Parisa Pourtaherian, una periodista que hace historia en Irán

Parisa Pourtaherian, una periodista que hace historia en Irán

Si de algo hemos hablado las últimas semanas, además de fútbol y canciones de reggaetón, es de las polémicas con respecto a mujeres en trabajos convencionalmente masculinos.

Ver relacionado: Por primera vez las mujeres en Irán pueden ver fútbol

¿Trabajos convencionalmente masculinos?

Así mismo. Como las periodistas deportivas que fueron acosadas sexualmente mientras reportaban el Mundial Rusia 2018.

Este hecho fue noticia y nos parece una atrocidad, ya que estando en el siglo XXI, donde hay carros que se manejan solos y donde una isla enorme de basura flota en medio del océano, todavía existen machistas que ven a una mujer reseñando un partido de fútbol como algo malo. 

En esta oportunidad, más que de acoso callejero hacia mujeres trabajando, hablaremos de mujeres que quieren trabajar pero la cultura y las leyes no las dejan.

¿Cómo así? ¿En qué país del mundo quieres y no puedes trabajar? 

En Irán. Siendo evidentemente una serie de costumbres religiosas y culturales, los países orientales se caracterizan por establecer una normativa donde la posesión del hombre sobre la mujer es más que obvia y donde existe una cantidad de restricciones, que más allá de velar por la religión, hoy día cruzan la línea de lo absurdo. 

¿Por ejemplo? 

Las mujeres en Irán no pueden entrar a un estadio de fútbol si los jugadores son hombres ya que están en shorts. Ni como espectadoras, ni reporteras, ni fotógrafas. Por lo que hace unos días fue noticia que Parisa Pourtaherian, una fotógrafa iraní, se conviritió en la primera mujer de su nacionalidad en fotografiar un partido de fútbol en su país.

¿Pero cómo hizo? ¿Se disfrazó de hombre?

No, pero hubiese sido increíble. Se montó en un edificio a metros del estadio Vatani Stadium y tomó las fotos desde afuera; por lo que legalmente no estaba dentro de las instalaciones.

En una entrevista que dio la periodista a la BBC, relató que, antes de que empezara el partido Nasaji – Zob Ahan, Parisa decidió recorrer edificios y casas a las afueras preguntando si podía encaramarse en el techo de un edificio para reportar el juego con sus equipos. Junto con ayuda de unos compañeros, esta mujer logró hacer historia y darle a entender a su país que por el hecho de llevar un velo no significa que dichos hombres a los que está fotografiando, la harán sentir otra cosa que pasión por su buen trabajo.

Un hecho que a nosotros latinos nos parece minúsculo, como tomarle fotos a deportistas jugando, para esa mujer y sus compañeras que se sienten identificadas es un paso gigantesco. Estamos hablando de que, sin violar ninguna ley, Pourtaherian demostró al mundo que tiene derecho a ejercer el trabajo que guste sin restricciones, ya que el resultado y la calidad es la misma para ambos sexos si lo haces bien. 

Parisa Pourtaherian, periodista y fotógrafa, hoy hace historia. Nos enseña que, culturalmente, a lo mejor el arraigo literal a las creencias y costumbres de siglos pasados no nos benefician; debido a que, como toda la historia, son inevitables y necesarios los cambios para mejor.  

TheA logo
Más artículos
Portadas de Vogue
Cómo las portadas de Vogue han enfrentado los tiempos de crisis