Arrestan al hombre que prometió un festival más «fashion» que Coachella

El infame Fyre Festival parece que por fin empezar a cobrar culpables.

El 27 de abril de este año, menos de 24 horas después de haber sido inaugurado Fyre Festival se canceló gracias a enojados clientes, mal pagados trabajadores y enfurecidos inversionistas.

El festival que se vendió en las redes como un «Coachella elitesco» donde te ibas a codear con celebridades, modelos y dónde ibas a disfrutar de comida gourmet de la mano de asombrosos chefs, además de conciertos íntimos por parte de renombrados personajes del mundo de la música; ofreció a las personas que pagaron una pequeña fortuna por las entradas, sánduches en empaques de anime, tiendas de acampar defectuosas y poca (por no decir ninguna) infraestructura para la música, mucho menos para los invitados.

Ver artículo relacionado: Fyre Festival, el nuevo Coachella que salió mal.

En una velocidad más rápida que lo que tarda hacer “click”, el rotundo fracaso del Fyre Festival inundó las redes sociales, en las que tanto compradores como inversionistas levantaban antorchas y espadas virtuales exigiendo el arresto del culpable de esta gran estafa.

Este martes, se les hizo justicia.

Billy Mcfarland, el creador de Fyre Media, fue arrestado con cargos de estafa electrónica por los que será juzgado en el Estado de Nueva York. Este arresto se suma a la docena de demandas que tiene desde que se canceló el festival, las cuales involucran la devolución de las entradas y el pago al poco personal contratado.

El Fyre Festival que tanto escándalo creó al principio con su publicidad, que involucraba media docena de ángeles de Victoria’s Secret en la isla caribeña que antiguamente pertenecía a Pablo Escobar, y el disgusto que levantó durante su corta existencia; involucró desde abril al FBI que levanta los cargos ante McFarland por supuestamente estafar a sus inversionistas.

Los inversionistas hicieron aportes de millones de dólares al proyecto, y desde el fiasco del festival no han recibido respuesta de la mente maestra que orquestó el Fyre Festival. Se supone que el evento estaba casi completamente financiado por los inversionistas entre los que figura la ejecutiva de moda Carola Jain, quién puso $ 4 millones.

“El señor McFarland presuntamente presentó documentos falsos para convencer a los inversionistas para que pusieran millones de dólares en su compañía”.

Fue la declaración que dio el abogado Joon H. Kim que representará al Distrito de Nueva York en el caso.

McFarland por su parte se ha escudado bajo la impecable excusa de que simplemente no contaba con la experiencia suficiente para llevar a cabo el festival.

Tremendo pretexto para desaparecer en llamas millones de dólares.

TheA logo
Más artículos
La homofobia en Rusia no es una novedad