Memes contra el mundo: el humor como forma de protesta

Memes contra el mundo: el humor como forma de protesta

Protesta creativa y manifestación de la creatividad a favor de la opinión pública

Más que ser un chiste, los memes abordan distintas realidades sociales, y su alto potencial de viralidad los lleva a ser un medio de difusión perfecto para dar a conocer un mensaje de protesta. Bien utilizados, los memes pueden servir para denunciar las injusticias del mundo y crear conciencia sobre ellas. Pero, a pesar de lo útiles que han sido los memes en estos casos, todavía hay quienes opinan que pueden llegar a desvirtuar el mensaje que conllevan. La verdad, sin embargo, es que se trata de todo lo contrario.

via GIPHY

Los memes se convirtieron en una nueva forma de protesta que nació con el uso de las redes sociales. Se trata de un cambio estructural que introducen el medio 2.0 y la globalización, y lejos de ser malo, es una de las mejores cosas que vienen con el hecho de vivir en esta época. La tecnología nos ha facilitado la vida, incluso en el aspecto político.

El término “activismo de sofá” o slacktivism se refiere, tal como lo dice su nombre, a las acciones políticas que tienen lugar en redes, aunque con una connotación peyorativa que insinúa que no poseen ningún efecto práctico. El experto de la Universidad Federal Fluminense (UFF) de Río de Janeiro, Viktor Chagas, afirma que las manifestaciones por internet, aunque no promuevan un cambio inmediato, sí ayudan a popularizar el debate público y a conformar acciones políticas.

La tecnopolítica se fundamenta en la comprensión masiva, intuitiva y profunda de la capacidad de organizarse en red sin instituciones ni intermediarios más allá de la tecnología; de organizarse sin organización.

Mena J. C.

La capacidad de viralización de los memes es precisamente lo que les permite ser el vehículo ideal para este tipo de mensajes. Además, la comedia en ellos nos permite racionalizar el mensaje sin la necesidad de mostrar imágenes impactantes o desagradables que puedan alejar al público del mensaje.

via GIPHY

De cierta forma, los memes pueden llegar a tener el mismo efecto que el artivismo. Así como Banksy llena muros con obras de conciencia política, en las redes se viralizan imágenes que, si bien son cómicas en primera instancia, algunas tiene respaldo en un trasfondo más profundo.

En países donde hay una creciente desconfianza y falta de credibilidad en las instituciones formales, la población suele tomar otros canales para hacer saber su descontento y el humor es una de las formas más atractivas, a través de los medios tradicionales o las redes. La risa es contagiosa, por lo que no se debe subestimar el alcance de una imagen graciosa en internet. 

Es esta misma característica la que hace que portales como El Chigüire Bipolar en Venezuela; La Gallina Ilustrada y El Mundo Today en España; The Onion en Estados Unidos y muchos otros en distintos países tengan tantos seguidores en redes.

Portada de The Onion
The Onion

No obstante, es verdad que no podemos comparar la capacidad de movilización que tienen los memes con respecto a los hashtags u otro tipo de imágenes con contenido meramente informativo, pero sí se han dado casos en los que los memes y la sátira han hecho cambiar la opinión de corporaciones y han apoyado en la difusión del mensaje.

Pensemos en la ola de comentarios negativos que recibió el primer tráiler de la adaptación cinematográfica de Sonic. Las quejas fueron tan poderosas que el estudio de animación tuvo que rehacer todas las escenas con un nuevo diseño. Ese es el poder de los memes, pero esto  no se tiene que quedar en el ámbito artístico, tales consecuencias se pueden extrapolar a cualquier área de interés social.

Tal vez el tema que mayor cobertura ha recibido por parte de los denominados “memeros” es el del cambio climático. Desde que ocurrió el incendio del Amazonas y luego de la conferencia en la que Greta Thunberg despotricó en contra de políticos y miembros de la ONU, internet estuvo plagado de memes sobre ello, lo que ayudó a expandir aún más el mensaje de Thunberg. Por otra parte, los memes alertaron a una población que compartía irresponsablemente imágenes falsas sobre el Amazonas de no hacerlo, motivando a las personas a informarse tanto sobre la situación de los bosques como la del cambio climático en general.

Por otra parte, en casos que no tienen una cobertura mundial, como la protestas que se llevaron a cabo hace poco tiempo en Chile, los memes estimulan la participación de las personas en el diálogo político, permiten conocer parte de la situación y ayudan a establecer puntos de comparación con otros países que podrían no comprender estas acciones. 

Uno de los memes más versionados de las protestas en Chile
Publímetro

Entonces, más que desvirtuar el mensaje, los memes lo potencian y le dan un mayor alcance. El internet hace que la política tome una dimensión completamente distinta, pues elimina las fronteras entre la comunicación y la participación ciudadana, según dicen Rachel Gibson y Andrea Römmele en su análisis sobre las comunicaciones políticas de 2007. Los memes son solo otra de estas formas de participación. 

Por lo tanto, la próxima vez que creas que compartiendo una publicación no se hace nada, piensa de nuevo. El internet es un universo gigantesco que nos une a todos y si lo utilizamos bien, se puede convertir en el potenciador de los mensajes más importantes de nuestra sociedad. 

TheA logo
Más artículos
Intenté hacer un techo verde por mi cuenta y esto fue lo que pasó