Un cortometraje sobre el amor entre dos niños que se volvió viral

La semana pasada se volvió viral un cortometraje animado titulado In a Heartbeat. En menos de dos días el video alcanzó más de 5 millones de reproducciones en YouTube; porque no todos los días un relato de cuatro minutos sobre dos niños enamorados parece una animación para niños digna de Pixar.

La historia se centra en Sherwin, un adolescente que está enamorado de uno de sus compañeros de clase, y a pesar de sus intentos de mantener su amor en secreto, su corazón, literalmente, no se lo permite: salta de su cuerpo, persigue a su amor platónico y se enfrenta a las miradas de los demás. Preparen las lágrimas.

El film estuvo a cargo de Esteban Bravo y Beth David, recién graduados universitarios que presentaron In a Heartbeat como su tesis final para la Universidad de Arte y Diseño Ringling en Florida. Aunque cuando comenzaron a desarrollar el proyecto a principios del año pasado, no era una historia romántica entre dos niños, tras la insistencia de un amigo cercano, decidieron reestructurar la historia y “empezó a cobrar sentido”.

Si bien la cantidad de personajes pertenecientes a la comunidad LGBT han aumentado en el cine y la televisión, siguen siendo rarificados en el cine animado e infantil. Pixar como tal no ha mostrado a ninguno de sus protagonistas con diferentes orientaciones sexuales, hay evidencia de progreso: este año, en el remake de Beauty and the Beast, LeFou, interpretado por Josh Gad, comparte unos segundos de baile con otro hombre y según el director, idolatra románticamente a Gastón.

A pesar del acercamiento vago de Disney con la comunidad LGBT, In the Heartbeat, es mucho más explícito que un cameo de un hombre bailando con una persona de su mismo sexo, y está lleno de metáforas que representan el proceso de enamoramiento de cualquier relación: sean homosexuales o heterosexuales.

“Todavía tiene sentido cuando es un niño y una niña, porque eso no significa que alguien no tenga miedo de revelar sus sentimientos. Pero cuando se pone en el contexto de los personajes LGBT, había tantas capas más para explorar, y podríamos infundir la historia con nuestros propios antecedentes” – Esteban Bravo.

Antes de llevar a cabo el proyecto de animación, Esteban y Beth abrieron una campaña de Kickstarter para recaudar dinero con una meta inicial de 3.000 dólares en Noviembre, y terminaron obteniendo 14.000.

Para el momento en el que llegó a Internet, la receptividad “fue una locura”, en palabras de Bravo. Hasta el punto que se han planteado expandir In a Heartbeat a una serie de cortos o a una versión más larga. Pero por ahora, están disfrutando el éxito de los cuatro minutos del cortometraje y sus 21 millones de visualizaciones. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Nike invierte en el fútbol femenino