¿Las figuras públicas con escándalos sexuales deberían ser premiadas?

¿Las figuras públicas con escándalos sexuales deberían ser premiadas?

¿Cuando debemos trazar la línea entre el talento de un actor y su vida personal? Después de una larga discusión en los headquarters de GK Media sobre la manera más acertada de responder esta pregunta, llegamos a una conclusión que haría muy orgullosos a los representantes griegos de la escuela socrática, Antístenes y Diógenes; porque no hay manera de que defendamos nuestra postura sin ponernos la careta de cínicas pragmáticas.

Antes de que nos taches de doble moral, tienes que mantener presente que nuestro argumento se acerca lo más que puede al “deber ser” y no al “es”; porque no importa cuánto deseamos acabar con el problema, el mundo no puede ser corregido si no cortamos el asunto desde la raíz. Para ilustrar nuestro punto, es necesario entrar en contexto con la realidad hollywoodiense:

  • Bill Cosby fue acusado por abuso sexual en 2005, y fue en el 2016 cuando la corte decidió hacer algo al respecto; no con las más de 50 denuncias que tenía, sino con apenas 13 mujeres que pasaron los estándares “para testificar” en el juicio que se llevará a cabo en julio de este año. Y el hombre tiene una larga lista de premios, incluyendo la Medalla Presidencial de la Libertad.
  • La hija adoptiva de Woody Allen lo acusó por haber abusado de ella cuando tenía siete años, el juez decidió que el caso era inconcluso y lo dejó pasar. El cineasta tiene más de 38 premios.
  • A Roman Polanski lo acusaron de cinco delitos en 1977, incluyendo violación, abuso de estupefacientes y asalto sexual a una niña de 13 años. Después de ser condenado por relaciones sexuales ilegales con una menor, viajó a Estados Unidos para evitar su tiempo en la cárcel. En 2003 recibió el Oscar como Mejor Director.
  • Nate Parker y su mejor amigo, Jean Celestin, también abusaron de una mujer mientras estaban en la Universidad y aún así, Parker logró evitar la cárcel y Celestin fue sentenciado a seis meses en prisión, pero apeló el veredicto y la sesión se movió para el 2005; la víctima se negó a testificar de nuevo y el caso nunca volvió a la corte. Ambos fueron premiados por Birth of a Nation en el 2016.
  • Michael Fassbender, Christian Bale, Johnny Depp; acusados por abuso sexual, verbal y físico.

Todos cometieron delitos graves y todos pertenecen al peor eslabón de seres humanos, pero aún así, cada uno de ellos son reconocidos por su talento. Entonces, ¿de quién es realmente la culpa?: ¿de La Academia o de un sistema penitenciario corrupto? Es algo así como preguntarnos quién vino primero, si la gallina o el huevo, con la única diferencia de que la gallina en cuestión es un criminal que merece estar en la cárcel y no en un escenario agradeciendo a sus “fans”.

Ahora, con todos los ojos sobre Casey Affleck por haber ganado Best Actor in a Motion Picture por su actuación en Manchester By The Sea en los Golden Globes, nos toca ser objetivas y admitir que su vida privada no puede interferir en su vida profesional. Sí, en 2010 su productora Amanda White y la cinematógrafa Magdalena Gorka lo demandaron por acoso sexual; pero la raíz del problema no es que lo hayan premiado por su trabajo actoral en una película, sino que no lo hayan puesto tras las rejas en primer lugar.

El hecho de que las figuras públicas puedan llegar a acuerdos confidenciales en la corte, le paguen a la víctima para “reparar los daños” y logren evitar la cárcel es lo suficientemente grave como para llamar la atención del público, pero aún así no justifica que en unos premios de actuación se señale a La Academia por una corrupción judicial. No son unos premios humanitarios, no están premiando al hombre que es, sino al hombre que interpreta durante dos horas y diecisiete minutos en la pantalla grande. Tan pragmático como suena, es la realidad.

Tal vez si el sistema judicial funcionara, no estaríamos aquí preguntándonos si es justo que violadores se paren en un escenario con un premio en la mano, tal vez los criminales estarían en la cárcel y no rodando películas.

TheA logo
Más artículos
El Sharpie de Trump, la posverdad y la pérdida de la palabra