Sarah Díez Díaz, la campeona mundial de Hayashi Ha Shito Ryu Kai

Sarah Díez Díaz, la campeona mundial de Hayashi Ha Shito Ryu Kai

Sarah Díez Díaz tiene 19 años y ya es campeona mundial en un estilo del Karate llamado Hayashi Ha Shito Ryu Kai.

Este específico que practica Sarah, además de sonar tan complicado como su nombre, es una de las divisiones generales del Karate y celebra su campeonato mundial cada cuatro años. 

En esta oportunidad se conmemoró en Barcelona, España la octava premiación y Sarah participó en la categoría de Kata entre 18 y 34 años avanzado. Enfrentándose en la final contra Irán, la venezolana logró el primer lugar dentro de esta categoría. 

Recién llegada de Barcelona tuve en grandísimo honor de conversar con Sarah sobre su gran logro. Aquí les dejo nuestra conversación. 

Cuéntame un poco sobre tu especialidad en este deporte.

En Barcelona se celebró el campeonato mundial de Hayashi Ha Shito Ryu Kai. Esto es un estilo de Karate. Yo soy la campeona mundial solo de este estilo.

¿Cuántos estilos hay?

Hay cuatro principales: Shotokan-ryu, Wado-ryu, Shito-ryu, y Goju-ryu; pero entre cada estilo hay ramas. Yo practico Shito-ryu, específicamente la parte japonesa llamada Hayashi Ha. Hay campeonatos internacionales de cada estilo para seleccionar al campeón mundial de cada uno en específico. Yo practico solo Kata. Kata es una coreografía con movimientos de Karate que simula una pelea imaginaria; por lo tanto no hay contacto.

¿Te esperaste un logro de esta magnitud?

¡No!

No pensé que iba a quedar de primer lugar. Quizás por un tema personal de que obviamente quiero ganar pero no me gusta hacerme ilusiones.

Además, al principio de la competición me iban a descalificar porque llegué tarde al campeonato. Me perdí por Barcelona y no pude llegar a tiempo. Menos mal los jueces permitieron que entrara a pesar de la tardanza, pero no tuve tiempo ni de estirar.

¿Qué sentiste cuando te nombraron ganadora?

No lo podía creer. Llegó un punto del campeonato en que me dije: “la suerte está de mi lado, esta competencia es mía”. Y ahí fue cuando me confié; lo cual me dio mucha seguridad para ganarme el premio. Estar en esta competencia me daba mucho pánico; y cuando me encuentro en situaciones así se me nota y perjudica mi exhibición; pero me concentré en la medalla y gané la confianza necesaria.

¿Le dedicas el premio a alguien?

Mis triunfos siempre se los agradezco a las personas que me han ayudado a llegar hasta acá. Mis entrenadores, la organización Seito Karate-Do que me formó, a mis padres, mi principal apoyo económico; a la aplicación Uriji (de la cual soy diseñadora gráfica), quienes me han apoyado moral y económicamente; a mi jefe y sus consejos de vida,  y a toda la organización de España por la atención dentro del campeonato. 

Una vez que recibí el premio me sentí muy apoyada por Uriji; me hicieron muchísimos videos, me felicitaron por las redes, me recibieron en el aeropuerto, y me dejaron viajar sin problema para representar a Venezuela.

¿Tienes algún plan o idea para llegar a ser la número uno de la Federación mundial de Karate?

El próximo año me encantaría participar en competencias Premier League, que son las necesarias para recolectar los puntos para entrar en el ranking de la WKF. Por los momentos solo he competido en este Championship de mi estilo y en el US Open de Las Vegas, en el cual quedé de segundo lugar en la categoría 18 a 34 años advanced no elite.  

Además del Karate, ¿alguna otra cosa que te apasione?

El diseño gráfico, hacer deporte, salir con mi familia y ver películas.

Si tuvieras una valla en la autopista Francisco Fajardo, ¿qué diría?

Un collage gráfico que represente lo que soy. Soy karateka; tengo sueños que cumplir en Karate pero también soy diseñadora y amante de los animales. 

Dentro de tantas noticias y sucesos negativos, da muchísima alegría y esperanza enterarse de tantos venezolanos representando al país mediante sus logros y larga dedicación. 

¡Mil gracias Sarah!

TheA logo
Más artículos
Portadas de Vogue
Cómo las portadas de Vogue han enfrentado los tiempos de crisis