El escándalo del Burning Sun y los abusos escondidos del K-pop

El escándalo del Burning Sun y los abusos escondidos del K-pop

No es algo nuevo y tiene que parar

Big Bang es una de las boy bands más influyentes de la industria del K-pop. Con más de 100 millones copias de álbumes y sencillos vendidos, sus cinco integrantes —G-Dragon, T.O.P, Taeyang, Daesung y Seungri— han conquistado al público asiático por más de diez años. Sin embargo, en mayo del 2018 la banda se tomó una pausa para que sus miembros pudieran cumplir con el servicio militar obligatorio en Corea del Sur, una interrupción que inicialmente debía durar hasta el 2021, cuando el último de ellos culminara su servicio, pero que la banda regrese para esa fecha ya no será posible.

El 11 de marzo del 2019, Seungri —apodado el “Gran Gatsby de Corea”—anunció que se retiraba del mundo del entretenimiento. ¿Su razón? Está involucrado en una de las polémicas más grandes del mundo del K-pop. La prostitución, el abuso sexual, la grabación ilícita de actos sexuales y las drogas son parte del caso que está destapando una realidad común en el showbiz surcoreano.

Burning Sun es un club nocturno en el distrito de Gangnam de Seúl, propiedad de Yuri Holdings —una compañía perteneciente a Yoo In-Suk— y Seungri. Desde su apertura a principios de 2018, el gran Gatsby de Corea ha sido director de publicidad y la imagen del lugar. La discoteca se describía como el lugar más elegante y selecto de Corea del Sur, sin embargo, acusaciones sobre actividades ilícitas empezaron a circular en los medios antes de su primer aniversario.

El detonante de la polémica fue un video de un CCTV revelado el 28 de enero del 2019 por News Desk, un programa de Munhwa Broadcasting Corporation (MBC). En él, unos guardias de seguridad sacan a la fuerza a un hombre conocido como “señor Kim” —cuyo verdadero nombre es Kim Sang-Kyo—, quien cae al suelo a las afueras del club. El señor Jang, el gerente del Burning Sun, toma a este hombre por el pelo, lo golpea en la cara, lo lleva a la calzada y lo sigue agrediendo con la ayuda de los guardias. Al terminar el asalto, Jang regresa al interior y Kim llama a la policía.

El 24 de noviembre del 2018 en Burning Sun, una mujer que estaba siendo abusada sexualmente me tomó por el hombro y se escondió detrás de mí. Le pedí ayuda a un guardia, pero terminé siendo golpeado por la seguridad.

Señor Kim

Según Soompi, los oficiales llegaron diez minutos después del accidente. Hablaron con un representante del club y procedieron a esposar a Kim, quien explicó que la policía no buscó a Jang ni vio dentro de Burning Sun, ni chequeó las imágenes del CCTV. De hecho, en un documento del cuerpo policial, el señor Kim aparece como el agresor y el señor Jang como la víctima. Al día siguiente de la revelación del video, Burning Sun sacó un comunicado acusando a Kim de intentar abusar de una mujer y alegando que el cantante Seungri —quien poseía un 20% de las acciones de la discoteca— no se encontraba en el lugar para el momento del accidente. Por otro lado, el Departamento de la Policía Metropolitana de Seúl declaró que el motivo de la detención de Kim Sang-Kyo era obstrucción de la actividad empresarial y que las investigaciones sobre el caso continuarían. De ahí en adelante, todo fue escalando.
A raíz de este suceso, el medio digital Dispatch publicó una serie de mensajes entre los empleados de Burning Sun en los cuales quedaba expuesto que los trabajadores normalmente les entregaban drogas a los clientes VIP para adormecer y violar a mujeres en las salas privadas de la discoteca, donde los abusos son grabados y el material luego es distribuido entre el personal. Poco después de que se revelara tan horrible noticia, el club anunció su cierre y su staff, incluyendo al Gran Gatsby de Corea, comenzó a ser investigado

Seungri llegando el 14 de marzo del 2019 a la Agencia de la Policía Metropolitana de Seúl.
Agence France-Presse

Seungri había logrado estar al margen de la situación hasta que el 26 de febrero SBS funE —un canal propiedad del Seoul Broadcasting System (SBS)— realizó un reportaje en el que exponía una conversación por mensajería instantánea entre el cantante y su socio Yoo In-Suk. En el intercambio ambos hablaban sobre indicarle a un empleado de Arena, otra discoteca, que buscara a una prostituta para un accionista extranjero. Adicionalmente, Kang Kyung-yoon —la reportera encargada del caso— mostró un chat grupal donde el Gran Gatsby de Corea y otros idols —término usado para referirse a los famosos en Corea del Sur— compartían videos explícitos de sus hazañas sexuales sin el consentimiento de las mujeres. En él, Jung Joon-young, de la banda Drug Restaurant; Choi Jong-hoon, de FT Island; Yong Jun-hyung, de Highlight; Seungri y otras estrellas hacían comentarios sobre las grabaciones que se enviaban y bromeaban sobre violar y drogar a las mujeres.


Traducción de los mensajes del grupo de Kakaotalk entre Jung Joon-young y otros idols publicado por el Korea Times.
Lee Jong-eun

En poco tiempo el escándalo del Burning Sun se convirtió en el tema del momento en este país asiático. En consecuencia, la policía inició una investigación sobre las demandas de prostitución en contra de Seungri y se llevó una petición con 200.000 firmas a la Casa Azul  —el palacio presidencial de Corea del Sur— para que se agilizara la inspección del caso. Mientras tanto, los interrogatorios al respecto se llevaban a cabo y los idols involucrados en el escándalo se retiraron uno por uno de la industria del K-pop. Al mismo tiempo, el comisario general de la Agencia Nacional de Policía de Corea del Sur afirmó que realizaría una investigación interna sobre corrupción policial conectada al escándalo e incluso Moon Jae-in —el presidente de Corea del Sur— ordenó la indagación exhaustiva de este asunto. Gracias a este suceso, el mundo observó el lado oscuro de la industria del K-pop, el cual no es, realmente, una novedad. Por muchos años, las agencias de entretenimiento han encubierto casos de violación que involucran a sus idols, siendo estos tanto los culpables como las víctimas en algunos de los escenarios.

Usualmente los aspirantes a artistas son contratados entre los 11 y los 15 años, y les toca dejar su vida atrás para poder mudarse a las residencias de estas empresas de talentos, las cuales pasan a tener un poder casi absoluto sobre sus vidas y se aprovechan de ello. En mayo del 2017, el director general de una de estas compañías fue sentenciado a veinte meses en prisión por ofrecerles sexo transaccional con aspirantes femeninas a ejecutivos importantes del entretenimiento. Normalmente los representantes obligan a las candidatas a idols a participar en “castings de sofá” para lograr su ascenso en la industria del K-pop, lo cual se refleja en una encuesta realizada en el 2009 por la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Corea del Sur. El estudio reveló que de las 111 actrices y 240 estrellas aspirantes entrevistadas, un 60.2% de ellas habían recibido ofertas para proporcionar servicios sexuales a figuras de alto perfil. Además, más de un 6% afirmó haber sido víctima de una violación y un 31.5% aseguró haber recibido algún toqueteo inapropiado en el ambiente laboral.

Jung Joon-young llegando el 14 de marzo del 2019 a la Agencia de la Policia Metropolitana de Seúl
Agence France-Presse

Esta situación ha estado latente en Corea del Sur desde el suicidio de la actriz Jang Ja-yeon en el 2009. Esta artista hizo su debut televisivo ese mismo año en la serie Los chicos son mejores que las flores y experimentó rápidamente el estrellato, hasta que el 9 de marzo se quitó la vida en el hogar de sus padres. Jang dejó una carta de siete páginas en la que aseguraba que su mánager, Kim Sung-hoon, la golpeaba y la obligaba a tener sexo con hombres influyentes en el mundo del showbiz, además de mencionar a otros veinte individuos involucrados en este tipo de acciones. 

Aunque la policía y el gobierno indagaron sobre este asunto y estas conductas en la industria del K-pop, el caso quedó incompleto y solo el director de la agencia de Jang y Kim Sung-hoon fueron acusados de abuso sexual y difamación. Todo se mantuvo de este modo hasta que el 2 de abril del 2018 el Equipo de Investigación de Casos Cerrados de Corea del Sur inició una nueva inspección. Luego, el 28 de junio del 2018, la actriz Yoon Ji-oh confesó haber sido testigo de un asalto sexual del cual Jang Ja-yeon fue víctima. Esto causó un revuelo que llevó a que una petición nacional para una nueva investigación del suceso obtuviera 200.000 firmas. En consecuencia, la inspección se extendió y la Casa Azul solicitó atención exhaustiva sobre el caso. Sin embargo, lo que ocurre en la industria del entretenimiento es solo la punta del iceberg de un problema que afecta a toda la sociedad surcoreana.

Pienso que las personas están horrorizadas y disgustadas por lo que está pasando en la industria del K-pop, pero no deberíamos cuestionar solamente el entretenimiento porque este es un problema más grande, uno que involucra los derechos de las mujeres de Corea del Sur.

Mano Lee, crítico de música

Desde el 2017, este país asiático ha enfrentado el aumento del uso de cámaras ocultas para grabar a la población en momentos íntimos. La policía afirmó que estos dispositivos son escondidos dentro de televisores y enchufes en establecimientos como moteles, donde alrededor de 1.600 personas han sido grabadas mientras se desvisten o usan el baño. Esta cultura —bautizada como molka en coreano— se ha convertido en una preocupación para las mujeres a la hora de visitar un sanitario público, por esto muchas de ellas han protestado al respecto usando “mi vida no es una porno” como lema. Aunque 5.400 sospechosos han sido arrestados, apenas menos del 2% han sido encarcelados.

Mujeres surcoreanas en una protesta del movimiento #MeToo en Seúl.
Associated Press

Esta situación, las investigaciones sobre los casos de abuso sexual y el crecimiento sin precedentes del movimiento #MeToo en Corea del Sur han llevado a muchas mujeres a cuestionarse el rol que les pide su sociedad. Por ejemplo, el Ministerio de Igualdad de Género y Familia realizó una encuesta en el 2014 en la que un 42.9% de las entrevistadas afirmó que si tuvieran la capacidad de decidir, hubiesen escogido nacer como hombre. Por otro lado, estadísticas mencionadas por Crystal Tai en el South China Morning Post demuestran que la violencia doméstica es un problema serio en Corea del Sur. En el 2018 se reportaron 279.082 casos, lo cual demostró un incremento de un 74% con respecto a los 160.272 registrados en el 2013.

“[Estos escándalos] revelan un problema fundamental sobre cómo son percibidas las mujeres en nuestra cultura”, afirma Gina Park. “Hay una diferencia de poder en las parejas heterosexuales. No existe un concepto de consenso sexual en el mundo de las citas en Corea del Sur y esa puede ser la razón por la que existe tanta violencia en él”, afirma la fundadora de Eve Condom. A su vez, Michael Hurt, un sociólogo de la Universidad de Seúl, expresa que el hecho de que los videos sexuales y la porno de venganza sean amenazas comunes en Corea del Sur ha permitido que los hombres conviertan las cámaras en armas.

Por otro lado, las secuelas del caso del Burning Sun afectaron las acciones de las agencias surcoreanas de entretenimiento. Las consecuencias también estropearon el funcionamiento de los clubes en el distrito de Gangnam, puesto que los festivales más importantes de música electrónica de Seúl anunciaron que no realizarían sus after-parties del 2019 en las discotecas de esta zona, a diferencia de otros años. 

A pesar de estos hechos, aún es difícil asegurar que la industria del K-pop cambiará. Algunas fuentes del Korea Times afirman que el daño ha sido grave y que tomará mucho tiempo que todo vuelva a la normalidad. Sin embargo, Michael Hurt no cree que el escándalo del Burning Sun hará que el mundo del entretenimiento se transforme.

El occidente ha puesto su atención en estos escándalos porque el K-pop ha tenido un crecimiento inmenso en las carteleras de música internacionales. Los tres álbumes de BTS que encabezaron la lista del Billboard 200 en Estados Unidos en el 2018 y el 2019, la presentación de BLACKPINK en Coachella y la categoría del mejor video de K-pop en los MTV Video Music Awards del 2019 son hechos que reflejan la popularidad de la música surcoreana en América y Europa.

La directora de SM Entertainment en Estados Unidos, Dominique Rodríguez, explica que este incremento de popularidad se debe a que los servicios de streaming, además de ser los sitios donde la mayor parte de la población escucha música en la actualidad también permiten descubrir artistas y canciones nuevas de este género con mayor facilidad. Tanto Spotify como Apple Music han reportado un aumento en las reproducciones de este tipo de música; la primera plataforma indicó que estas han crecido un 65% cada año desde el 2015, y la segunda expuso que entre el 2017 y el 2018 el K-pop se hizo un 85% más popular en su servicio. La expansión de este género permite que el interés por el mundo que lo rodea crezca y que de este modo la gente también le preste atención al lado oscuro y sucio que se esconde detrás de él. 

Aún no se sabe cual es el rumbo que estos hechos tomarán porque las investigaciones sobre los sucesos no han terminado. En el juicio conjunto a Jung Joon-young y Choi Jong-hoon —el cual inició el 16 de julio de este año— los abogados de estos idols admitían que sus clientes habían filmado encuentros sexuales ilícitamente, pero negaban los cargos de violación. La siguiente sesión está pautada para el 19 de agosto con la presencia de las víctimas. La fecha del procesamiento de Seungri es desconocida, pero el Departamento de la Policía Metropolitana de Seúl explicó que estaba siendo acusado por solicitud y mediación de prostitución además de otros cinco cargos. 

Por ahora, este caso no tiene un desenlace claro. Tendremos que esperar para saber si alguno de los sospechosos será condenado para que, de este modo, se inicie la caída de una cultura de abuso que ha perjudicado por años a las mujeres tanto de la industria del K-pop como de la sociedad surcoreana.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Dejar de comer carne en realidad podría salvar el mundo