Las consecuencias de una falsa acusación de abuso sexual

Desde que empezó a viralizarse el movimiento #MeToo, cientos de mujeres han tomado el coraje de confesar y denunciar las terribles experiencias de abuso, acoso, y violación sexual. Desde celebridades hasta personas como tú y como yo, han sido valientes de alzar la voz y crear conciencia sobre estas injusticias.

Sin embargo, hay personas que han abusado de la gran gama de esperanza y valentía que ocasionó el movimiento, distorsionando su verdadero propósito, que es empoderar a toda víctima que esté lidiando con este tipo de violencia. En vez de hablar con la verdad, mienten ante la corte y su propia conciencia, clamando que han sido sexualmente abusadas.

Este insulto hacia la justicia captó más atención ante el mundo, en especial Latinoamérica, desde el suicidio de un joven argentino de 18 años. Agustín Muñoz vivía en San Carlos de Bariloche, y fue acusado falsamente de abuso sexual por su mejor amiga. Cuando decidió aclararlo ya era muy tarde, por lo rápido que se hizo viral su acusación en sus redes sociales. Sus disculpas no llegaron a viralizarse tanto como las acusaciones y le costó la vida al injustamente acusado, quien demostró estar deprimido por muchos días antes de poner fin a su vida.

Pero ese no es el único caso de alguien que sufre un pésimo destino por una falsa acusación. Hay falsos culpables en procesos jurídicos, más de lo que se cree.

Según la Dra. Yobanna Carril, una abogada española penalista que ha defendido a hombres falsamente acusados de abuso sexual, dice: “Cuando una mujer denuncia a un hombre por violencia de género usualmente es mientras se encuentra en un proceso de divorcio”, ya que este conlleva ciertos beneficios, como quedarse con la vivienda original y tener una pensión alimentaria para los hijos, en caso de tener (al menos en España).

Incluso declara que estas acciones son a veces motivadas por organizaciones “feministas” y abogadas para que sus clientas gocen las ventajas mencionadas tras ganar un juicio de esta índole. Solamente se necesita coherencia en todos los testimonios y que no se contradiga, según Carril. 

Muchos hombres han cumplido sentencias de prisión siendo inocentes del crimen, por ejemplo, el caso de Ismael Cruzado, quien fue absuelto después de siete años de denuncia tras una falsa acusación. También están los casos en los que a pesar que no se cumpla condena, el padre es separado de sus hijos y se ve incapacitado de mantener relación con ellos amenamente. 

No solo está ética y humanamente mal, sino que mancha a un movimiento que le trajo fuerza a mujeres (y a hombres). No está fuera de lugar que hayan antifeministas, es lógico con tanta falta de moral dada por mujeres que cometen barbaridades como mentir ante la corte por vanidad, o mentir por una “rabieta” con un amigo.

No es casualidad que en las campañas feministas una palabra que siempre destaca es “unión”. Se hacen esfuerzos para que las mujeres se unan en la lucha por el bien, no en la maldad. La unión entre las mujeres es un factor esencial para que el feminismo viva y reine en la justicia legal y social. Pero cuando hay casos como estos, es natural que existe un rechazo. Es lamentable, y debería parar inmediatamente.

Por esas desdichas cometidas, gente inocente ha pagado el precio. Las palabras son el arma más potente que tiene el ser humano, y un falso testimonio puede resultar mortal.

Les dejo este video de la abogada que mencioné, es muy enriquecedor al respecto:

  1. mi nombre es mariaĺe cuento un poquito por lo q esta pasando mi familia en enero de este año mi esposo tuvo una discusión con un vecino la hija en venganza fue y lo denuncio por abuso sexual a su hija de 7 años en fin tenemos testigos y más sobre el horario q ella dice q mi esposo atacó a su hija ocea donde estuvo a ese horario con quien pero la fiscal le quiere dar 15 año de porción por un delito q no cometió

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TheA logo
Más artículos
Las mujeres y el alcohol: ¿están buscando sexo?