Lo que significan las sanciones de EEUU a Nicolás Maduro

El juego en el que EEUU castigó a Madurito

Fotografía: PanAm Post

El infierno casi caricaturesco y absurdo al que estamos sujetos los venezolanos desde hace más de 3 de meses (por no decir 17 años), pasó de ser solo problema de los que nacimos en esta ribera del Aracua vibrador, a ser un juego no tan placentero para la comunidad internacional.

Imaginándonos la diplomacia como un tablero de juego de mesa en el que unos niños manejan las fichas de los países, la conversación tuvo que haber sido más o menos así:

EEUU: “Madurito, no te atrevas”.

Maduro: “A que sí me atrevo”.

Colombia: “Madurito, nadie te está retando. Parce no lo hagas”.

Maduro: “Imperialistas acaparadores, sí me atrevo”.

Unión Europea: “Madurito, nuestro consejo es que hables con tus enemigos”.

EEUU: “Madurito, no te atrevas que después no te quiero ver llorando”.

Y como el niño insolente, estúpido y malcriado al que le hizo falta unas buenas nalgadas para forjar carácter respetuoso y para que reconozca la autoridad, Madurito el niño gordo que viene de una casa con mucho dinero, se atrevió.

Volcó el tablero, le dio una rabieta y se llevó las fichas.

Sin pedir permiso y mucho menos perdón, sino más bien cobrando 16 vidas como si fuese un juego de PlayStation, Madurito impuso las elecciones de la fraudulenta Asamblea Constituyente.

Y sin prestar atención a las amenazas y advertencias de los otros jugadores al borde del tablero, el niñito gordo anunció cómo él y todo su combo de retoños podridos, ganaron con trampa.

Aquí debió ser cuando el resto de los jugadores eligieron bandos: 11 chamos le dijeron tramposo en la cara, 6 apoyaron a que lo regañaran, 2 lo mandaron a evaluarse, 2 están preocupados y dicen que tienen que hablar, mientras 4 lo apoyan seguramente esperando que les reparta de sus caramelos cuando todo termine.

Como el gringo no lanzó sus advertencias en vano, y a pesar de que Madurito haya dicho que:

“Las amenazas del imperio no me asustan”.

EEUU le decomisó todos los juguetes a Madurito. Como por arte de magia le congeló todos los activos.

¿Qué significa esto para la tarde de juegos se preguntarán?

  • Que nadie en el Imperio puede jugar más con él.
  • Que no puede ir para allá a comprar juguetes nuevos.
  • Que para comprar juguetes nuevos, mejor se vaya a casa de Cuba.
  • Que no se espera que sus panas China ni Rusia lo acompañen, además porque EEUU también tiene medio castigado al último.
  • Que si sus amigos lo acompañan en el juego también se van a quedar sin juguetes.
  • Que para todo lo demás, no tiene Mastercard
  • Que aunque es de la quinta, no se puede pasear por la Quinta.
  • Que La Unión Europea también está tentada a dejar de jugar con él.
  • Que el vecino, Colombia, también está bravo y tampoco juega.
  • Que el Papa no ha aparecido, porque tiene la papa caliente.

Por ahora así es como han tratado al gordo tramposo.

Sin embargo, seguimos esperando que por mala actitud pongan a Madurito a pensar en una esquina, o mejor aún, que le den unos buenos pellizcos y lo manden a un vil correccional.

Aunque hay muchachos tan malcriados, que no tienen remedio.

Este artículo se basa en informaciones extraídas de:

Cómo se mueve el tablero internacional ante la Constituyente por Mariano de Alba.

¿Qué implicaciones tiene el desconocimiento internacional de la Constituyente por Mariano de Alba.

US imposes sanctions on Venezuelan leader Nicolás Maduro por la BBC.

TheA logo
Más artículos
Las mujeres y el alcohol: ¿están buscando sexo?