El Día de San Valentín (en todas sus presentaciones)

Lo que hoy en día se traduce como una celebración mercantilista que explota el amor, en algún momento de la historia ni siquiera calificó como una situación remotamente romántica (al menos no desde el punto de vista tradicional), sino como una violación legal. Para entender qué tiene que ver el marco legislativo prehistórico con qué tipo de rosas quieres recibir el 14 de febrero, debemos retroceder el tiempo y trasladarnos a la Roma del siglo III.

Puede que te encante:

El Origen del Día de San Valentín

El origen del “día del amor y la amistad” no se encuentra realmente entre los corazones, flores, regalos y dulces. San Valentín nació a manos de una prohibición dictatorial impuesta por el emperador Claudio II, y a pesar de lo que las películas románticas nos quieren vender, no tiene nada que ver con cenas a la luz de la luna y regalos ostentosos a la mitad de una playa desierta.

Durante el Imperio Romano, el emperador Claudio II formalizó una orden imperial que prohibía que los soldados profesionales se casaran, así no tendrían lazos amorosos antes de partir a la batalla. Por supuesto, el decreto no fue bien recibido y obligó a los jóvenes enamorados a desafiar su decisión.

En pleno conflicto, un presbítero cristiano (algo así como un sacerdote) llamado Valentín decidió no acatar la orden de Claudio II y casó clandestinamente a un montón de parejas antes de que el emperador se diera cuenta y lo mandara a la cárcel. Claudio II consideró que por desobedecer las reglas, el presbítero merecía ser castigado, así que fichó su ejecución para el 14 de febrero de 269. El resto es historia.

Por otro lado, hay personas que le atribuyen San Valentín al Papa Gelasio I, que asignó la celebración católica a la segunda semana de febrero hace más de 15 siglos. Su principal resolución era anular y prohibir la tradición pagana de Lupercales, que se celebra el 15 de febrero, anteponiendo una festividad cristiana a nombre de un santo llamado Valentín. Sin embargo, la historia que más crédito tiene históricamente es la leyenda de Claudio II.

En el siglo XXI, San Valentín está orientado a la conmemoración de las relaciones amorosas y de amistad a través de regalos y demostraciones de cariño. En todo el mundo, el 14 de febrero es una fecha exclusiva para priorizar las muestras de amor; incluso cuando este día especial hace que los restaurantes suban sus precios y que las tiendas de peluches aprovechen para cobrar más caro de lo normal.

El mercantilismo del 14 de febrero

Como en el Día de los Enamorados hasta el más gruñón quiere que le den un regalo (así sea de amigos), la explotación que el mundo de la publicidad le ha dado a esta festividad es exageradamente alta. Este día ha sido mercadeado mucho más allá de un lapso de 24 horas en las que le importa a las personas un poco más sus seres queridos y desean darles algún detalle a los más significativos. A partir de películas, libros y finalmente, la globalización, este día que comenzó con un cura que casaba en secreto a los enamorados se convirtió en una de las cunas del mercantilismo y el provecho para los negocios.

¿Por qué?

Para que este trayecto tenga un sentido social, tenemos que entender quién fue el culpable de la mercantilización de esta festividad. Según varios estudios, los factores más determinantes suelen ser las películas y libros de amor, aunque curiosamente, hay uno que supera a los dos anteriores: Las tarjetas de Hallmark.

En el libro llamado The Romance of Greeting Cards escrito por Ernest Dudley Chase, se explica la importancia y el sentimentalismo de acercarse al sexo opuesto con una carta hecha a mano, para el momento que nació esta tradición (alrededor de 1669). Aunque era alentado y significativo para la época, nunca se comercializó hasta el siglo XIX, época en la cual empezaron a establecerse varias compañías de imprenta de tarjetas de San Valentín en Inglaterra. Para este entonces, las empresas que intentaron cruzar el charco fracasaron rotundamente. Fue para 1840 que la festividad renació, puesto que se presentó de manera que otros comercios como floristas, joyeros, dueños de restaurantes y demás pudieron subirse al tren la comercialización de San Valentín.

De esta manera nace Hallmark, la compañía más grande de tarjetas. Aunque su fecha tope es Navidad -así como la de muchas otras empresas-, se estima que solo para el Día de San Valentín se venden alrededor de 150 millones de cartas.

Estimación de gasto

La estimación de gasto depende estrictamente del país y su cultura; sin embargo, este siempre se mantiene en cifras elevadas alrededor del mundo. De hecho, MasterCard registró en 2016  1.5 millones de transacciones a nivel mundial.

Si tenemos que calcular el valor agregado de los productos por la mera razón de ser San Valentín, el gasto extra en diseño corazonado, acompañado con la carta y la cena que le sigue, este es un día bastante caro en el bolsillo de cualquiera.

En España, se estima de ser treinta euros por cabeza, en Inglaterra son 53 libras y en Estados Unidos remonta con 142,31 dólares. En cuanto a América Latina, el gasto ha ido creciendo paulatinamente, sosteniéndose en un monto alto en los últimos años, en los cuales ha crecido un 25%.

Para ilustrar un poco el panorama: Un 54% del gasto se refiere a las invitaciones a comer (es la región que más gasta en restaurantes) y un 23% sólamente en hotelería. En cuanto a los regalos, el dinero invertido en flores se ha duplicado, quedando en un 92%; nada más el área de joyería se ha beneficiado de un 67% más de ventas.

Es decir, los latinos somos cada vez más wannabes.

Los más beneficiados

A pesar de que existan miles de enamorados y mejores amigos alrededor del planeta tierra, los más beneficiados en San Valentín son sin duda los vendedores de chocolate, flores, joyas, dueños de restaurantes y hoteles, y finalmente, cualquier vendedor sagaz que logre conseguirle un sentido a la festividad dentro de su negocio. De hecho, un estudio descubrió que en América Latina un 93,4% de las parejas pensaba comprar un regalo, mientras solo un 5,6% de las personas dicen que no quieren hacer nada.

En Latinoamérica

Los negocios más beneficiados varían en cuanto al país. Aquí un pequeño resumen sobre qué tiendas estarán más pobladas el día de hoy según el país:

  • México: en este país lo celebran con caramelos, flores y globos.
  • Guatemala: se dan regalos sentimentales y chucherías. Dato curioso: se le dice Día del Cariño.
  • El Salvador: se suele hacer un Amigo Secreto para luego darle un regalo a esa persona.
  • Perú: el regalo más fundamental es una (o muchas) orquídeas.
  • Bolivia: se dan principalmente galletas, dulces y flores.
  • Argentina: veremos regalos y dulces circulando las calles argentinas este día.
  • Venezuela: se celebra compartiendo en grupo o pareja y regalándose flores, chocolates y tarjetas.
  • Brasil: el 14 de febrero suele coincidir con la fecha del carnaval y para los cariocas la rumba es más importante que el amor, celebran el día “Dos Enamorados” el 12 de junio y se regalan los habituales chocolates y rosas.

Si lo separamos por categoría, existen sectores que se benefician más que otros, pero el sentimiento de bonanza es el mismo entre todos los negocios involucrados. Después de todo, se gastan $13,290,000,000 a nivel mundial.

Un 37,8% de las personas planean en comprar flores, por eso las floristerías estiman triplicar su cultivo (este número ha aumentado en un 20% cada uno de los últimos años). Un 21% de las personas optan por joyería, la cual es presentada con colecciones nuevas justo para este día tan significativo para las parejas. Por otra parte, un 35% planea salir de casa a una cena romántica, para la cual los restaurantes gastan en decoración y platos especiales, y ese precio extra se ve reflejado en el menú que se consume esa noche.

Podemos concluir que el Día de San Valentín puede terminar de varias maneras depende de la persona:

  1. Un día para ser un cascarrabias que odia el amor y planea quedarse en su casa viendo Netflix.
  2.  Una persona que contribuye al consumismo y decide reunirse con sus amigas o pareja para un compartir agradable.
  3. Un adicto al día de los enamorados que como no pudo escoger entre cena, regalo y flores, escogió los tres. Either way, buena suerte este 14.

Cómo el resto del mundo celebra El Día de San Valentín

Lo típico: él te busca, te da flores y chocolates, salen a cenar, si es demasiado cursi te da un regalo, tú le das otro, piden un postre romántico, comen a la luz de las velas, se embriagan ligeramente y antes de dejarte en tu casa te despide con un beso apasionado de amor.

Las películas o la repetición de este cliché por nuestra propia cuenta, han colaborado de cierta forma a prescribir un manual para llevar a cabo un 14 de febrero exitoso. De saltarse cualquiera de estos pasos, puede que tu pareja u “otra mitad” se sienta ofendido.

La presencia simbólica de cada parte de este ritual contribuye a que se piense que lograste un día de los enamorados a la perfección.

Un tanto condicionados por la cultura estadounidense, para nosotros las flores, la cena, las velas y los chocolates son los elementos que representan el 14 de febrero. Sin embargo, como es de esperar, otras culturas rinden homenaje a sus parejas el día de San Valentín de una forma un tanto distinta.

Japón

En Japón, una sociedad donde las mujeres usualmente son reservadas y tímidas, el 14 de febrero ellas son las que presentan a sus parejas chocolates para demostrar cortesía y afecto. La tradición data de 1936 en Kobe, lugar donde se mostró el primer anuncio del Día de San Valentín en un periódico inglés, con el propósito de incentivar las ventas entre los extranjeros que celebraban la festividad. Existen distintos tipos de chocolates para entregar y cada uno va cargado con un significado. Giri-choko es el chocolate de la obligación que no va cargado de connotación romántica que se le da a jefes, Cho-giri choko es el tipo de chocolate aún menos personal que se le da a personas ajenas a la mujer que los regala, por ejemplo un amigo del trabajo, Honmei- choko es aquel reservado únicamente para los novios, amantes o esposos, y el Tomo- choko es el tipo de chocolate más nuevo, destinado a las amigas.

Las compañías chocolateras con el propósito de elevar las ventas, inventaron una festividad nueva el 14 de marzo llamado “Día Blanco”, en la que los hombres deben regalar chocolates de vuelta a aquellas mujeres que les dieron presentes el mes pasado.

Corea del Sur

En Corea del Sur se copiaron de la tradición japonesa y celebran el Día de San Valentín y el Día Blanco de la misma forma. Sin embargo, ellos se idearon el “Día Negro” que se celebra el 14 de abril, en el que aquellas personas que no fueron regaladas con ningún trazo de cacao, se reúnen en restaurantes a comer fideos. Muchos lo ven como la celebración entre amigos de la vida soltera, otros como el luto de aquella relación amorosa inexistente.

Taiwán

En Taiwán la cosa es igual, pero al revés. Los hombres regalan presentes y chocolates en San Valentín y las mujeres les agradecen en el Día Blanco.

Los países nórdicos

En Dinamarca y Noruega celebran de una manera aún más extraña. El 14 de febrero, los hombres escriben gaekkbrevs que significa “pequeños poemas de amor” y se los envían a sus amadas. Las cartas son anónimas y la firma debe ser con una cantidad de puntos equitativa a la cantidad de letras del nombre del autor. Si la mujer adivina, el hombre le regala un huevo de Pascua que recolectará más tarde en el año. Si falla en adivinar su admirador, ella le deberá el huevo de Pascua a él.

En Finlandia y Estonia no celebran el amor, sino la amistad y lo llaman Ystavan Paiva o Sobrapaev que significa pues eso, “Día del amigo”. El 14 de febrero los amigos se dan regalos y cartas, y es un día popular para hacer la propuesta de pasar de amistad al noviazgo y a veces al altar.

Eslovenia

En Eslovenia son muy románticos y marcan el día de San Valentín como el inicio de las cosechas de vino y trabajo de campos en primavera. Ellos creen que este día es cuando los pajaritos del campo se casan (prácticamente es la época de apareamiento) y si uno desea verlos casarse (o mejor dicho, aparear) debe caminar descalzo por la tierra. Apartando el sentido agricultural, los eslovenos celebran realmente el amor el 12 de marzo.

Gales

En Gales el 25 de enero es la fecha que celebran el amor. Remontado a una antigua leyenda donde una princesa en el siglo V se enamora de un paisano que por supuesto resultó en amor prohibido. La princesa desesperada de tristeza corrió al bosque donde se encontró con un ángel que le dio una poción para enfriar su amor por el paisano, pero la poción hizo más que eso, congeló al joven y dejó a la princesa desolada. En llanto la princesa le pide al ángel tres deseos para arreglar su vida y este se los concede. El primero era que su enamorado se descongela, el segundo era la protección sobre aquellas parejas que realmente se aman y el tercero era que ella nunca se casase. Cumplidos todos los deseos, la princesa se convierte en monja y el joven se dedica a la vida religiosa. Desde entonces se celebra “El Día de Santa Dwynwen”, fecha en la cual los hombres, sin ningún motivo alguno, regalan a sus amores cucharas. Y todo lo que acabamos de decir es cierto.

Inglaterra

En Norfolk, Inglaterra, el 14 de febrero se dice que acecha una especie de Santa Claus llamado “Jack Valentine” que en vísperas del día de San Valentín deja regalos para los niños.

Filipinas

En Filipinas últimamente se ha hecho popular las bodas en masa. Donde se reúnen miles de parejas para ser casadas al mismo tiempo el 14 de febrero.

Italia

En Italia antiguamente se celebraba el Día de San Valentín el mismo día que el Festival de Primavera, día en el cual los enamorados caminaban por las calles de la mano y se leían poesía. También existe una tradición en la que las mujeres se despiertan antes que salga el sol y caminan por las calles; en teoría, el primer hombre que veían iba a ser el hombre con el que se iban a casar en menos de un año.

‘Single’s Awareness Day’

Si bien el 14 de febrero es celebrado mundialmente para homenajear al amor y a las parejas (por más poco ortodoxa que sea la celebración), en años recientes se ha empezado un movimiento llamado Single’s Awareness Day que busca enaltecer la vida de aquellas personas que están solteras el Día de San Valentín.

Aunque sus siglas digan “S.A.D.” el Single’s Awareness Day ha cobrado más popularidad mundialmente que muchas otras festividades nuevas por su tono jocoso.

Muchos reconocen el 15 de febrero como la verdadera fecha del S.A.D. y es un momento para que aquellos que están solteros no están gastando plata en regalos innecesarios y que tienen todo el espacio de la cama para dormir libremente.

Ya sea recibiendo cucharas, regalando chocolates o bebiendo vino en solitario, el 14 de febrero es un día en el que el mundo entero se detiene y piensa viendo con aprecio tanto a sus parejas, como a los ceros a la derecha de su cuenta bancaria.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
‘Right Now’, de Aziz Ansari: la representación de la consciencia moderada