Luego de Michael, vino JT

Al ser una aficionada de la música que está obsesionada por saber más de todo —intensa, lo sé— tuve que inventar una columna que habla de la historia de ciertos artistas y porqué son relevantes para la cultura pop.

Algunos artistas son recordados por ciertas cosas. A este lo recuerdan por ser parte de un boy band, ser ex de una rubia a la que le escribió dos álbumes y por salir en una que otra película. Estamos hablando de, nada más y nada menos, Justin Timberlake, uno de los artistas más amados de las últimas dos décadas.

Este artista no tiene un LP en solitario que esté cumpliendo más de una década, como pasó con Britney, pero tiene una carrera consolidada que merece la pena recorrer desde el principio.  

Ver relacionados:

¿Cómo comenzó todo?

El 31 de enero de 1981 nace un pequeño niño rubio con el nombre de Justin Randall Timberlake, que terminaría siendo para muchos el hombre más sexy del mundo por bastante tiempo.

Según Biography.com,  Justin estuvo siempre rodeado de músicos como su abuelo que le enseñó a tocar la guitarra y su tío que formó parte de una banda de bluegrass. Además, siempre estuvo rodeado de blues por vivir en Memphis, ciudad de B.B. King y de Elvis Presley.

Su carrera inició en 1993, con The New Mickey Mouse Club, en el que participaban con estrellas como Britney —ya tocaremos este tema—, Christina Aguilera, Ryan Gosling y un tal J.C. Chasez que después formaría parte de una cosa llamada *Nsync con JT, como cuentan en Pop Dust.

*Nsync

En 1995, tras la cancelación del show de Disney Channel. Justin volvió a Tennessee, para luego ir a Nashville con la idea de volver realidad su sueño de ser artista, grabando sus singles como solista.

Mencionan en Allmusic.com que en medio de eso, Justin fue a Orlando donde conoció a Chris Kirkpatrick y a Joey Fantone; luego, a JC y Lance Bass. Que en un ensayo, se convirtió en el boy band, *NSYNC, que pasaría a ser uno de los más importantes de los 90 y principios del 2000.

Ellos empezaron a ganar fama cuando Lou Pearlman -el mánager de Backstreet Boys y O-Town en ese entonces- se interesó por la banda en un pequeño concierto, y los impulsó en un tour en Alemania, donde lograron posicionarse en Europa. Poco después, pasaron a ser famosos en Estados Unidos por un concierto que dieron en Disney Orlando, que fue rechazado por BSB, cuentan en el documental del canal Bio sobre Timberlake.

En 1997, sacaron su álbum homónimo que tenía singles como Tearing up my heart, I just wanna be with you y Here We Go. Después de él, estrenaron su LP de Navidad, *Nsync: Home for Christmas, para luego pasar por problemas legales y lanzar sus dos últimas producciones: No Strings Attached (2000) y Celebrity (2000).

Durante estos años del principio de la banda hasta el 2002, Justin fue novio de Britney Spears hasta que ella tuvo un amorío con Wade Robson, un coreógrafo amigo de ellos. Esta situación fue devastadora para ellos e hizo que él cambiara completamente.

JT

Después del 2002, con su separación de los hombres de *NSYNC y de Britney, Justin se convirtió en un nuevo personaje completamente distinto al bubblegum guy que estábamos acostumbrados a ver.

Ahora era JT, un ente sexual con letras punzantes en su primer LP en solitario, Justified, que vio luz pública en el mismo 2002 y contó con la ayuda de Pharrell Williams. Esta recopilación de canciones tuvo dentro varias que eran completamente dedicadas a la ex del cantante como Cry Me a River.

Cuatro años después, Justin volvió con un lanzamiento muchísimo más maduro y experimentar: FutureSex/LoveSounds que contó con la producción de Timbaland y Rick Rubin que lo ayudó a ganar cuatro premios Grammy.

La madurez

Después de estos años llenos de descontrol y drogas, Justin pasó al mundo de la actuación, abandonando en un hiato a la música. Comenzó a aparecer en películas como Friends with Benefits, The Social Network y Bad Teacher.

Pero en el 2012, decidió volver con uno de sus mejores productos: The 20/20 experience, donde vemos a un hombre maduro que mezcla el R&B con sonidos innovadores y distintos. Esta producción nos trajo bellezas como Mirrors hecha para sus abuelos.

A partir de ese año, en el que se casó con la hermosa actriz Jessica Biel, Timberlake no ha dejado de trabajar en una imagen positiva como esposo y padre, que se ve en sus nuevas canciones de su último álbum del 2018, Man of the woods, que tiene sentimientos encontrados en mucha gente: les gusta y lo odian a la vez.

A pesar de sus errores y caídas, Justin logró crearse una imagen autónoma alejándose (pero rindiéndole tributo a la vez) de Nsync.  Ahora es todo un hombre maduro que, sin lugar a dudas, se merece completamente heredar el título del rey del pop.