¿Qué pasó con Woody Allen?: el ídolo del que nadie sabe qué pensar

¡Sorpresa, hablaremos de acoso sexual! pero de un caso que los medios aún no saben cómo tratar. Las estrellas tampoco. Lo que está pasando es que actores, modelos y más están arrepintiéndose públicamente de haber trabajado con magnates acusados de acoso sexual. Pero sobre Woody Allen, nadie sabe qué decir.

Todo el mundo tiene al menos una pequeña idea, del tamaño de una pepa de mandarina, la parte retorcida de la vida de Woody Allen:”¿ese no es el pana que se agarró a su hija adoptiva?”. Sí, that’s him. Sin embargo, después de eso y más acusaciones, aún puedo contar con los dedos de mis manos la cantidad de actores que se han arrepentido de trabajar con él (los cuales son ocho, hasta ahora, de decenas).

Entre los arrepentidos destaca Greta Gerwig, directora de Lady Bird, que al principio se mostraba evasiva al respecto, diciendo:

“It’s something I’ve thought deeply about and I care deeply about, and I haven’t even had an opportunity to have an in-depth discussion where I come down on one side or the other.”

Medio floja, ¿no? Luego contestó esto:

“It is something that I take very seriously and have been thinking deeply about, and it has taken me time to gather my thoughts and say what I mean to say. I can only speak for myself and what I’ve come to is this: If I had known then what I know now, I would not have acted in the film”.

El otro extremo es el papi joven de Call Me By Your Name, que actuó en la película de Allen que se estrenará este año: A Rainy Day in New York. Él anunció públicamente que lamenta haber trabajado para él y donó su salario a la organización anti abuso sexual RAINN (Rape, Assault and Incest National Network).

Así que, ¿cuál es el rollo entonces con acusar a este loco?

La prensa está presionando con que alguien más diga algo, en especial porque su hija adoptiva, Dylan, está hablando cada vez más fuerte sobre los abusos sexuales de su padre cuando ella era apenas una niña de siete años en 1992.

Pero no nos adelantemos. En resumen, Woody se ha ganado su fama de pederasta y acosador sexual gracias a:

  • Cuando estaba con su pareja de doce años, Mia Farrow (del cual también adoptó a sus cuatro hijos adoptivos: Moses, Satchel, Dylan y Soon-Yi) le montó cachos con su propia hija, Soon Yi. En 1992 encontró fotografías de ella desnuda con apenas 20 años, mientras él ya estaba en sus cincuenta. Poco después del divorcio de Farrow, con quien estaba desde 1980, Soon-Yi se mudó con él e hicieron pública su relación nueve meses después de haber encontrado las fotografías.
  • En el mismo año que Allen pidió la custodia de los niños, Dylan (es una niña, no se dejen engañar por el nombre), anunció que su papá abusaba sexualmente de ella.
  • Ahora, en el 2014 y con el movimiento #MeToo y #TimesUp, sigue manifestando que Woody Allen abusó de ella, acusaciones que él sigue negando hasta el sol de hoy.

Cabe destacar que muchas películas de Allen, particularmente Manhattan de 1979, tratan de relaciones de hombres mayores con chamas considerablemente menores.

Ahora, el mundo ya tiene los platos en la mesa, pero aún así no hacen nada al respecto. Muchos actores como Kate Winslet, Penélope Cruz, Jesse Eisenberg y el resto de los cientos (bueno, no cientos pero son bastante) no han dicho ni pío.

Puede ser por protección de los medios, de amigos poderosos o quienes sean que hacen que el mundo mire para otra parte. Porque, claro, Woody Allen es una pieza primordial para la industria cinematográfica. Con una docena de películas estrenadas desde sus acusaciones en 1992, solo nos queda ver si los años que siguen tendrá tanto éxito como en el pasado.

Pues, si siguió vendiendo películas desde 1992 y a nadie le importó , ¿por qué no lo seguiría haciendo?

Allen vive feliz con su esposa Soon-Yi y sus dos hijos adoptivos en Nueva York.

¿Van a dejar que tenga su final feliz?

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
‘Incels’: los hombres que odian a las mujeres