida y el sexo. Igualmente estos son solo consejos y datos científicos, todo el mundo es fabuloso y no deberían buscar un cambio si no sienten que les haga falta. Pero en caso de que en serio te interese este tema, es mejor irse por estas alternativas sanas en vez de caer en publicidades absurdas de pastillas que “ayudan a mejorar el olor y sabor de tu vagina”. No solo porque sus mensajes son erróneos al transmitir cosas como “si tu hombre no está obsesionado con comerte, deberías probar esto”, “siempre debes saber mejor que la que venga después de ti”, y “esta pastilla hará que seas lo primero él toque en la mañana y lo último que pruebe en la noche”, sino porque nunca deberías buscar hacer un cambio de ese tipo si no es exclusivamente por ti y tu bienestar.

La idea no es complacer o impresionar, es sentirte bien, saludable y como una mami indestructible que se ama a ella misma. Además, cambiar factores biológicos de tu vagina a punta de pastilla no es sano ni apoyado por investigaciones científicas que certifiquen su eficacia. Es sospechoso y no se compara con los buenos hábitos alimenticios.

Delicious Beyonce GIF - Find & Share on GIPHY

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
‘Tengo 24 años y no sé dónde tener sexo con mi novio’