‘OK boomer’, el meme que condensa las frustraciones de los ‘millennials’ y de la generación Z

Cuando a principios de este mes la legisladora del senado neozelandés Chlöe Swarbrick, de 25 años, respondió con un tajante “OK, boomer” a las interrupciones de otro senador de más edad mientras se pronunciaba a favor de una ley relacionada al cambio climático, una cosa se hizo oficial: la brecha generacional entre baby boomers, millennials y generación Z es inminente e irreversible. 

Con sus seguidores y sus detractores, la frase “OK, boomer” comenzó a ser motivo de análisis en artículos de opinión y de caldeados debates entre jóvenes menores de treinta años y personas mayores a quienes el término les resulta de lo más ofensivo y discriminatorio. Pero, ¿es realmente un simple insulto o la condensación de todas las frustraciones de la juventud en una sola frase?

Ha nacido un meme

A comienzos del 2019, en la red social TikTok, jóvenes de la generación Z empezaron a contestar a los sermones condescendientes de adultos de mediana edad y sus creencias negativas con respecto a la juventud con la frase OK boomer, have a terrible day” (OK, boomer, que tengas un terrible día). No fue sino hasta hace pocos meses que la implacable respuesta comenzó a hacerse viral, incluso extendiéndose a otras redes sociales como Facebook y Twitter, y siendo empleada en proyecto artísticos y más recientemente en mercancía como sudaderas y franelas.

Sudadera diseñada por Shannon O’Connor 
Vía The New York Times

En uno de los videos de TikTok más representativos de este desdén con que ahora reaccionan los más jóvenes a las creencias retardatarias de los baby boomers, puede verse a un hombre de mediana edad explicando cómo las generaciones Z y la del milenio sufrimos del síndrome de Peter Pan: estamos negados a crecer y soñamos con una sociedad utópica en la que todos seamos iguales, a pesar de que todavía no somos capaces de valernos por nosotros mismos. Mientras el sermón autoritario de este señor sigue y sigue, al otro lado de la pantalla un adolescente parece no prestarle atención al tiempo que escribe algo en un papel; cuando termina, muestra a la cámara la frase “OK, boomer”, convirtiendo, de ese modo, el regaño no merecido en meme. 

Vía TikTok 

Claramente el significado de esta frase y su implicación en cuanto a la brecha generacional ya existente entre baby boomers y millennials son una respuesta necesaria después de tantos años de insultos y menosprecio por parte de esos mismos mayores que nos han criado. La generación Z simplemente lo que hizo fue condensar el hastío colectivo con esta breve, pero precisa expresión. Quizá la frustración de una juventud que ha llegado a la adultez teniendo que enfrentarse a un mundo cada vez más hostil y complejo en lo político, lo económico y lo ambiental esté justificada por décadas de malas decisiones y negligencia por parte de las generaciones anteriores, que si bien lucharon también por obtener muchos de los derechos que hoy gozamos todos, han demostrado en igual medida ser poco receptivos ante los temas que actualmente le importan y le preocupan a la juventud, como, por ejemplo, el calentamiento global o la diversidad y la igualdad de género. 

En un artículo publicado recientemente en The New York Times titulado ‘Ok, Boomer’ Marks the End of Friendly Generational Relations, Taylor Lorentz explica cómo la expresión sumariza el hartazgo de una juventud hacia los mayores que parecen no entender que el mundo se está transformando. Los adolescentes responden con esta expresión a los comentarios misóginos de Trump, a los sermones de los adultos por YouTube y a la condescendencia con la que las personas deslegitiman las preocupaciones que tienen estas nuevas generaciones. Según el autor, la creciente desigualdad social, el alto costo de los estudios superiores, la polarización política y la crisis ambiental son los motivos por los que se ha generado este sentimiento anti boomer entre los más jóvenes, y el meme “OK boomer” es el equivalente a voltearle los ojos a alguien; es una frase simple, pero implacable y devastadora. 

Vía Facebook

Reaccionan los baby boomers 

La opinión pública, por supuesto, ha dejado ver su parecer con respecto al uso peyorativo de la frase. Debates entre los más avanzados en edad acerca de si la expresión convertida en meme es un caso de discriminación generacional ha colmado portales de noticias como The Guardian, BBC o CNN, que publicó a principios de noviembre de este año un artículo titulado OK boomer, OK millennial, we need to talk. El texto presenta un debate entre Jill Filipovic, una abogado de la generación del milenio, y un analista legal de la misma cadena de noticias llamado Paul Callan, perteneciente a la generación de baby boomers nacidos entre 1946 y 1964. 

Vía Facebook

En el debate, uno de los argumentos recurrentes de Callan con respecto a lo ofensivo que resulta ser desarmado con la respuesta “OK boomer” por alguien más joven es que justamente esa generación del milenio y las que le siguen están conformadas por individuos extremadamente sensibles que no conocen el trabajo duro, que crecieron en condiciones privilegiadas y que ahora desde ese lugar tienen la osadía de demandar mejores condiciones de vida cuando no han hecho nada para ganárselas. Aunque estos argumentos los hemos escuchado antes, destacan que a pesar de lo mucho que se ha transformado el mundo desde inicios de la década hasta ahora y del hecho de que los problemas cada vez se hacen más complejos, la actitud soberbia y poco receptiva de algunos baby boomers parece no haber cambiado. 

Si bien esta generación de personas nacidas durante la explosión demográfica de la posguerra en Estados Unidos y en países aliados del hemisferio occidental fue pionera en áreas como la tecnología, las luchas por los derechos civiles y por el cese de conflictos bélicos como el de Vietnam, también fue un grupo social que creció en mejores condiciones económicas que las actuales y que, por lo tanto, tuvo oportunidad de independizarse económicamente de sus padres a corta edad, de obtener salarios justos y de tener acceso a una buena educación sin quedar endeudado de por vida, como es el caso de los jóvenes actualmente en Estados Unidos. Incluso en países latinoamericanos como Brasil, México o Venezuela la bonanza económica resultante de la posguerra trajo consigo condiciones de vida materialmente mucho más favorables y con mejores posibilidades de crecimiento para los jóvenes de aquel momento que las actuales. Por supuesto, distintos factores económicos e históricos han contribuido a la crisis que se vive hoy en día en Latinoamérica y a la recesión mundial, afectada principalmente por la escasez de vivienda y la estrechez de oportunidades laborales, por ello no podemos culpar exclusivamente a la generación boomer, pues evidentemente sería injusto.

Aunque las crisis son resultado de múltiples factores y no de una sola causa, la actitud de esta generación de baby boomers hacia nuestras demandas e intereses siempre ha sido cuando menos poco receptiva. Querer que las cosas funcionen de otra manera no implica que se estén echando por la borda los avances de las generaciones que nos han precedido, pero ello tampoco supone que no seamos críticos con sus no tan buenas decisiones en materia política y económica. 

Vía Twitter

Ofenderse por un meme que finalmente resume nuestras preocupaciones y desavenencias hacia personas que creen que su perspectiva del mundo es la correcta aunque sea comprensible no se trata de un asunto de discriminación generacional, o como dicen en Fox News: ageism. 

Por qué la expresión ‘OK boomer’ no es un insulto 

A comienzos del mes de noviembre, Rachel Premack, reportera del portal de noticias Business Insider, filtró en Twitter un comunicado de prensa dirigido a los empleados del diario titulado OK boomer is not OK in the workplace. En este se les explica sobre las posibles implicaciones discriminatorias que tiene la frase cuando es empleada en el lugar de trabajo y su posibilidad para generar un ambiente hostil entre los trabajadores. Adicionalmente, hace referencia a las posibles amonestaciones legales que los empleadores están considerando aplicar para frenar cualquier iniciativa que promueva el odio hacia personas mayores a partir del uso del meme de forma coloquial. Evidentemente nadie recuerda los titulares en los que el propio periódico se encargaba sistemáticamente de referirse peyorativamente a la generación millennial. Pero está bien, nosotros hemos podido continuar con nuestras vidas, seguramente los ofendidos también podrán eventualmente. 

Vía Twitter

¿Es necesario que se tomen acciones legales por el uso de la frase? Claro que no. Lo que sí es necesario es que esta guerra de ofendidos se calme un poco, porque no son todos los boomers, no son todos los millennials, no es en todo el mundo y los estereotipos son contraproducentes. Además, más que referirse a una generación en específico, la expresión “OK boomer” se refiere sobre todo a un estado mental en el que el individuo no es capaz de comprender que la cultura y los códigos que la rigen se están transformando. 

Lo que sí se puede rescatar de todo este fenómeno es que hay una suerte de sacudón necesario en todas las generaciones, incluso a nivel interpersonal, en el que los hijos empiezan a cuestionar a sus padres. Es el momento en el que uno deja de idolatrar a sus mayores y comienza a verlos como son: simples humanos con virtudes y defectos. Este tiempo es clave para convertirnos en adultos, para aprender a caminar sobre nuestros dos pies y como decía Kant con su Sapere Aude: para aprender a valernos de nuestro propio entendimiento.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TheA logo
Más artículos
La importancia de sanar emocionalmente después de un abuso sexual