El 'aftercare' es la práctica del BDSM que debes adoptar
aftercare bdsm

El ‘aftercare’ es la práctica del sadomasoquismo que debes integrar a tu vida sexual

El sadomasoquismo es mucho más que cuero, arneses y sexo duro. Para muchos, representa una cultura que los ayuda a sentirse más cómodos con su sexualidad, razón por la cual cuando reducimos la experiencia del BDSM a los retratos de ella que ofrece el entretenimiento, perdemos mucha información clave de esta práctica sexual. Esto hace que no aprendamos sobre el brat play, el switch, el canning o, especialmente, sobre el aftercare, actividad esencial en el sadomasoquismo. 

El aftercare y su relevancia en la vida sexual

Básicamente, el aftercare tiene que ver con lo que sucede tras una sesión de BDSM, es decir, con ese momento en el que ambas partes de la relación reflexionan en conjunto sobre lo que acaba de suceder. Esta actividad va desde conversar, hidratarse y preparar comida hasta abrazarse, dormir juntos y revisar cualquier herida que se haya podido dar durante el acto sexual. Es mucho más que preguntarle al otro si le gustó o no y lanzarle una botella de agua. Requiere que dos personas se sinceren sobre sus preferencias eróticas y sobre las cosas que les incomodan, tópicos que deberíamos discutir con nuestra pareja aun si no practicamos el sadomasoquismo. 

Aftercare
Equipo de aftercare
DDlgdoodles

A veces tendemos a obviar el impacto emocional que tiene el sexo para algunos, por lo que no les prestamos atención a los efectos que este puede producir en otros. Asumimos que si el coito fue placentero, no hay que discutir nada al respecto, pero no siempre es así. Muchas personas sufren de tristeza o disforia poscotial debido al bajón que sienten luego de acabar, ya sea debido a situaciones personales o a cambios hormonales. El aftercare nos ayuda a entender que no debemos interpretar el orgasmo o el placer como sinónimos de un acto erótico cómodo y nos enseña que debemos estar abiertos a discutir sobre las relaciones sexuales.

Debido a la intensidad del BDSM, las conversaciones postsexo tienen mucha importancia para quienes se involucran en esta práctica. Sin embargo, esto no quiere decir que otros tipos de coito no puedan tener la misma potencia o el mismo impacto en los individuos. Por esta razón, el aftercare es relevante sin importar el tipo de acto sexual que se practique, pues permite que este no tenga un impacto negativo en otros aspectos de la relación.

Incorpora el aftercare en tu rutina erótica

Para integrar el aftercare en tu vida sexual, lo primero que debes tener en cuenta es que esta práctica será diferente dependiendo de la clase de vínculo que tengas con quien vayas a llevarla a cabo. Por ejemplo, en caso de que desees hacerlo en circunstancias casuales, tal vez simplemente baste bajar la guardia, hablar un poco sobre la experiencia, agradecer el momento y discutir la posibilidad de volver a verse en el futuro si eso es lo que ambos quieren. 

Por otro lado, cuando tienes una pareja estable, deberías darle suma importancia al aftercare, puesto que podría ayudar a mejorar aspectos de la relación como la comunicación sexual. Esta actividad debería ser continua, sobre todo cuando experimenten con cosas nuevas. Nada debería quedar sobreentendido y es mucho mejor preguntar algo incómodo que lidiar con inconvenientes que habrían podido evitarse hablando. La parte dulce de esta experiencia, además, le agrega una dimensión al sexo, ya que una caricia o un abrazo son capaces de convertir el acto rutinario en algo especial.

Así como el aftercare es distinto para cada tipo de relación, sucede lo mismo con cada individuo. Es fundamental que tú y tu pareja discutan cómo desean afrontar esta práctica poscoito y lleguen a un acuerdo para que ambos se sientan cómodos. El aftercare es un proceso que inicia mucho antes de que termine el acto erótico, principalmente porque explicar lo que esperas después de este permite que las expectativas de ambas partes sean realistas y que unidas trabajen para que la situación sea confortable. 

Del mismo modo, hay que ser conscientes de que el aftercare no necesariamente concluye en un momento particular. Algunos sentimientos surgen días después del encuentro sexual, por lo que es una buena idea hablar con tu pareja entonces para saber cómo se siente al respecto. Toma en cuenta que mientras más intenso sea el coito, tal vez sea mayor el tiempo que se requiere para conversar sobre él con el fin de que ambas partes se desahoguen. 

En el BDSM, el aftercare ocurre para que los individuos culminen la sesión con un buen estado mental, objetivo que todos deberíamos tener. Si alguien no está dispuesto a llegar a un acuerdo sobre lo que deben hacer después de tener relaciones, tal vez esta no sea la mejor persona con la cual involucrarse sexualmente. Un sujeto que no es capaz de crear un ambiente cómodo después del coito tampoco podrá generarlo cuando se encuentren en el acto. 

Al fin y al cabo, hablar sobre aftercare es una excusa para resaltar cuán relevantes son la comunicación y el cuidado mutuo en nuestras vidas sexuales. Aunque quizás era algo que ya hacías con regularidad, ponerle un nombre a esta actividad puede incrementar la importancia que le das. Recuerda que integrar el aftercare a tu dinámica de pareja ayuda no solo a que ambos estén cómodos y aprendan sobre el uno y el otro después del sexo, sino también a que este sea cada vez más satisfactorio.

TheA logo
Más artículos
sexo feminista
El sexo feminista es sinónimo de buen sexo