¿Esos no son los de ‘(500) days of Summer’?

Al ser una aficionada de la música que está obsesionada por saber más de todos -intensa, lo sé-, tuve que inventar una columna que habla de la historia de ciertos artistas y porqué son relevantes para la cultura pop.

Como una seguidora casi fiel del movimiento musical post-punk, The Smiths es una de mis bandas favoritas y referentes; por eso, era completamente elemental que escribiera sobre ellos.

Conocidos por aparecer en el soundtrack de varias películas indie como una que otra de John Hughes, The Perks of Being A Wallflower, Never Been Kissed y por la que muchos los conocen, (500) days of Summer.

Pero ellos no son solo eso, en realidad son mucho más, marcaron a generaciones de músicos y se volvieron referencia en el mundo de la música alternativa (se puede ver claramente en AM de Arctic Monkeys). Aquí encontrarás todos los detalles de porqué The Smiths son unas estrellas que siguen brillando actualmente.

¿Cómo comenzó todo?

Durante los años ochenta, Inglaterra estaba pasando por una situación de estanflación que hizo que más de 150 mil personas perdieran su trabajo entre 1961 y 1983; por ello, la escapatoria de muchos fue encapsularse en películas, literatura y música. Así comienza la historia de The Smiths.

En 1982, dos chicos se reúnen en Mánchester para crear una banda, uno aportando una voz y letras completamente distintas a las que estamos normalmente acostumbrados -Morrissey que era un escritor desempleado, amante de Oscar Wilde-, y el otro -Johnny Marr-, la vibra musical con la innovación de no usar solos de guitarra. Poco a poco, fueron reclutando al resto de la banda: a Mike Joyce en la batería; y a Andy Rourke, en el bajo. 

El vocalista, contó en una entrevista en 1984 de un programa de TV para jóvenes, llamado Data Run, que la banda consiguió su nombre porque él decidió que el apellido era el más común, porque “era hora de que el folk ordinario mostrara sus caras”.

El conjunto llegó al estrellato cuando firmaron un contrato para lanzar cuatro álbums con la firma Rough Trade para publicar el tema Hand in Glove en 1983, y comenzaron a ganar más espacio en el público por las controversias de sus letras, entrevistas llenas de opiniones fuertes y el performance en el escenario de Morrissey. El año siguiente, lanzaron su primera recopilación de canciones llamada Hatful of Hollow -uno de mis favoritos.

Desde este LP, hasta 1987 -el final de todo- hicieron cuatro álbumes de estudio, un EP y siete recopilaciones: llenas de líricas que desbordan melancolía muchas veces y de historias que necesitaban ser contadas. 

Algo relevante que contar de ellos es que nunca llegaron a ser mainstream porque -por Rough Trade- no pudieron hacer giras mundiales para expandirse, esta fue una de las razones por las que decidieron cambiarse de firma discográfica. Tuvieron problemas legales porque fue antes de su cuarto álbum, pero al final, en medio de eso, pudieron sacar The queen is death con la disquera EMI.

‘The end of everything’

Unos dicen que The Smiths terminó porque la relación entre Johnny Marr y Morrissey era demasiado tensa por sus diferencias artísticas, pero muchos no saben cuál fue la verdadera razón.

La banda terminó porque Marr decidió salirse de ella por diferentes motivos; entre esos, que él estaba ejerciendo el cargo de mánager porque no tenían ninguno oficial. A pesar de que en ese momento había muchos y talentosos, pero ninguno lograba dominar a la banda; por eso, Johnny tuvo que tomar el puesto.

Luego de que esto pasara, los jóvenes comenzaron a distanciarse, hasta que llegó el punto en el que rompieron todo y se acabó.

Posiblemente te encante:

Lo que vino después

Después del final, Morrissey y Marr sacaron música como solistas, pero no tuvieron tanto triunfo como su conjunto. Los otros dos, siguieron trabajando como músicos del vocalista, al igual que para otros artistas relevantes del momento como Sinéad O'Connor.

En 1996, comenzaron la batalla por las regalías de la banda y los otros miembros, Mike Joyce y Andy Rourke, solo se quedaron con el 10% de las mismas, mientras que los otros dos con el resto. Luego de eso, tuvieron otros problemas que no comentaré porque son más chismes que otra cosa.

El legado

Después de todo, la banda nos trajo un enfoque completamente distinto al que la gente estaba acostumbrada con el punk de los setenta e inicios de los ochenta, y nos hizo ver que al mezclar estilos completamente distintos como el de New York Dolls, The Cramps y girl-groups de los sesenta.

En conjunto a esto, sigo diciendo: la forma de escribir de Morrissey es lo que ayudó completamente a The Smiths a posicionarse como una de las bandas más importantes del mundo alternativo, nada más con escuchar un “please, please, please… let me get what I want” o “A death for no reason, and death for no reason is murder” es como wow.

Y sé que para muchos es música depresiva que escucha la “gente dañada” como Tom porque tenía muchos problemas, pero ya quedará para otra ocasión-, pero en realidad, el conjunto pasó a la historia porque marcó una época en la que a la gente le daba miedo hablar de temas controversiales, y ellos lo hablaban sin ningún problema: maltrato/asesinato animal, suicidio, depresión y amor a la humanidad son algunos de los temas que tocaban.

Estas formas de sonido y de composición, aunque parezcan obsoletas, siguen vigentes con artistas como Arctic Monkeys y The 1975, al igual que muchos otros de rock alternativo. Porque a pesar de que los hayamos olvidado a ellos y a muchos otros, los seguimos recordando de una u otra manera.