Wooops! ya me pueden odiar

Por todo lo sorprendentemente creativo que ha sido Black Mirror imaginando futuras tecnologías y los usos que les daríamos, en cuanto a estructura narrativa ha sido repetitivo y flojo. En otras palabras, en cuanto a fondo es Elon Musk, en cuanto a forma es Don Francisco.

Tómate unos segundos para pensar en cómo te sientes viendo un episodio -cualquiera- de Black Mirror. Lo más probable es que primero estés intrigado, progresivamente la intriga es reemplazada por un ligero espanto ante la realidad que te presenta. Por debajo, empiezas a juzgar a la “clase de sociedad” que se manejaría de esa manera. En el punto máximo de tensión, estás totalmente asqueado con lo que sea que esté pasando. Y cuando tu incomodidad está al máximo, viene el giro. Normalmente es que alguien es solo una simulación, o que el protagonista en realidad está mejor después de cualquier desgracia sufrida.

No es que una serie tenga que inventar el agua tibia, pero tampoco puede aspirar a ser innovadora y “disruptiva” si está siguiendo el mismo patrón en cada capítulo desde hace 3 temporadas. Estamos viendo básicamente una versión más producida y con mejor presupuesto de Nuestro Insólito Universo.

Además muchos de los episodios de la segunda y tercera temporada se sienten como un sermón. Sí… la tecnología puede “salirse de control”, y sí, “somos esclavos de la conveniencia y el confort que nos da”... ¿No hay más nada que decir?. Eso es exactamente lo que nos diría cualquier papá tecnófobo, no hay nada innovador ni creativo en hablar del medio a la tecnología en su expresión más básica. Incluso cuando la serie se mueve hacia preguntas más actuales como “¿un robot puede tener los mismos derechos que los humanos?”, lo hace con inseguridad y se devuelve a su terreno flojo y conocido de “la tecnología puede ser mala. We know, Black Mirror.

Dicho de otra manera: si quieres puntos hipsters por ver una serie edgy, es hora de buscar en otro lado. 

Leer más:

Las 5 series que me han dejado más despechada en la vida

Las series que tienes que ver según tu mood