El regreso de Shakira

Shakira es la reina de Baranquilla, símbolo patrio de Colombia y animal espiritual para toda mujer latina, de cualquier edad y tamaño que existe sobre esta tierra.

Además de mover las caderas de maneras que hasta Beyoncé soñaría, la mujer es devota filántropo, activista social, embajadora cultural latina y se levantó a Piqué.

La colombiana ha demostrado ser la artista latina con mejores ventas y proyecciones internacionales con sus previos 10 álbumes y parece ser que el 11avo pretende buscar el mismo éxito.

El Dorado, producido por Sony evoca con su título la ciudad más buscada en la época de la conquista, que asumimos para Shakira debe ser la búsqueda interna de esa ciudad de oro glorificada en Latinoamérica.

Con ritmos principalmente caribeños y muchos de ellos con bajos reggaetoneros, El Dorado elige mostrar un repertorio de canciones en inglés, español, francés, con colaboraciones que varían desde el trap hasta baladas.

Así que sí, se podría decir que el disco es un reflejo del trayecto ecléctico de Shakira en su carrera musical.

Siempre teniendo las esperanzas de tomarnos con algo mucho más “Pies Descalzos” o “Servicio de Lavandería” y menos “She Wolf” o “Waka Waka”, podemos medio aceptar El Dorado como una propuesta aceptable, aunque todavía sigamos nostálgicos queriendo escuchar a la Shakira del delineador negro y las trenzas rojas.

Podemos dividir el disco en 2. La parte de ritmos latinos y colaboraciones de compatriotas y la parte de baladas bonitas y letras sensibles.

Aquí te damos El Dorado split in two:

Latino

Me enamoré, Chantaje, Perro Fiel, Deja Vú, La Bicicleta y Trap son todas canciones con influencias caribeñas desde reggaetón, bachata y bueno como dice el nombre de la canción, trap.

Con orgullo me refiero a esta última, que Shakira en colaboración con Maluma, traen vida a la primera canción popular de Trap con una cantante femenina. Mentiría al decir que es la mejor que he escuchado, sin embargo se defiende bastante bien en el género y nos da una pequeña victoria para redimir a aquellas que en público admitimos que nos gusta el trap.

Muchas de ellas ya éxitos internacionales, Perro Fiel y Deja Vú prometen la misma fama con colaboraciones de Nicky Jam y Prince Royce.

Baladas e Internacionales

MAGIC! y Black M acompañan a Shakira en la versión en inglés y anglo-francés de Comme Moi. Con promesas de ser una canción bailable que todavía sucumbe al típico ritmo del reggaetón, esta melodía es la promesa constante de la cantante de apelar a una audiencia internacional a pesar del enfoque latino del disco.

Por otra parte Nada, Amarillo, Coconut Tree y Toneladas permiten que la parte más tranquila y sensible de la artista salga a relucir. Con su típico tono de cantautora desgarrador, líricas como las de Toneladas nos parten el corazón y nos recuerdan a canciones pasadas de Shakira como Antes de las 6.

Una entrega formidable, divertida y que homenajea a latinoamérica. El Dorado aunque todavía no nos termina de saciar a los amantes hardcore, nos muestra cómo Shakira logra con 1,50 cm de estatura mantenerse relevante y de cierta forma genuina a sus gustos con este disco.

P.D. sigo esperando algo que se acerque por lo menos un poquito a Donde Estás Corazón. But still having love for Shak.

TheA logo
Más artículos
¿El ‘10 Year Challenge’ de dónde rayos salió?