#AsíProtestoYo: Andrea Hernández nos cuenta cómo ve Venezuela detrás de su cámara

#AsíProtestoYo: Andrea Hernández nos cuenta cómo ve Venezuela detrás de su cámara

Los fotoperiodistas son enviados a zonas de combate para explicarnos lo que ven con sus ojos a través del lente.

En estas zonas de riesgo son expuestos a inminentes peligros para salvar por encima de todo la noticia. Intentando preservar la pureza y genuinidad de lo que está sucediendo en el lugar al que fueron enviados, los fotoperiodistas cubren la inmensa labor de llevarle al mundo entero las desgracias que ven.

Venezuela hoy en día es una zona de combate que necesita periodistas que nos expliquen lo que está sucediendo. Personas son enviadas desde el extranjero para cubrir la resistencia en Venezuela, pero un gran gremio de fotógrafos nacionales lucha contra factores hostiles para, como dije antes, salvar por encima de todo la noticia.

Caracas antes de estos 2 meses de protesta ya era de por sí una especie de campo de guerra, donde sacar una cámara en la calle te puede costar la vida y en la que luego tu foto debe pelear entre filtros de censura y autocensura para salir a la luz.

A pesar de todo el riesgo que se corre en esta profesión, existen muchas personas que resguardadas bajo un casco y una máscara anti gas, toman fotos de las protestas y las comparten en medios digitales y sus cuentas personales en las redes. Así encontré a Andrea Hernández, egresada de Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello y hoy día fotoperiodista para El Estímulo.

¿Por qué elegiste la fotografía?

Yo siempre pensé que me iba a dedicar a escribir, pero después me di cuenta que la fotografía era una forma también muy válida de contar historias y que además mezclaba una parte que estaba dormida en mí que era el arte. Con la fotografía pude combinar eso de contar una historia con una visión estética de las cosas y me enamoré.

¿Sigues escribiendo o eso lo dejaste en otro plano?

Sí, yo sigo escribiendo cosas muy puntuales en El Estímulo, pero la verdad es que lo he dejado un poco, indudablemente por las fotos. Cuando la cosa esté un poco más tranquila capaz lo retome.

¿Cuánto tiempo llevas tomando fotos profesionalmente?

Un año apenas. Soy bastante nueva en esto, pero he tenido una formación súper intensa entre clases de fotografía y talleres, y bueno saliendo mucho a la calle. Yo casi todos los días estoy en la calle incluso cuando no hay protesta.

Claro, hay cosas que solo aprendes en la calle ¿no?

Sí, exactamente, tanto la fotografía como la escritura son mucho más que entrevistas y clicks. Lo más importante del trabajo de un periodista y de un fotoperiodista es la pre producción y la producción del trabajo. Esto quiere decir verificar fuentes, contactar las personas correctas, saber cómo abordarlos. Eso solo te lo da la calle.

Ahora, en este tiempo de protestas ¿cómo ha sido ese contacto con la calle?

En realidad Venezuela, y específicamente Caracas es muy hostil con los fotógrafos, primero porque sacar una cámara es muy peligroso porque te la pueden robar. Segundo porque la gente puede reaccionar de 3 maneras: Es muy común que la gente se ponga a posar y eso no sirve para una buena foto, también es muy común que te rechacen y te manden a freír rábanos por no decir otra cosa y la tercera reacción es que sigan con lo que están haciendo que es lo ideal. Pero esa tercera opción sucede en proporción 33%, 33% y 33%.

Es como una ruleta.

Exacto, hay solo un tercio de chance que te ocurra la situación ideal.

¿Hoy en día cómo ves la calle?

A medida que pasa el tiempo se vuelve más hostil la calle, pero siempre hay formas de darle la vuelta con creatividad.

¿Te da miedo salir a tomar fotos?

No me da miedo, pero temo fallar en no contar verdaderamente lo que está pasando y dar una idea distinta de lo que estoy viendo.

O sea, a pesar de que estás en una situación prácticamente de guerra en la que es fácil salir herida, ¿lo que tienes es miedo de no ser fiel a la foto?

Bueno de eso y de las puputovs.

¿Has visto cosas a través del lente que capaz hubieses deseado no ver?

Sí, todos los días veo algo que no quiero ver. Una vez que lo ves no puedes olvidar ese tipo de cosas. Entre la gente que va a protestar, hay mucha gente de la calle y en realidad es muy chimbo ver el estado en el que se encuentran. Sobretodo la cantidad de gente en situación de calle. Yo he trabajado desde hace un tiempo con esta gente y conozco algunos y sé cómo se ven, cómo se visten, cómo se manejan, las actitudes que tienen y me duele mucho ver cada vez más gente.

¿Cómo es tu manera de actuar frente a alguien herido? ¿primero eres fotógrafo o primero eres la ayuda?

La respuesta es teórica y práctica. La parte teórica es que ante nada soy fotógrafo, no médico así que es muy poca la ayuda que puedo brindar, ahora la parte práctica es que he tenido que llevar a más de una persona a donde están los paramédicos porque están asfixiados o porque le dieron en la pierna. Guiarlos un poco porque yo tengo máscara y ellos no.

Al llegar a tu casa y ver las fotos que tomaste, ¿qué sientes?

Depende, si hice mi trabajo, si la cosa me salió bien (porque estoy tomando muchos riesgos incluso estéticos) me alegro; y si no pienso de qué forma lo puedo hacer mejor cuando vuelva a salir. Pero si te refieres a que si es un momento en el que interiorizo las cosas, la verdad es que yo no duermo nada bien porque estoy bloqueando todo. Me afecta creo que de forma inconsciente pero yo sé que es porque lo tengo bloqueado.

A pesar de todo uno tiene que drenar. A mi lo que me ha salvado es salir a tomar cervezas con mis amigos. Suena un poco simplista, pero eso es lo que me está manteniendo medio cuerda.

¿Has visto alguna foto que te hubiese gustado tomar?

Sí una que otra por el logro artístico de la foto, pero yo sé que no puedo estar en todos lados siempre.

¿Alguna en específico o algún fotógrafo que se te venga a la mente?

Hay una fotógrafa que se ha dedicado a cubrir los cruz verde, se llama Giovanna Massetti. Me parece que tiene muy buen gusto, se nota que ella está contando la historia desde adentro, y eso para mí es un logro muy importante.

Desde afuera parece ser que son muchos más los hombres que se dedican a tomar fotos en las protestas, ¿qué piensas de esto?

El fotoperiodismo siempre ha sido una profesión muy dura para la mujer porque tienes que hacer mucho esfuerzo físico y es complicado formar familia por ejemplo. Dependiendo de tus prioridades “encajas” o no en la profesión. A parte de eso, sé que también a los editores les daba un poco de miedo mandar a mujeres fotógrafas a la guerra porque se supone que son más vulnerables.

No obstante, me parece que hay una cobertura de conflictos que se perdió en la historia porque no hay una visión tal vez más delicada o subjetiva que pudo haber brindado una mujer.

¿Sientes que por ser mujer tu trabajo se ve afectado o se percibe distinto?

Siéndote sincera no afecta nada. Porque mucha gente habla de fotoperiodismo femenino pero yo al final solo soy una mujer que hace fotoperiodismo.,

Capaz lo que afecta es que la gente se sorprende mucho (de buena manera) cuando ven que una foto muy cercana del frente es mía o de una fotógrafa como Vanesa Tarantino. A ver, no me afecta pero sí entiendo la sorpresa.

¿Para ti qué es lo más importante al tomar una foto?

La fotografía de protesta creo que es muy importante mostrar lo que está pasando. Que la foto muestre la atmósfera del lugar. Me doy el chance de jugar un poco y no siempre apuntar a donde están todos los fotoperiodistas por eso.

¿Qué peso le das al fotoperiodismo en Venezuela?

Estoy un poco preocupada, porque hay medios que le dan un iPhone a sus empleados y piensan que con eso pueden hacer un buen trabajo. Por más buena que sea esa cámara nada se compara con un buen equipo fotográfico. Eso demuestra que no le están dando prioridad al fotoperiodismo sino a la inmediatez, que aunque es vital, si le das la prioridad a la inmediatez pierdes un buen trabajo.

Las fotos hoy son clave para dar validez a las noticias que se pasan por mensajito.

También hay muchas personas que le tienen miedo a una cámara, sacarla es como sacar una pistola. Hay personas que me dicen que no les saque fotos al rostro, pero hay gente con capucha y que se sabe cuidar de las identidades, y es importante registrar todo lo que pasa porque si no, no sucedió.

¿Cómo describes tu trabajo?

El oficio más bello del mundo.

¿Qué mensaje le darías a las personas que te van a leer?

Un par de cosas, las personas deben tener mucho cuidado con la información que manejan y cómo la distribuyen. Aunque creo mucho en el periodismo ciudadano, todo el mundo debe confirmar lo que recibe, siempre triangular la información para que esta sea más verídica.

La otra cosa es que no le tengan tanto miedo al gobierno en cuanto a salir en los medios. El gobierno venezolano no es “Big Brother” de 1984. Intentan parecer que lo son, pero en mi opinión no es tan grave como lo pintan. Y si sí lo fuera, si le temes le das más poder. Si le tienen miedo y se esconden de salir en los medios, solamente le dan más poder porque menos información puede ser creíble. A veces es importante resguardar la identidad, pero un nombre y una edad habla mucho de lo que se dice en el texto.

Así protesta Andrea Hernández, 

¿cómo protestas tú?

TheA logo
Más artículos
mujeres autismo
Perdidas y encontradas: lo que tienen que decir las mujeres autistas