Lo que se está diciendo de la marcha de las mujeres en Washington

Lo que se está diciendo de la marcha de las mujeres en Washington

La “Women´s March” no ha dejado de ser el tema favorito de los medios de comunicación a nivel mundial. Con una asistencia exitosa mundialmente las mujeres tuvieron la oportunidad de expresar su opinión sobre temas como el racismo, igualdad de género y los derechos humanos.

Una marcha que causó mayor revuelo en Estados Unidos por el tenso clima político luego de la victoria de Donald Trump. Una de las rutas fue hacia la Casa Blanca, la que luego demostró mayor asistencia que la toma de posesión del magnate.

Al ser creada en las redes sociales nadie esperaba una mayor participación. Por supuesto, esa muestra de protesta traería distintos comentarios y opiniones de analistas, periodistas y ciudadanos.

Hicimos una lista con diversas opiniones para ver cuáles han sido la reacciones:

Salena Zito, CNN

“El mensaje de la marcha era confuso, espinoso y divisivo. Si este movimiento tiene éxito en lo que cuenta, en las carreras legislativas locales que eventualmente filtran hasta el nivel federal, es necesario que haya más cohesión y menos exclusividad. La cosa es, el movimiento tiene que decidir de qué se trata el movimiento, aparte de estar contra Trump.

¿Fue una lucha por la equidad y los derechos reproductivos? ¿O era una excusa para expresar su descontento con los resultados de las elecciones presidenciales? Este último es una pregunta que muchas personas hicieron en las redes sociales.

Sin embargo, las protestas necesitan tener un valor fundamental, un enfoque único – no una «interseccionalidad». Para hacer el cambio verdadero, no puede ser sólo sobre sombreros de «coño» y trajes de vagina. De lo contrario, usted acaba de convertirse en una historia secundaria y lateral sobre la gente infeliz con los resultados de las elecciones”.

E.J Dionne Jr, The Washington Post

“Era una multitud diversa de muchas maneras, más blanca que afroamericana y latina, pero con una representación justa a través de líneas raciales. Se tituló joven, pero incluyó muchos de entre la edad media y el conjunto de los mayores. Me encontré con un par de manifestantes viejos con carteles que me preguntaban por qué tenían que estar protestando por las mismas injusticias después de todos estos años (en un lenguaje demasiado colorido para incluirlo aquí).

Para muchos, era un día multigeneracional, un asunto de familia: abuelos, padres e hijos, algunos en coches. Las mujeres predominaban, pero una gran minoría era hombre y un buen número de hombres llevaban carteles que sugerían, en varias formulaciones, que hombres reales, buenos hombres, apoyaban los derechos de sus hermanas y esposas y madres.

La política de los próximos meses y años dependerá en gran medida de si la energía que se mostró el sábado se mantiene a través del duro trabajo del activismo político. Puedo imaginar a los escépticos leyendo esto y diciendo que un día de protestas será muy fácil para Trump y el Partido Republicano para pensar (incluso si uno puede imaginar la furia de Trump de no conseguir ni siquiera un día de paz)”.

Sandra Fluke, US News

“Nuestra manifestación no fue el final de la velada, y la marcha de las mujeres no será el final de la oposición a Trump ya los republicanos del Congreso. Este movimiento es más que un momento. Hacer oír nuestras voces en la calle es fundamental, pero entonces debemos aprovechar esa energía de una manera que pueda hacer cambios duraderos. Y lo haremos. Después de la manifestación, organizamos una capacitación para ayudar a las personas que son nuevas en la promoción a encontrar maneras significativas de involucrarse y conectarse a grupos que ya están haciendo el trabajo concreto para avanzar en la justicia en sus comunidades. A través de D.C., otras organizaciones hicieron lo mismo antes y después de la marcha”.

David Brooks, New York Times

“Las marchas de mujeres fueron un éxito fenomenal y un momento cultural importante. La mayoría de los que volvían alentados y empoderados. Muchos dijeron que se sentían esperanzados por primera vez desde el día de las elecciones. Pero estas marchas nunca pueden ser una oposición efectiva a Donald Trump.

En primer lugar, este movimiento se centra en las cuestiones equivocadas. Por supuesto, muchos manifestantes llegaron con agendas anti-Trump, pero marchaban bajo la estructura convencional en la que los temas centrales eran claros. Como informó The Washington Post, eran «derechos reproductivos, igualdad de remuneración, asistencia médica asequible, acción sobre el cambio climático».

Todas las grandes cosas que una vez se dieron por sentado están ahora bajo asalto: la globalización, el capitalismo, la adhesión a la Constitución, el orden mundial liderado por Estados Unidos. Si usted no está abordando estos temas primero, no va a estar en el escenario principal de la vida nacional”.

Jimena Sánchez, Girls Squad

“No es una marcha por un país, es una marcha contra el racismo, la violencia, la misoginia,

Me llena de felicidad ver una marcha donde las mujeres se unen por un bien común y vaya que cuando nos unimos podemos cambiar el mundo y hacer cosas grandes”.

Dina Leygerman, Ynaija

“Abre tus ojos. Ábrelos de par en par. Porque estoy aquí para decirte, junto con millones de otras mujeres que no eres igual. Nuestra igualdad es una ilusión. Un buen juego de manos. Un truco de la mente. Siento decirte, pero no eres igual. Y tampoco son tus hijas.

Pero no te preocupes. Caminaremos por usted. Lucharemos por ti. Nosotros lo defenderemos. Y un día serás igual, en vez de sentirte como tú”.

La marcha puede ser interpretada de muchas maneras, dependiendo la persona y sus posiciones personales. Siempre habrá opiniones distintas que hay que respetar. Son eventos sociales que de alguna u otra manera generan discusiones.

No es la primera vez que las mujeres marchan por reclamar sus derechos. Sin embargo, la “Women´s March” puede ser el comienzo de un despertar para el movimiento feminista o solo una simple marcha para demostrar la oposición a la presidencia de Donald Trump.

Los comentarios y comportamientos sexistas de un mandatario despertaron a un movimiento que por estas actuaciones ha vuelto a agarrar fuerza. No ha debido ser así, aunque es lo que tenemos. Es decir, la marcha se ha debido de hacer tiempo atrás por el mismo deseo de las mujeres a cambiar las cosas, porque les nace. Ahora, todo dependerá de las acciones que se lleven a cabo de aquí en adelante y la organización.

Esperemos que no pierdan el enfoque de luchar primero por sus derechos y luego por los problemas políticos a nivel mundial, porque de ser así, no tiene sentido asegurar que se representa al movimiento.

O actuamos por las mujeres o por un mandatario, ahí es donde las activistas y marchantes tienen que reflexionar y hacer esa pregunta. Lo veremos en unos meses si se decide marchar por un problema en específico a la vez. 

TheA logo
Más artículos
pandemias
El impacto de las pandemias en la historia y lo que estas nos enseñan sobre el coronavirus