Si no has visto esta serie, estás haciendo algo mal

Si he hablado aunque sea un par de veces contigo, lo más probable es que te haya recomendado Unbreakable Kimmy Schmidt en algún momento. Si no lo he hecho, prepárate, porque estoy a punto de hacerlo.

umbreakable-kimmy-schmidt-temporada-3

Puede que te interese:

La serie creada por Tina Fey y Robert Carlock es de lo más genial que se ha producido en años recientes. Nace de una premisa oscura que afronta con el más increíble y absurdo humor, y el resultado es simplemente perfecto. Cuenta con cuatro temporadas y ha recibido 18 nominaciones en los premios Emmy desde su estreno en 2015.

La historia se centra en Kimberly "Kimmy" Schmidt (Ellie Kemper), una mujer que debe acostumbrarse nuevamente a vivir en el mundo real luego de haber estado secuestrada en un bunker en Indiana por 15 años junto a tres mujeres más. Luego de su rescate, Kimmy se muda a Nueva York, en donde conoce a Titus (Tituss Burgess), a Lilian (Carol Kane) y a Jacqueline (Jane Krakowski), quienes la ayudan a adaptarse a la movida ciudad.

El pasado 25 de enero, se estrenó la segunda entrega de la cuarta y última temporada, la cual fue dividida en dos partes. Como buena fan del show que soy, me la devoré en un instante y solo tengo algo que decir sobre ella: es magnífica.

Esta última temporada es la más arriesgada de todas y eso es algo que realmente aprecio. No es difícil darse cuenta de que no hubo nada ni nadie que detuviera a los guionistas en esta oportunidad y el resultado es extremadamente satisfactorio. El humor de la serie se vuelve más absurdo que nunca y no solo adopta elementos de la cultura pop, como es costumbre en el show, sino que también incorpora temas actuales como es el movimiento #MeToo. Incluso Ronan Farrow, hijo de Woody Allen y uno de los encargados de sacar el caso de Harvey Weinstein a la luz, hace un cameo en uno de los episodios.

unbreakable-kimmy-schmidt

El cierre de Unbreakable Kimmy Schmidt es perfecto salvo por un detalle: se siente apresurado. Esto tal vez se deba a que la temporada haya sido dividida en dos partes puesto que no querían que la audiencia adivinara cómo iba a terminar la serie en mayo de 2018, cuando se estrenó la primera entrega. Por esa razón, el final es un tanto abrupto, pero esto no es suficiente para que deje de ser grato y conmovedor.

Cada personaje termina en un terreno muy diferente al que ocupaban al inicio de la serie. Sin embargo, esta evolución jamás se siente forzada ni brusca; al contrario, es placentera, merecida y honra la naturaleza y el mensaje que ha buscado transmitir el show desde el primer día.

Otro aspecto genial es que la serie termina justo cuando debe hacerlo. Este no suele ser el caso de la mayoría de los programas de televisión, los cuales se extienden por más temporadas de las que deberían, hasta que sus guionistas se quedan sin ideas. Unbreakable Kimmy Schmidt respetó sus límites y se retiró con gracia antes de que fuese demasiado tarde.

Tina Fey, que además actúa en algunos episodios de la serie, nuevamente nos regaló contenido que, más allá de su fin, seguiremos viendo por años. Unbreakable Kimmy Schmidt ha sido, hasta ahora, mi comedia favorita de Netflix. Nunca se sintió como una apuesta segura, nos dio una cantidad infinita de momentos graciosos —y, por ende, memes también, por algo el internet está lleno de GIFs de Tituss Burgess—, enseñanzas sobre el mundo real y nos permitió disfrutar de la química genuina que tienen todos sus actores. Por un lado, me entristece despedirme de esta serie tan especial, pero por otro, sé que estaré volviéndola a ver más pronto que tarde. Y, ¿quién sabe? Capaz no tenga que lamentar el fin de este programa, puesto que hay rumores de que el elenco volverá a reunirse para producir una película basada en estos personajes

banner