Los grupos CP son más comunes de lo que creía y eso es aterrador

Otro rincón oscuro en internet

Hace unos días apareció en mi timeline de Twitter un hilo que me llamó mucho la atención, y no de una buena manera. La creadora empezaba diciendo que publicaba los siguientes tweets arriesgándose a que le cerraran la cuenta, comienzo que aumentó considerablemente mi interés. En el hilo, la muchacha intentaba desenmascarar redes de pornografía infantil que han existido desde hace años y de las que nadie tiene conocimiento: los grupos CP. 

A los grupos CP, abreviatura para child porn, también se les conoce por otros nombres como Caldo de Pollo, Club Penguin o Ceviche Peruano para evitar ser detectados en la web. Estos se organizan en distintas redes sociales como Facebook, Telegram, YouTube y WhatsApp, además de páginas de foros como Reddit, para compartir material ilegal entre usuarios.

Algo de investigación me llevó a unas pocas páginas que, como en las imágenes que se muestran en el hilo, advierten a los usuarios de la existencia de estos grupos, pero al seguir buscando, menos páginas de denuncia y más de memes o de descarga aparecían. 

No hay información amplia sobre cuándo se crearon y cómo funcionan estos grupos, a menos que el investigador participe directamente en ellos para corroborar su veracidad, pero esto requiere que la persona también se ponga en una situación vulnerable, lo que dificulta el proceso de denuncia, del cual tampoco hay casi información. 

La facilidad con la que se crean y distribuyen estos contenidos es alarmante, más cuando los jóvenes tienen acceso a internet ilimitado desde pequeños, pero lo que es incluso más preocupante es la poca información que hay sobre cómo denunciar estos grupos de forma segura y detener a quienes los operan.

En 2006, se implementó en España el programa Protege a la infancia, dirigido por la organización Protégeles, activa hasta 2014. La iniciativa, que contó con el apoyo de las compañías de telefonía móvil Telefónica, Vodafone, Yoigo y Orange, consiste en un botón de denuncia anónima para proteger tanto a los menores de edad como a quienes realizan la denuncia. 

El botón funciona de forma que una ventana en blanco aparezca y el usuario coloque su denuncia por escrito o directamente el link de la página que desea reportar. Luego, el reclamo pasa a ser evaluado por abogados y psicólogos para determinar el nivel de gravedad del contenido y si, en efecto, se considera un delito. 

via GIPHY

Luego de ponerse en práctica esta iniciativa, las denuncias de pornografía infantil han caído en un 94% entre 2006 y 2011 en España, reducción que se debe, según Guillermo Cánovas, presidente de Protégeles, a la efectividad del “botón”, pues es una forma de denuncia visible para los usuarios, que en su mayoría no conocen los protocolos para reportar estos casos. No obstante, suele suceder que quienes los conocen en ocasiones deciden no hacer nada para evitar verse involucrados en un asunto tan turbio.

En 2017, la policía española dio un paso más con la operación Tantalio, dirigida por grupos de Interpol y Europol a través del Grupo de Acción Contra el Cibercrimen y el Centro Europeo de la Criminalidad. La redada tuvo alcance internacional y terminó con la investigación de 136 individuos, de los cuales 39 fueron detenidos por tener más de 350.000 archivos de fotos y videos distribuidos pornográficos en 18 países de Latinoamérica y Europa. El año pasado también se denunció en Paraguay otro grupo de WhatsApp cuyos creadores fueron detenidos.

Aún así, la cantidad de grupos CP y casos de distribución de pornografía infantil solo aumenta con el tiempo y muy poco se ha hecho recientemente para localizar y detener a los perpetradores de este delito. Entonces, ¿cómo se reportan estos casos cuando no estamos cerca de repetir una operación Tantalio sin un sistema de denuncias eficiente?

Si bien la página web de la Guardia Civil de España permite hacer denuncias directas describiendo el hecho, reportar estos actos depende del mecanismo de funcionamiento en cada país. En Venezuela, por ejemplo, las denuncias se realizan en la Fiscalía, aunque no hay un procedimiento estándar ni una determinada sanción en el caso de los delitos que involucran pornografía infantil. Además, las denuncias deben hacerse de forma muy detallada para que sean consideradas un delito según lo estipulado en el Código Penal de cada país.

Artículo 24. Exhibición pornográfica de niños o adolescentes. Toda persona que por cualquier medio que involucre el uso de tecnologías de información, utilice a la persona o imagen de un niño, niña o adolescente con fines exhibicionistas o pornográficos, será penada con prisión de cuatro a ocho años y multa de cuatrocientas a ochocientas unidades tributarias. 

Ley especial contra los delitos informáticos (2001)

Si se da el caso de que encuentras material pornográfico de manera accidental y no estás involucrado en su producción, distribución o tenencia, la denuncia se toma como un testimonio más en el caso. No obstante, se debe tener cuidado al investigar sobre los grupos CP, pues este es el trabajo de la policía e indagar por cuenta propia en estos sitios web sí podría acarrear cargos contra la persona dependiendo de su grado de implicación.

Aun así, es importante notificar a las autoridades en casos de este tipo. Las redes de pornografía aumentan cada día y con aplicaciones de mensajería y grupos en redes sociales, su alcance es masivo, dificultando aún más el atrapar a los responsables. Lo que vemos es solo la punta de un iceberg enorme y muy complejo que aunque no llegue a afectarnos directamente, constituye un problema social importante y, como estas redes no desaparecerán solas, solo nos queda luchar contra ellas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TheA logo
Más artículos
El drama entre Tati Westbrook y James Charles terminará arruinando alguna de las dos carreras