Sí hay una explicación lógica para Donald Trump

Sí hay una explicación lógica para Donald Trump

Tal vez ya te has preguntado varias veces cómo en un país que alega ser un refugio para los derechos humanos, la diversidad de culturas y libertad expresión, pudo haber sido electo un candidato presidencial como Donald J. Trump.

Esta confusión, aunque parece no ser buena para el país, fue lo mejor que le pudo haber pasado a J. D Vance, al haber publicado su libro Hillbilly Elegy en medio de un clima político bastante problemático para el país.

Para sorpresa de muchos, el libro de J. D Vance no es un step-by-step sobre por qué el fenómeno de Trump sucedió, sino un recuento personal, que toca la adicción de su mamá, la ausencia de su padre y su turbulenta infancia. Sin embargo, en medio de la comunidad del Great Appalachian Valley, historias como las de J.D. Vance no son excepciones, sino el común denominador.

“We spend our way into the poor house … Our homes are a chaotic mess. We scream and yell at each other like we’re spectators at a football game. At least one person in the family uses drugs …

J. D. Vance le contó a Ezra Klein en su podcast con Vox que originalmente, él quiso escribir un libro sobre la movilidad económica en Estados Unidos, con algunos ejemplos personales sobre cómo había sido cuesta arriba en su experiencia lograr llegar desde su pueblo de nacimiento hasta Chicago, la élite costera de América. No obstante, su editor tuvo una idea diferente sobre cómo contar la historia, de manera que al volverla más personal, no fuera otro libro de texto sobre la economía americana. Fue así como -a pesar de ser una persona bastante privada, contó su historia, caracterizándose como un sobreviviente psicológico de su pasado, aunada con parte más teóricas para sustentar los sucesos.

El libro cuenta su turbulenta infancia viviendo en la pobreza que caracteriza la clase obrera de esta región Hillbilly. En ella se evidencia además los problemas intrafamiliares como la ausencia de su padre, y la actitud negligente de su madre. Su abuelo, a pesar de ser un buen trabajador, era un alcohólico agresivo. El único consuelo familiar que encontró J. D en su infancia fue Mamaw -su abuela- y su hermana, con quienes vivió hasta unirse a la milicia americana.

Fue durante sus años de servicio en Iraq, que él entendió la actitud desamparada de su cultura, la cual busca cualquier excusa para sus problemas que los declare inocentes en el caso. Luego de terminar sus estudios en Ohio State, buscó una oportunidad en Yale Law, donde interactuó con la élite de Estados Unidos, y pudo contrastar su crianza con la de los demás estudiantes. A través de estos años, tuvo varios obstáculos y transgresiones menores que cuenta en el libro, como insultos al coeficiente intelectual de los marines, o haber escupido accidentalmente agua con gas en una cena importante por no saber que existía. También hace una lista de las cosas que “debería haber sabido antes de entrar a Yale Law”, donde nombra cosas como “se debe usar traje para una entrevista de trabajo”. Posteriormente, habla sobre su trabajo actual como inversionista en Sillicon Valley, un oficio totalmente lucrativo, lejos de la realidad que hubiese vivido de haber permanecido en rust-belt Ohio.

Ahora, volvamos a Trump (como siempre):

¿Cuál es la conexión entre el recuento personal de J. D. Vance y la victoria de Donald J. Trump?

Nos parece apropiado decir que estaba “escondiéndose a plena vista”. Existen varias razones por las que las personas que viven en estas áreas (Vance incluido) son Republicanas. Primero, la tensión racial que existe en Estados Unidos: podemos ver que la América inclusiva acepta cada vez más a inmigrantes, negros, personas de la comunidad LGBT y demás, ofreciéndoles servicios, trabajados, pensiones y demás, mientras que hay una comunidad 100% estadounidense viviendo de trabajos marginados, viviendo en extrema pobreza. Es decir, mientras que Hillary Clinton quería incluir a todo el mundo en un mismo paquete, dando paso a otras nacionalidades, esta comunidad pensó que había mucho que hacer dentro del país. Por otro lado, Trump reiteró que los trabajos y las oportunidades debían permanecer dentro de Estados Unidos.

Segundo, los programas del gobierno: todos sabemos el mal rato que hizo pasar el Congreso a Obama para pasar Obamacare, del cual Trump quiso deshacerse rápidamente. El problema con estos programas es que en muchas ocasiones no funcionan correctamente o son abusados por las personas que lo reciben. J. D. Vance al ser de clase obrera, recibía menos beneficios que su vecino drogadicto.

“Every two weeks I’d get a small pay-check and notice the line where federal and state income taxes were deducted from my wages. At least as often, our drug-addict neighbor would buy T-bone steaks, which I was too poor to buy for myself but was forced by Uncle Sam to buy for someone else.”

Casos como estos hay muchos que causan resentimiento hacia este tipo de programas hechos por demócratas.

La tercera razón, la cual J. D. Vance no describe explícitamente en el libro pero sí en varias entrevistas, es el carácter de Clinton. Es decir, ¿por qué, si esta gente se siente marginada y excluida gracias a la clase élite, ganó el millonario de Trump Towers, y no la persona que venía de orígenes similares a ellos?

En muchas maneras, esto se debe a la sumatoria de resentimiento que proviene de las administraciones previas. Según Vance, ella fue víctima de errores causados por demócratas anteriores, sin embargo, su actitud sí juega parte en su derrota:

Hillary Clinton, al parecer de Vance, no emitía el sentimiento de haber venido de lo mismo, además de haber visitado por poco (y en algunos lugares nada) a estos sectores de Estados Unidos. Para una población que se siente aislada, esta no es la actitud que garantiza victoria.

Por otro lado, Donald J. Trump habla como discute la gente sobre política en bares, tiene ese sentimiento de que está “a tu lado”, y tiene esa actitud polémica y agresiva que tienen muchas de las personas que viven en estos lugares.

En otras palabras, Trump además de parecerse más a cómo esta comunidad de expresa, identificó su problema y se dirigió a él abiertamente, mientras Hillary quiso comunicar un Estados Unidos en el que todos son tomados en cuenta, mientras daba la espalda a un sector importante de su demografía.

En conclusión, Trump sigue siendo un fenómenos inexplicable que parece más a un episodio de Punk’d o un error tipo Oscars de la vida real, sin embargo, libros como el de J. D. Vance, son los que ilustran errores en el proceso que iluminan la complicada explicación sobre por qué estaremos oyendo noticias que nos paren los pelos cada vez que veamos CNN. 

TheA logo
Más artículos
coronavirus psicología
Comportamientos irracionales en tiempos de coronavirus