Nordstrom y Neiman Marcus no debieron dejar de vender los productos de Ivanka Trump

Nordstrom y Neiman Marcus no debieron dejar de vender los productos de Ivanka Trump

 Fotografía: Tyler Joe/Elle  

El mundo de la moda ha tenido todo y nada que ver con los últimos acontecimientos políticos de Estados Unidos. A estas alturas, la industria aún se debate entre guardar silencio o manifestarse en contra o a favor de lo que ocurre, y aunque todo parece apuntar a que el vaivén seguirá por un buen tiempo, la situación que enfrenta una de las potencias mundiales ha obligado a algunos diseñadores, revistas de moda, casas de diseño e instituciones como CFDA a asumir una posición y decidir de qué lado prefieren estar.

Y acá es cuando el problema realmente aparece.

Según la posición que las compañías elijan, el resto del mundo decidirá qué tan válido es su punto de vista y basarán su decisión como criterio entre seguir siendo clientes, sacarlos de su lista de compras o empezar un boycott contra ellos. Lo que en realidad define lo que ha sido el mundo de los negocios estos últimos meses.

Uno de los casos más reciente es la decisión de Nordstrom y Neiman Marcus de dejar de vender los productos de la hija del nuevo presidente de Estados Unidos, Ivanka Trump, después de sufrir un boycott masivo bajo el nombre “#GrabYourWallet”. Según Nordstrom, el boycott no tuvo nada que ver con la decisión de no vender “por esta temporada” los diseños de Ivanka, sino que las ventas de sus productos eran muy bajas y preferían renovar su inventario para recuperarse.

En cuanto a la situación con Neiman Marcus, la empresa también publicó una declaración parecido al de Nordstrom: 

La “pequeña sección” de la línea de joyería que tenían de Ivanka Trump no se desenvolvió muy bien así que decidieron sacarla de su página online y sus tiendas de departamento. Al igual que lo hicieron las tiendas Jet, Shoes.com, Belk, ShopStyle y Gilt.

Por supuesto, el presidente de los Estados Unidos no esperó mucho para defender la integridad de su hija ante los “tratos injustos” de Nordstrom.

Aunque esto significó una victoria para los participantes del movimiento #GrabYourWallet, una vez que adoptamos nuestro alter ego pragmático, concluimos que la forma en la que Nordstrom y Neiman Marcus actuaron no es realmente lo que Estados Unidos necesita ahora.

Si retrocedemos a nuestros últimos argumentos sobre por qué la industria de la moda no debe guardar silencio ante las nuevas políticas de Trump, podemos rescatar que la moda siempre se ha caracterizado por defender sus puntos de vista sobre la sociedad, y que la industria estuviese desaprovechando ese medio de expresión ante todo lo que ocurre, era prácticamente ir en contra del objetivo de la moda.

En este caso, que ambas marcas se hayan respaldado en el tema de las “malas ventas” para salvar su negocio de los que pensaban diferente, es peor que el silencio que mantenía la industria antes. Si hay algo que debemos reconocer, aun cuando nos deja un sabor agridulce en la boca, es que Ivanka Trump siempre ha sido fiel a sus ideales; es activista, emprendedora, modelo, empresaria y diseñadora. Y en cada uno de sus roles ha defendido su posición aunque eso le garantizara irrespetos, enemigos y contrargumentos. En cambio, ni Nordstrom ni Neiman Marcus, que estaban en medio del problema, defendieron sus ideales.

Por más parcial que suene, la industria no puede permitirse el lujo de quedarse callado cuando todo pasa frente a sus ojos. Si no callaron en el Brexit, ni en la lucha por los derechos civiles, ¿por qué hacerlo ahora?.

La moda debe hablar, y no nos referimos solo a ir en contra de Donald J. Trump, sino que también debe hablar para favorecer sus políticas o apoyar las propuestas que sí están en sintonía con los valores de la empresa. Si Nordstrom, que era aliado de la línea de Ivanka desde el 2011, y Neiman Marcus realmente confiaban en la calidad de los productos de la diseñadora, la respuesta no era desligarse de la marca. Más allá de las repercusiones, o si deben oponerse o favorecer, la moda no puede darle la espalda a sus ideales.

TheA logo
Más artículos
Portadas de Vogue
Cómo las portadas de Vogue han enfrentado los tiempos de crisis