El Super Bowl que rompió con todas las estadísticas

Aquí estamos otro año más, en el que sucumbimos en los encantos de los estadounidenses con sus magno eventos. Son tan buenos con el marketing que algunos solo ven el Super Bowl por los comerciales y el show de medio tiempo.

Otros ven todo el partido y comienzan a buscar las reglas, posiciones y nombres de los jugadores de los equipos, lloran y se frustran como los aficionados de estos. Se preguntan qué significa cada jugada y ven hasta el último segundo del partido compartiendo en redes sociales sus conocimientos aprendidos tiempo antes del partido.

Para estar actualizados, el domingo 5 de febrero se celebró la edición 51 del Super Bowl , la final de la NFL (National Football League) o para ir al grano, fútbol americano. Un deporte que logra atraer una audiencia numerosa a nivel mundial, el único caso en el deporte donde solo una vez se ve la final de este deporte por lo elementos extra que tiene.

Los New England Patriots se enfrentaron con los Atlanta Falcons en el NRG Stadium de Houston, en Texas. Un juego interesante debido a que se contaba con un equipo experimentado que ganó en ocasiones pasadas y otro que nunca había ganado un título, contando con jugadores jóvenes.

Además, se eligió a Lady Gaga para cantar en el show de medio tiempo. Una presentación histórica, un acontecimiento inolvidable y que se ha vuelto parte de la cultura pop. Ahí solo cantan los más grandes, los que pueden hacer que millones de personas cambien de canal para verlos liderando un show de tal magnitud.

Michael Jackson, The Rolling Stones, Madonna, Katy Perry y Beyoncé son algunos nombres que se han atrevido a aceptar el reto y todavía vemos esas presentaciones que tanto nos asombraron.

Antes de llegar a esto, el estadio (de mayor afición a los Patriots) no estaba muy contento. Los Falcons dominaban a los Patriots, los jugadores compartían su frustración en la pantalla, sus caras lo decían todo.

Imagínense que casi todo el semestre les haya ido bien en una materia y en el examen final estén luchando por terminar el examen, bueno, es la misma situación.

Los dos cuartos (cada tiempo dura 15 minutos y son cuatro en total) pasaron rápido y era el turno de Lady Gaga para llevarse el espectáculo.

Para los que la conocemos, sabemos que iba a ser una presentación llena de baile, instrumentos, vocales y alguna locura que la ha caracterizado en su carrera.

Es una artista completa, puede cantar, bailar y tocar instrumentos así que no nos iba a fallar. Con un disco lanzado hace poco todos estábamos hyped y ni digamos con las canciones que iba a elegir.

Se esperaba que Gaga, debido al clima político tocará el tema en la presentación, los periodistas estaban preparados para escribir sus consecuencias si lo llegaba a hacer. El mundo estaba a la expectativa y espera.

Sin embargo, se concentró en la música. Lady Gaga apareció en techo del estadio cantando una versión de This Land is Your Land, el icónico tema del cantautor norteamericano Woody Guthrie, quien se erigió como una las principales figuras de la lucha obrera a principios del siglo XX. Acto seguido, la cantante miró directamente a la cámara y gritó que «somos una nación, dirigida por Dios, con libertad y justicia para todos» (Trump eso fue contigo, cough cough).

Luego, logró una hazaña que siempre gusta al público y es volar por el estadio. Cantar suspendida en el aire, crean, no es fácil. Si no, le pueden preguntar a Pink.

Gaga apareció en una plataforma cantando el tema que la hizo famosa Just Dance. Mezcló algunos de sus temas más icónicos como Poker Face, Million Reasons, Bad Romance y Born This Way.

La voz estuvo impecable, nunca desafinó y cualquiera pagaría por escucharla en vivo porque definitivamente, es mucho mejor. El baile la caracteriza, por supuesto combinó esos dos elementos.

Lo que no se esperaba es que tocara instrumentos, lo cual si no lo sabían lo hace a la perfección. Teníamos tiempo que no veíamos a un artista tocando en vivo instrumentos para su presentación, le da un toque único. No se esperaba menos de Gaga, fue una presentación deslumbrante y llena de música, la protagonista de la noche.

Los espectadores no se esperaban lo que iba a ocurrir en los dos últimos cuartos. Tom Brady (el quarterback de los Patriots) lograría una hazaña imposible según las estadística y los números.

Aunque al principio los Patriots eran los favoritos, luego de la gran ventaja de 21- 9 puntos de los Falcons al último segundo no pudieron manejar la presión.

Nunca antes habían ganado un título y en cambio los Patriots, sí. Parecía que todo estaba dictado pero este equipo no se dio por vencido y no solo llegó a remontar el partido sino a llevar el juego a un quinto cuarto, algo que nunca se ha hecho en la historia.

Es decir, rompieron con las estadísticas, y es algo que se ha demostrado en el deporte el año pasado. Parece un nuevo fenómeno, en la serie mundial de béisbol los Cubs de Chicago lograron remontar los juegos y le ganaron a los Indios de Cleveland. También se dio un caso similar con los Cleveland Cavaliers y los Warriors de Golden State. Los Warriors llevaban una gran ventaja que después no significó nada para los Cavaliers.

Parece que ahora en el deporte si se va perdiendo no significa que ese será el resultado final; sino, que te lo demuestren estos equipos.

Sin duda, un Super Bowl lleno de emociones, música y récords. Gracias Estados Unidos, lo has logrado de nuevo, juntaste al mundo en la pantalla para un partido de fútbol americano. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Taylor Swift nunca ha sido dueña de sus grabaciones, Scooter Braun sí