Murió Hugh Hefner

A la edad de 91 años, este miércoles ha muerto una leyenda de la industria del sexo.

En su época un innegable playboy, un hombre por el que las mujeres morían (y se desnudaban) y por el que los hombres hubiesen vendido su alma a un freidor de papas fritas en McDonald’s por ser él tan solo un día.

Nosotros, por otra parte, lo recordamos como un viejo pálido y arrugado que se paseaba en una mansión de mal gusto en bata y oliendo a tabaco.

De verdad que la vejez es una maldición.

El punto es que los comentarios, acciones e incluso la mera existencia de Hefner moldearon sin duda la manera en la que hoy en día tú y yo percibimos el mundo.

Es obvio que el tipo modificó por completo la industria de la pornografía, además de ser una persona que participó abiertamente en la revolución sexual.

Publicó la revista de desnudos más famosa de la historia en 1953, con nada más y nada menos que Marilyn Monroe en la portada, y desde entonces, cada sex icon que se ha pavoneado en la industria del espectáculo, ha salido retratada como una bonita conejita en Playboy.

La revista, sin embargo, no se limitó a mostrar tetas en HD, cada publicación sigue conteniendo artículos de investigación periodística muy relevantes, y que en la época de la lucha por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos, significó una gran voz de protestas con entrevistas a Martin Luther King Jr., Malcom X y George Lincon Rockwell.

En su nombre se creó el Hugh M. Hefner First Amendment Award con el propósito de dárselo a aquellas personas que han hecho esfuerzos vitales para trabajar en los derechos estipulados en La Primera Enmienda.

Era un activista devoto al rescate de animales, un filántropo dedicado a los derechos civiles y una cara para la lucha del matrimonio gay.

“Es una lucha por todos nuestros derechos. Sin él, daremos una vuelta a la revolución sexual y volveremos a una era pasada y puritana”.

En este carácter de “Dios”, se folló a casi todas las Playmates, se casó 3 veces, en televisión tuvo una serie que demostraba su tranquila vida en la Playboy Mansion con sus 3 devotas novias 36 años más jóvenes que él, dedicó su vida al sexo y el sexo dedicó su vida a él.

Hugh Hefner vive en cada disfraz de conejita sexy de Halloween, en cada niño puberto con acceso a Google y conocimiento de las Playmates, y en cada hombre que sueña despierto imaginándose lo que debe ser vivir en bata y rodeado de mujeres.

Lo enterraron en el Westwood Memorial Park en Los Ángeles, en una parcela que compró en 1992 al lado de la de Marilyn Monroe, por la que pagó 75.000 dólares.

“Pasar la eternidad al lado de Marilyn es una oportunidad muy dulce para dejarla pasar”.

Unos dicen, que a diferencia de todos nosotros, el pasó a una vida peor.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
¿Qué implica la toma de posesión y la usurpación del poder?