De los reflectores al podio: celebridades en la política

De los reflectores al podio: casos de las celebridades en la política

El año pasado el mundo se sorprendió cuando el comediante Volodimir Zelenski fue electo presidente de Ucrania. El actor comenzó su carrera política en la pantalla chica, lo que supone un caso excepcional en la historia del país mas no lo es así en el resto del mundo. Casos en los que celebridades que incursionan en la política, ya los hemos visto antes y algunos con muy buenos resultados llegan a ser más importantes fuera de las pantallas de televisión.

En la serie Servidor del pueblo, la cual no solo protagonizó previamente Zelenski sino también le da nombre a su partido, este interpreta a un profesor que es electo presidente de Ucrania cuando sus clases se vuelven virales. El programa fue producido por Kvartal 95, productora del comendiante, y se mantuvo al aire hasta 2019 cuando Zelenski anunció su candidatura, representando al partido creado por los trabajadores de Kvartal 95.

La fina línea que divide el mundo del entretenimiento y el de la política ya fue traspasada a finales de los años treinta cuando Ronald Reagan, hasta el momento actor de la Warner Bros., se postuló para la gobernación del estado de California. Posteriormente, Reagan  se convirtió en el 40° presidente de los Estados Unidos, uno de los más célebres por conducir al país al final de la Guerra Fría con su gran carisma y manejo mediático, y con un plan económico que terminaría por empobrecer al país.

Ronald Reagan celebridad
Ronald Reagan en la película western The Bad Man (1941)
Metro-Goldwyn-Mayer

Igualmente, Silvia Pinal, una de las actrices pioneras del teatro musical en México, incursionó en la política después de casarse con quien fue el gobernador del estado de Tlaxcala, Tulio Hernández. Pinal escaló desde su posición como esposa del gobernador hasta obtener un puesto en la Asamblea de Representantes como miembro del Partido Revolucionario Institucional y contribuyó a la creación de leyes que favorecieran a la industria cinematográfica y teatral en México.

Esta tendencia de celebridades que ejercen cargos públicos aumentó recientemente y la elección de Volodimir Zelensky es solo una de las tantas pruebas de ello. Grandes estrellas como Arnold Schwarzenegger también han entrado en la escena política. El actor de Terminator, al igual que Reagan, se desempeñó como gobernador de California entre 2003 y 2011. 

celebridades en la política
Cynthia Nixon en su presentación de candidatura
Cindy Ord. Getty Images

Quizás el caso más relevante de los últimos años es el de Cynthia Nixon. La actriz que interpretó a Miranda Hobbes en Sex and the City presentó su candidatura para las elecciones gubernamentales de Nueva York de este año. Sin embargo, Nixon se retiró de la carrera al perder la primera vuelta frente a su contrincante, Andrew Cuomo.

No es extraño que celebridades busquen puestos en la política, ya que para ambas áreas se necesita una gran cantidad de carisma y astucia. Lo que sí es difícil es que se desempeñen en los dos ámbitos al mismo tiempo, pues también son oficios que demandan tiempo y compromiso. Esto nos lleva a casos en los que las personas se decantan por un solo camino. 

El estado de California en Estados Unidos es la meca de las celebridades que se convierten en políticos. Clint Eastwood, por ejemplo, comenzó y terminó su carrera política en 1986, como alcalde de la localidad de Carmel y decidió no presentarse para la reelección culminando su periodo presidencial para enfocarse en su carrera artística.

Redes sociales: el nuevo espacio para la política

Si antes la televisión era el medio en el que se unían el entretenimiento y la política, las redes sociales se convirtieron en un punto de encuentro para las celebridades y los políticos, por lo que no es sorpresa que los artistas que esperan tener algún efecto en las políticas públicas decidan utilizar sus redes sociales para apelar a un público mayor.

Una de las figuras más controversiales que ha tomado este camino y no viene exactamente del mundo del cine es Donald Trump, empresario y personalidad de televisión que llegó a la presidencia en 2017 y desde entonces no ha dejado de exponer su visión del mundo en su cuenta de Twitter. Ya no se trata, entonces, de celebridades valiéndose de herramientas del marco político, sino todo lo contrario, es la tendencia cada vez más común de los políticos de usar sus redes de forma más personal, casi como lo hacen los influencers hoy en día.

Donald Trump
Donald Trump
Carolyn Kaster. AP

Veamos, por ejemplo, el caso del presidente de El Salvador, Nayib Bukele. El dirigente millennial se hizo viral en redes por tomarse un selfie en medio de una conferencia de la ONU y su campaña estuvo marcada por una pauta en específico: buscar el apoyo de las generaciones más jóvenes. 

En un mundo en el que comienza a entrar en el juego electoral una masa de jóvenes que hace vida en las redes y en su mayoría apuesta por políticas que se distancian completamente del conservadurismo de las otras generaciones, como la legalización de la marihuana y los derechos LGBTQ+, el medio digital cobra mucho más protagonismo. Este tipo de estrategias, puestas en marcha a través de las plataformas digitales y, en ocasiones, de las propias cuentas de los dirigentes políticos, son especialmente atrayentes, pues muestran una forma distinta de hacer política.

Así como los políticos escriben libros durante sus campañas, yo estaré haciendo música en la mía. No es una broma, es mercadeo 101.

Kid Rock, hablando de su posible postulación para un puesto en el Senado de Michigan

No obstante, no hay garantías de un cambio sustancial en la política con las celebridades, así como tampoco las hay con muchos de los políticos. La creciente tendencia entre los artistas de incursionar en la política está respaldada por el voto de una multitud que espera un cambio frente a las actitudes tradicionales de los políticos de ahora, pero eso no quiere decir que los famosos sean mejores que ellos.

Durante las elecciones de 2016 en Estados Unidos, en las que salió electo Donald Trump, el actor Mark Wahlberg su expresó opinión sobre las celebridades que manifiestan fuertemente sus opiniones políticas, y es que estos no viven como el común denominador, por lo que es más difícil para ellos el llegar a relacionarse con las necesidades de toda la población. Aunque, por otra parte, su falta de conexión con la realidad del público general, no contrarresta la validez de sus ideas.

Sabes, esto [la victoria de Trump] demuestra que la gente ni siquiera está escuchando de todas maneras. Quizá compren tu CD o vean tu película, pero tú no les pones comida sobre la mesa. Tú no pagas sus cuentas. La mayoría de Hollywood vive en una burbuja.

Wahlberg en entrevista con Task and Purpose

No podemos saber a ciencia cierta si una persona será mejor o peor servidor público basándonos en su carrera artística, lo que sí sabemos es que la política mundial está cambiando y buscando nuevos representantes que lideren a las generaciones más jóvenes que esperan hacer un cambio en el mundo con un concepto distinto de lo que es la política. Nos tocará esperar y juzgar si esta nueva generación de presidentes, alcaldes y gobernadores cumple con todas nuestras expectativas.

TheA logo
Más artículos
violencia doméstica cuarentena
El abrumador aumento de la violencia doméstica durante la cuarentena