Sí, hay países que quieren prohibir Beauty and the Beast por tener un personaje gay

Sí, hay países que quieren prohibir Beauty and the Beast por tener un personaje gay

Fotografía: Laurie Sparham/Disney

Tan pronto como Disney anunció que el primer personaje gay en aparecer en una de sus películas debutaría en la versión life-action de Beauty and the Beast, el público no esperó para dar su opinión al respecto. Según la declaración del director del proyecto, Bill Condon, el film cuenta con una escena “exclusivamente” gay protagonizada por el cómplice del villano Gaston, LeFou (Josh Gad), que al principio de la historia no sabe realmente lo que quiere y que, presuntamente, tiene un momento en la película para aclarar abiertamente su sexualidad.

Aunque la mayoría de nosotros está celebrando la noticia, entre mensajes de apoyo y uno que otro comentario escéptico, un grupo de personas e instituciones conservadoras no están precisamente saltando de la emoción. Más bien, Rusia cambió el rating mínimo de edad a personas de más de 16 años para que los niños no pudieran verla. La restricción surgió después de que varios políticos presionaran al gobierno para que prohibiera la película en todo el país por mostrar “relaciones sexuales pervertidas” y ser uno de los promotores de la “propaganda gay”, que por supuesto, es ilegal en Rusia.

La decisión de no prohibir la película en Rusia no inspiró al cine drive-in de Alabama, que después de escuchar la noticia canceló todas las funciones de la película; ya que según sus declaraciones, su negocio se basa en ofrecer la experiencia de ver “películas sanas sin tener que preocuparse por escenas de sexo, desnudez, homosexualidad y lenguaje sucio”. Aun cuando el director del film prometió que la película es bastante sutil y realmente no muestra nada indecente.

«If I can’t sit through a movie with God or Jesus sitting by me, then we have no business showing it. I know there will be some that do not agree with this decision. That’s fine. We are first and foremost Christians. We will not compromise on what the Bible teaches» – Explicaron los representantes del cine de Alabama, Henagar Drive-In, a través de una publicación en su página oficial de Facebook, que después desapareció de la red, no se sabe si por decisión de los dueños o por regulaciones de Facebook.

Realmente no es una sorpresa que las personas estén entrando en pánico con la decisión de Disney; lo mismo pasó cuando comenzaron los rumores de una “supuesta” pareja de lesbianas en Finding Dory, y aunque nunca se confirmó, eso no impidió que algunos espectadores arrugaran la frente cuando el cameo de dos segundos salió en la pantalla grande. 

Por más de que esta vez Disney sí reconoció la aparición de un personaje abiertamente gay, Bill Condon, el director de la película, admitió que la principal intención del film es promover la inclusividad; que suena bastante lógico si tomamos en cuenta que el protagonista de la cinta es una bestia malhumorada, prepotente y aislada que encontrará apoyo en una niña que sacrificó su libertad para saldar la deuda de su papá. Por lo que, un poco de tolerancia hacia un LeFou con diferentes preferencias sexuales al original no parece un cambio radical.

Una vez que los líderes políticos de Rusia y el cine Henagar Drive-In hicieron conocer sus opiniones, Bill Condon aprovechó una entrevista con USA TODAY para aclarar que la película “es para todo el mundo” y que el tema de la homosexualidad en la adaptación se ha salido de las manos cuando realmente la escena no es nada del otro mundo. Las personas que ya vieron el film también admitieron que es un pequeño detalle que no llama tanto la atención y que fácilmente puede pasar desapercibido. 

Aunque la mayoría de las personas siguen expresando sus opiniones no-tan-favorecedoras con respecto a la decisión de darle un espacio a la comunidad LGBTQ en la adaptación de Beauty and the Beast, Bill espera que todo el mundo deje atrás el asunto y “solo vaya a disfrutar lo que hemos hecho”. 

TheA logo
Más artículos
coronavirus psicología
Comportamientos irracionales en tiempos de coronavirus