Kolinda Grabar-Kitarović, la mujer que se robó la final del Mundial

Kolinda Grabar-Kitarović, la mujer que se robó la final del Mundial

Hace cuatro años, con 46 años se proclamó como la primera presidenta de Croacia, luego de ganar las elecciones con más del 50% de los votos. Alumna destacada desde muy joven, estuvo de intercambio en Nuevo México, en donde se graduó, y posteriormente volvió a su Croacia natal para cursar una carrera en la universidad de Zagreb hasta el año 1992, donde se gradúa con una licenciatura en Literatura, Inglés y Español.

A partir de ese año, empezó a jugar un importante papel en la política croata, pasando por distintos cargos públicos y siendo en repetidas ocasiones ministra, embajadora en EE.UU., y del 2011 al 2014, sub-secretaria de la OTAN.

Lamentablemente, no es por todos estos méritos que es reconocida. Al teclear su nombre en Google, el buscador arroja miles de artículos que hablan de todo menos de su desempeño y trabajo por el país. La gran mayoría de los portales solo hablan de sus atributos físicos, y el hashtag bikini está siempre presente.

Ver relacionados:

Las periodistas deportivas que están siendo acosadas en Rusia

Por primera vez las mujeres en Irán pueden ver fútbol

Curiosidades que necesitas saber sobre la Copa del Mundo

Kolinda es la primera mujer en ser presidenta en un país donde el comunismo hizo estragos y sigue en proceso de recuperación, y ha desempeñado su cargo a la perfección. Ocupó puestos sumamente importantes, se hizo respetar y admirar en un ambiente donde los hombres predominan, habla seis idiomas, es culta, inteligente y preparada, pero para los medios es solo una cara y cuerpo bonito.

En la final del Mundial nos dejó ver su lado más alegre y relajado. Apodada como la “abrazadora serial” por los narradores de DIRECTV Sports, más de uno soltó una lágrima con la emoción y espontaneidad con la que vivió el juego. Además nos encantó ver como no dejó que ningún jugador se quedara sin un buen abrazo de oso. Sobretodo fue admirable verla emparamada, a la par de Macron felicitando a todos los jugadores, al lado de un Putin que no dejó ni que una gotita de lluvia lo tocara. Quizás temía derretirse, o evaporarse a lo Avengers Infinity War.

Kolinda es puro girl power, y estamos seguros que seguirá dando de qué hablar y esperemos no siga siendo por su cuerpo ni belleza, sino por lograr comandar un país a la perfección, y de paso, en tacones.

PS: she’s a hugger!

TheA logo
Más artículos
mitos coronavirus
Coronavirus desmitificado: por qué nos deberían preocupar más las consecuencias que la enfermedad