¿Qué está pasando en Francia?

La noticia

Francia esta vez dejó de estar en los principales titulares por ataques terroristas, en el país se está atravesando una elección presidencial atípica. Por eso has visto a cada rato nombrar al país en la televisión.

¿Que és lo que pasa?

Siempre son importantes las elecciones en un país, se decide quién ocupará el puesto más importante en un gobierno. Estas son vitales ya que al parecer a los franceses ya no les llama la atención la izquierda.

El pasado 23 de mayo se pensó que se decidiría el nuevo gobierno, sin embargo, ninguno consiguió llegar al 50 por ciento de los votos.

La participación fue de un 70%, tomando en cuenta que pudo haber sido un poco más baja que en años anteriores ya que Francia se encuentra en estado de emergencia desde los ataques terroristas en el país en el 2015.

Las promesas de cada uno de los cuatro candidatos variaron, son distintas maneras de entender la política. Por supuesto por la situación que se vive, las promesas son interesantes de mencionar.

Marine Le Pen se concentró en el nacionalismo con su lengua, su territorio, sus industrias- frente a lo extranjero y, sobre todo, frente a los inmigrantes, es el eje principal del programa del Frente Nacional.

Jean-Luc Mélenchon tuvo un proyecto de país donde las grandes fortunas tributan más, los salarios son más altos y la ecología se sitúa en primera línea política.

François Fillon quiere reducir el tamaño de la Administración con la supresión de miles de puestos de funcionarios, promueve una subida del IVA y de la edad de jubilación y plantea duras medidas contra la inmigración, como la inclusión de cupos migratorios en la Constitución.

Emmanuel Macron quiere «lo mejor de la izquierda, lo mejor de la derecha e incluso lo mejor del centro».

De primer lugar con el 24.01% lo obtuvo el socio liberal Emmanuel Macron, el 21.30% la ultraderechista Marine Le Pen. el republicano François Fillon sacó el 20.01% y por último el socialista Jean-Luc Mélenchon con el 19.58% de los votos.

Una pelea muy reñida, demostrando en los resultados que los franceses no estaban tan seguros de a quién apoyan del todo en la contienda, fue muy cerrado.

Cara a cara en un debate

El 3 de mayo se midieron los candidatos Emmanuel Macron y Marine Le Pen en una discusión hostil y con polémica. Aproximadamente 16.5 millones de franceses siguieron el debate electoral.

Lo que se repitió toda la noche fueron insultos, ataques y señalizaciones entre los dos. El momento de caos llegó cuando se intercambiaron las acusaciones sobre las denuncias judiciales que pesan sobre la candidata Le Pen y las insinuaciones de esta en torno a posibles futuras informaciones sobre su rival.

En temas económicos Macron tomó ventaja y Le Pen lo hizo con el terrorismo.

Las cargas y descalificaciones de Le Pen, que Macron no se esperaba tan virulentas, también hicieron que a veces perdiera el control el exministro de Hollande, que repitió en varias ocasiones a su enemiga política que “solo decía tonterías”.

En los sondeos efectuados tras el intercambio de palabras, los franceses consideraron que Macron fue más convincente por una diferencia de 63% a 34%.

Segunda vuelta

Los candidatos ya fueron elegidos, Emmanuel Macron y Marine Le Pen, entre ellos está el próximo presidente de la República Francesa.

Una lucha entre entre un liberal europeísta y una partidaria de una Europa de las naciones, anti-liberal y xenófoba.

Aquí entra en juego lo que quieren los franceses en un futuro luego de todos los acontecimientos que han ocurrido los últimos años.

Como este ha sido el año de los sorpresas en lo que a política se refiere, puede ganar cualquiera. Esperaremos a ver los resultados el próximo 7 de mayo. 

TheA logo
Más artículos
‘OK boomer’, el meme que condensa las frustraciones de los ‘millennials’ y de la generación Z