Un arma le apunta a la seguridad en Estados Unidos

Es posible que últimamente hayas notado demasiadas noticias acerca de armas, pistolas, Estados Unidos, gun lobby, republicanos, demócratas y para variar, Donald Trump. Todo esto tiene un motivo y un sentido que se resume a una forma de pensar que solo los norteamericanos entienden.

Para ellos, poseer un arma es tan común y hasta necesario como que nosotros tengamos un cuatro guindado en alguna pared listo para tocar Caballo Viejo de Simón Díaz. Sin embargo, un cuatro no es capaz de asesinar a cientos de personas. O al menos no intencionalmente.

Las armas están fuertemente ligadas a su nacionalidad por lo que atribuir asesinatos en masa a la falta de control y registro de armas en el país parece una locura y algo que atenta contra la “libertad” .

Y ahora te explico por qué hablamos de esto, desde el tiroteo de Las Vegas el pasado domingo primero de octubre, los ojos del mundo están estudiando la situación y la libertad del porte de armas en Estados Unidos. En especial porque las restricciones son pocas (casi nulas) y los afectados muchísimos.

La cosa se pone difícil cuando Trump y el partido republicano se rehúsan a hacer un cambio significativo en esta cultura, dejando de lado el ejemplo de Australia que desde que se implementó una severa prohibición de las armas en 1996, no ha tenido ningún, repito NINGÚN, tiroteo masivo o problema parecido.

Mientras que Obama tuvo que dar siete lamentos de pérdidas en tiroteos en toda su presidencia.

Todos estos factores tienen una razón de ser.

¿Cuál es problema con las armas?

El problema se divide fácilmente en dos: primero, cualquiera tiene acceso a ellas y segundo, que poseer un arma es un derecho fundamental protegido por la Segunda Enmienda de la Constitución.

Así que, como 2+2 son 4, entonces Estados Unidos se ha convertido en el principal país exportador de armas y el país desarrollado con mayores índices de crímenes de tiroteos y armas de fuego. Casi 6 veces más que Canadá, y casi 16 veces más que Alemania de acuerdo con datos de la ONU.

Además está el hecho de que todos los ciudadanos están de alguna forma acostumbrados a ver un arma o que forme parte de su entorno como si fuese un juguete tradicional de la familia. Pues una encuesta realizada por Pew Research Center estima que un 30% de los adultos norteamericanos posee un arma, mientras que un 11% que no las posee vive con alguien que sí, pero lo impresionante es que un 72% ha afirmado que disparó un arma al menos en una ocasión.

Entonces la cultura de armas existe gracias a:

1. No hay una ley que regule la compra de armas ni una investigación rigurosa que permita que se haga.

2. Los norteamericanos están amarrados a sus armas como si fuesen un símbolo nacional de libertad. Así que no se las dejarán quitar sin una lucha, pues es un asunto ya de cultura y tradición. Como decirle a un venezolano que no puede comer tajadas más nunca.

3. De hacerse una ley, sería prácticamente imposible “decomisar” todas las armas, registrar todos los negocios, compradores y vendedores del país. Porque el gobierno hoy en día apenas tiene un registro de unos pocos millones de armas, mientras que se sabe que el país fabricó un estimado de 270 millones de armas y solo el año pasado, lo que sería casi dos armas por persona.

¿Desde cuándo es un problema?

Prácticamente desde la Independencia de Estados Unidos y la redacción de la Segunda Enmienda de la Carta de Derechos. Estamos hablando del año 1791. Desde entonces se ha creado una pasión poco coherente por las armas. Algo parecido a lo que tiene el país por las cadenas de comida rápida y otras ventas dañinas pero adoradas por el pueblo americano que siempre defenderán la libertad.

David Yamane, profesor de sociología en la Universidad Wake Forest dijo al portal Infobae:

“Uno de los datos que muestra hasta qué punto ésta es una cuestión idiosincrásica es que el 74% de los que están armados afirman que la tenencia es esencial para ser libres. Muchos estadounidenses asocian a las armas con la libertad porque, desde un punto de vista práctico, permitieron que el país ganara la independencia de Inglaterra en el siglo XVIII. Por esa importancia es que fue incorporada a la Constitución la Segunda Enmienda, que le da a la gente el derecho a estar armada. Ese derecho está también incorporado en las constituciones de 44 de los 50 estados».

A todas estas, ¿qué es lo que dice la Segunda Enmienda?

Siendo necesaria una Milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado libre, el derecho del pueblo a poseer y portar armas, no será infringido”.

Sí, resulta que más de la mitad de los norteamericanos apoyan su amor en un derecho no muy específico y de hace más de doscientos años.

Y es un problema inmenso porque esta “defensa por la libertad” ha provocado en total 273 tiroteos masivos en la historia de Estados Unidos, de acuerdo con Business Insider, casi 200 víctimas por año y miles de heridos, de acuerdo con la organización Mass Shooting Tracker.

¿Por qué de repente todo el mundo está hablando de eso?

Volvamos otra vez a Las Vegas de hace dos domingos. Fueron 58 muertos y más de 500 heridos. La masacre más desastrosa que ha tenido la historia de Estados Unidos. El autor: Steven Paddock desde el piso 32 del hotel Mandalay Bay. Una tragedia que apenas duró 10 minutos pero el miedo de todos los ciudadanos norteamericanos no pasará tan rápido. Al menos mientras no se haga un control de armas.

Lo de Las Vegas fue un dedo restregando la llaga hasta hacer al país gritar “basta”.

¿Cómo funciona la portación de armas. precio, permisos, etc?

Al googlear “gun shop” en Google, aparecen cientos de sitios web, redes sociales y negocios dedicados a la venta de armas de fuego. Y, ¿cuál es el principal inconveniente al comprar un arma? Conseguir el dinero. Como si se tratara de un videojuego, un vestido o incluso una computadora. Porque en cuanto a permisos y licencias, 36 de 50 estados del país NO necesitan tener licencia para comprar un arma.

Sin embargo, para tenerla a la mano sí.

La mayor libertad en compra y posesión de armas se tiene en los estados del suroeste del país, donde las tradiciones son difícilmente corrompidas y donde, casualmente, la mayoría apoya a los republicanos.

Ahora veamos los precios:

Paddock era un fanático de las armas, pues en el piso del hotel se encontraron 23 armas y en su casa 19. Así que se estima, según BBC Mundo que gastó aproximadamente 70 mil dólares, incluyendo trípodes, municiones cartuchos y todos los respectivos accesorios del juguete.

Un rifle como los que encontraron en casa de Paddock tiene un costo de 1.500 dólares (el costo de una MacBook), mientras que las armas cortas (pistolas) tiene un costo de 200 dólares, menos que un pasaje de avión.

Así que no, no es muy caro comprar un arma y no hay muchos obstáculos al momento de hacerlo. Por lo que a cualquiera le puede pegar las ganas y comprar un arma y matar a decenas de personas. Porque ese es otro tema, al comprar un arma no te piden ningún tipo de historial médico, referencias ni nada por el estilo. Aunque muchos negocios tienen la política de no vender a alguien que tenga un “aspecto extraño”, estos clientes pueden optar fácilmente por comprar una por Internet y recibirla directamente en su casa.

¿Qué puede hacer el gobierno al respecto?

En el Congreso de los Estados Unidos, hay una gran parte de republicanos que han se han negado a hacer una ley que restrinja o regule la posesión de armas. Es por eso que Obama en toda su presidencia no pudo realizar mayor cambio en esa política, por la fuerte oposición republicana.

Y sin una meta clara, sería imposible hacer una restricción severa como Australia, Gran Bretaña y Canadá, que son los principales ejemplos.

Otro obstáculo para una ley es la Asociación Nacional del Rifle (en inglés NRA), que se opone tercamente a cualquier tipo de prohibición de venta o posesión de armas. ¿Por qué importa lo que diga esta empresa? Simple; porque su influencia es una de las más grandes en el país, pues con solo decirte que da 3 millones de dólares al año al Congreso es mucho.

Pero eso no es todo, las campañas de los republicanos también es en gran parte financiada por la NRA.

¿Cuál sería la posible reacción a una restricción de armas?

De acuerdo con Infobae, en 2000 solo el 38% creía que el derecho a estar armado era más importante que ejercer controles sobre la comercialización. Pero la proporción fue creciendo hasta alcanzar el 76% actual, exactamente el doble.

Un porcentaje que se rehusaría a entregar sus armas como fue el caso de la ley de Australia en 1996.

Entonces el problema del control de armas en Estados Unidos es en realidad un círculo vicioso que no se sabe cuándo terminará. Pues cuando ocurre alguna trágica matanza, se analiza el tema y se llega a la conclusión de que demasiados ciudadanos poseen armas en su casa como si habláramos de una Biblia, alegando que así se sentirán más seguros.

Sin embargo las estadísticas dicen que las mayor parte de los crímenes con armas de fuego, ocurren precisamente en los estados donde la circulación de armas es más liberal. Pero al parecer el mejor taparse los ojos y hacerse el loco que ver las tablas. Porque por mucho que quieran defender la libertad, a veces se olvidan que la misma más que un derecho es una responsabilidad.

¿Y qué pasa con aquellos que no tienen noción de responsabilidad? Es imposible que el gobierno siga fundamentando a sujetos como Paddock. O al menos, no por mucho tiempo antes de que la rueda de la fortuna se rompa.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Pequeños cambios que puedes hacerle a tu rutina diaria para proteger el ambiente