El mundial lo ganó Francia, pero también la inmigración

El mundial lo ganó Francia, pero también la inmigración

De todos los problemas que hay en el mundo, desde armas nucleares y naciones gobernados por dictadores narcotraficantes, hasta miles de personas tratando de entrar en otros países, rescatamos este último punto, la inmigración, como un debate que tiene años siendo titular, pero que sin cercana solución abunda sobre todo en las fronteras europeas.

Siendo Siria el mejor ejemplo, un país que tiene años en guerra civil, su población se ha visto en la necesidad de huir a sus vecinos fronterizos: Turquía, Líbano y Jordania, siendo estos los que cuentan con mayor población Siria.

Ahora, hablando de países europeos, la situación migratoria y de refugiados ha sido bastante polémica debido a que naciones como Alemania, Francia y Reino Unido han recibido miles de solicitudes de asilo, dejadas en el olvido, lo cual termina con refugiados en las fronteras en condiciones paupérrimas o inmigrantes ilegales dentro del país.

No entiendo. ¿cuál es la diferencia entre refugiado e inmigrante?

El refugiado está pidiendo asilo en otro país, por lo que debe justificar que la condición en su país de origen no le permite estar allí.

En cambio, el inmigrante es cualquier persona que por “conveniencia personal” decide mudarse a otro país.

¿O sea que muchos venezolanos podrían pedir asilo en otros países por la situación?

Completamente. Así lo han hecho políticos, y muchas personas afectadas durante las protestas.

Volviendo al tema de las políticas migratorias en Europa, hace una semana, luego de que Francia se coronara campeón del mundo en Rusia, empezó una polémica debido a que 15 jugadores del equipo de los galos son de origen africano.

Sin duda una vuelta irónica debido a que un país como Francia, que empezando el gobierno de Macron reforzó las leyes de migración y que además cuenta con una cultura verdaderamente racista hacia los inmigrantes de origen árabe y africano, gana la copa del mundo con un jugador estrella de 19 años de padres argelinos y cameruneses.

Por lo que todos los periódicos después del evento se titulaban dándole el triunfo a África en vez de a Francia.

Siendo todavía un gran problema en las fronteras y dentro del país, este hecho es una reflexión para los ciudadanos franceses que a través de la xenofobia discriminan a personas que por circunstancias ajenas tuvieron que escapar. Es un llamado a la integridad como seres humanos más que como nacionalistas y sobre todo es un triunfo para la inmigración alrededor del mundo.

Francia, un país con 11% de población extranjera, hoy es campeona por segunda vez. La única diferencia a su último triunfo es que de sus jugadores, la minoría es de padres franceses, por lo que todos aplaudimos a un equipo ganador y a la vez que nos cuestionamos a las comunidades inmigrantes en naciones potencia, que al contrario de tanta discriminación y rechazo, hoy le dan al país una copa del mundo. 

TheA logo
Más artículos
estética cowboy
La masculinidad homoerótica y la tendencia ‘cowboy’ en la moda