Las Naciones Unidas podrían hacer ilegal la "apropiación cultural"

Las Naciones Unidas podrían hacer ilegal la «apropiación cultural»

En el 2017, cualquier controversia o malentendido que involucre un disfraz y dos culturas lleva el nombre de “apropiación cultural”. No importa qué sea, o dónde haya sido, el término es una tarjeta válida para cualquier ocasión.

Y es que lo que comenzó como un término para designar el acto de usar cosas de una cultura que no es la propia, ahora es concebido como un crimen apocalíptico que juega con sociedades que han sido oprimidas históricamente.

En pocas palabras, una dinámica de poder en la que la “cultura dominante” usurpa elementos de otra cultura (que previamente ha sido oprimida por ella) sin tomar en cuenta la connotación, el origen y el significado del elemento.

Por ejemplo, usar dreadlocks si eres blanco y vestir kimonos si no eres asiático.

Sin embargo, a la luz de esta corriente de pensamiento todo lo que hacemos es apropiación cultural; porque querámoslo o no, nuestro tatara-tarara abuelo creía en la supremacía blanca y pensaba que los asiáticos eran raros.

En la era en la que lo políticamente correcto es un principio de vida, el efecto secundario de la globalización y multiculturalidad es condenado socialmente. Y las Naciones Unidas quiere cambiar eso, para también incluir una penalidad en el marco legal.

Delegados de casi 200 países se reunieron en Ginebra como parte de un Comité Internacional Especializado dentro de la sección de WIPO (World Intellectual Property Organization) de las Naciones Unidas para discutir las repercusiones legales que se pueden implementar para proteger la propiedad indígena; desde los diseños aborigines hasta lenguaje de las comunidades.

Esta es una petición que se le viene haciendo a las Naciones Unidas desde el 2001, mucho antes de que Marc Jacobs peinara a sus modelos con dreadlocks y Urban Outfitters estampara su ropa interior con diseños tribales.

Les tomó 16 años que el asunto llegara a las mesas de la ONU, pero según lo que le dijo James Anaya, decano de leyes de la Universidad de Colorado, al comité, las Naciones Unidas “obligarán a los estados a crear procedimientos penales y civiles eficaces para reconocer y prevenir la toma no consensual y la posesión, venta y exportación ilegítima de expresiones culturales tradicionales”.

Y es así como el órgano internacional quiere establecer posibles ramificaciones legales para aquellos que “abusan” estéticamente de las culturas indígenas. Lo que en teoría no suena como un mal objetivo, siempre y cuando las áreas grises de la apropiación de cultura sean definidas. Porque todos sabemos lo controversial y subjetivo que puede ser la “apropiación” y la línea que comparte con la “apreciación” de culturas.

Además, es una práctica que nunca se ha caracterizado por ser un tema de “blanco o negro”, como lo exige la Ley; las culturas son dinámicas y muchas veces las fronteras geográficas no limitan costumbres, religiones y creencias.

Mientras la ONU tenga claro eso, quizás pueda definir la apropiación de culturas como algo más tangible y menos subjetivo, que al final del día no tenga nada que ver con “culturas opresoras” o “culturas sumisas”. 

TheA logo
Más artículos
industria de la moda pandemia
Un solo tejido: el altruismo de la industria de la moda ante la pandemia