Venezuela - Huffington Post

El significado de una máscara

Porque es un excelente disfraz, porque viste la película entera hace tiempo o porque has visto el rostro en distintas ocasiones de protesta; si piensas en la palabra ¨máscara¨ la primera imágen que te va a venir a la cabeza es el casi fantasmagórico rostro de Guy Fawkes.

Guy Fawkes, para los que no hayan leído o visto V for Vendetta, es un hombre católico en contra del movimiento protestante en Inglaterra que en el año 1605, un 5 de noviembre, se encontraba custodiando grandes pilas de explosivos destinados a volar el Palacio de Westminister. Allí se encontraba el Rey Jaime I a quien el Gunpowder Plot (el grupo de ingleses católicos al que pertenecía Fawkes) buscaba asesinar. Antes que pudiese detonar los explosivos, Guy Fawkes fue capturado y el atentado fue infructífero.

Desde entonces la corona y el Estado inglés promovía el hecho de que se celebrara esa misma fecha, el día en que se salvó el rey. A partir de este decreto se permitió que con fogatas, explosivos y música se conmemora esta festividad vigente hasta el día de hoy.

Era básicamente una fiesta para promocionar el movimiento protestante.

Resulta que en esta pachanga centenaria se acostumbraba quemar figuras con el rostro pre-isabelino de Fawkes, tradición que eventualmente se convirtió en que los niños usaran máscaras con la cara del criminal público entre un ambiente lleno humo de pólvora y música.

Desde entonces, la máscara (aunque icónica) mantenía un aire retorcido. Incluso en 1846, la revista Lancet de medicina, publicó un caso en el que una niña murió literalmente del susto luego de ver una máscara roja de Guy Fawkes.

Tenía una barba que en ocasiones era más llena, con una sonrisa macabra, cachetes ligeramente rojos y los ojos entrecerrados. La máscara iba acompañada para el total look,  con un sombrero de punta, una peluca de pelo negro hasta los hombros y una capa negra.

Todo realmente escalofriante hasta que te das cuenta que sería una pinta que usaría Johnny Depp sin duda en una alfombra roja.

La popularidad mundial de Fawkes no se dio hasta 384 años después del intento fallido de volarse hasta el techo del Parlamento, cuando en 1989 Alan Moore y David Lloyd sacan una serie de comics con el título “V for Vendetta”.

La historia iba de que en un país neo-fascista en un mundo post apocalíptico durante un futuro cercano (sí, digiérelo), un gobierno tras tratar de contener las secuelas de una guerra nuclear implanta políticas estrictas y un régimen totalitario justificado por una obsesiva búsqueda del orden.

V, es nuestro protagonista, un hombre al que no se le muestra el rostro, porque (sorpresa) siempre utiliza una máscara de Guy Fawkes. V está en la búsqueda anárquica de derribar este gobierno opresor a punta de atentados terroristas de la mano de explosivos y una táctica orquestrada a la milimetría. La cosa se pone intensa cuando V rescata a una joven de una situación crítica. Esta joven de nombre Evey, es de cierta forma secuestrada por V y él con un gran conocimiento de arte, literatura, música y extorsión, logra seducir el ideal de su causa rebelde en su cabeza.

Un trama espectacular que obviamente se tuvo que traducir en una película en el 2005. Una fecha romantiquísima considerando que se cumplen los 400 años de la noche de Guy Fawks. Con una excelente crítica y tremendo recibimiento del público, la película se volvió un clásico instantáneo. Una dirección de fotografía muy fina y que Natalie Portman se rapara el pelo en la pantalla era razón suficiente para el éxito.

A partir de su estreno y la masificación del conocimiento del perfil anarquista de V, la máscara del una vez infame criminal, recibió otro sentido. Este cubre la cara que da escalofríos ver, se volvió en un ícono de revolución y búsqueda de cambio, un símbolo para aquellos que pelean en contra de gobiernos opresores y una imagen ya casi habitual para los que protestan por cambios importantes.

Anonymous tomó la máscara como cara de su organización. Este grupo de hackers enfocan sus esfuerzos para protestar y atentar en favor de la libertad de expresión, servicios públicos y criticar la Iglesia de Scientology. Estos llamados “el grupo super consciente del internet” han sido arrestados en Chile y España, hecho que no detuvo que inmortalizaran la máscara usándola para cubrir sus rostros frente al público.

En 2009 un grupo de protestantes usando la máscara, detonaron un barril falso de pólvora afuera del parlamento inglés como símbolo de descontento con los gastos del Primer Ministro.

En 2011 en Wisconsin hubo un problema con la contratación de trabajadores y el pago de impuestos en el que las personas que protestaron en contra de la ley implantada y usaban la máscara.

En 2012 la máscara fue usada en Polonia y en India, esta última vez protestando por la censura del internet.

En Bahréin, durante la Primavera Arabe se prohibió la importación de la máscara porque estaba siendo utilizada como símbolo de “disturbio público¨.

Tailandia, Turquía, Brasil y Egipto son países en los que movimientos en contra de los gobiernos se usó la máscara también durante 2012 y 2013.

En Arabia Saudita, los mismos años, la policía religiosa del país prohibió el uso de la máscara por “incitar venganza y rebeldía en las mentes jóvenes”.

En Canadá, hoy en día la sentencia máxima si se usa esto para cubrir el rostro es de 10 años de prisión.

Y por supuesto, como obviar el protagonismo de la cara de Guy Fawkes en las protestas en contra del gobierno en Venezuela, donde en el 2014, quien se identificara con la máscara buscaba enviar un aire de descontento, protesta activa y rebelde contra la caótica gestión presidencial de Urro, perdón, Maduro.

Es evidente que la imagen que tiene Guy Fawkes en la era contemporánea es muy lejana a la historia del pobre fracasado que no cumplió su misión hace 400 años. Sin embargo gracias a él, hoy en día aquellos descontentos y anárquicos grupos se entienden en un código particular para enviar al mundo un mismo mensaje, el de no quedarse de brazos cruzados frente a acciones dañinas al público y la opresión.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
La violencia de género crece en Venezuela, pero pocos lo notan