“We shall fight on the beaches”

Cada comienzo de año el foco de nuestras preocupaciones está sobre alfombras rojas, discursos de aceptación y la quiniela malintensa que armaste con tus amigos que se la tiran de cinéfilos.

Razón por la cual, esta vez nos hemos dado el lujo, por segundo año consecutivo, de poner nuestra opinión sobre todas las cosas y resaltar su gran y significativo aporte a la cultura cinéfila, porque todo lo que tenemos que decir sobre las películas que hacen fila para los premios es estrictamente importante y necesario.

Y porque nos pagan por ello.

Así que, con una lista de 20 películas y un grupo de 7 personas dispuestas a deliberar y criticar -a veces profesionalmente y otras veces no tanto- con altos criterios de dirección, guionismo y fotografía, hemos fundado La Akademia The Amaranta.

Porque después de todo el shade que le hemos lanzado a nuestra contraparte, La Academia, no nos queda de otra que crear nuestra propia institución y celebrar unos premios menos polarizados y sensacionalistas -o quizás un poco de los dos- justo antes de que la ceremonia de los Oscars, bajo la estatuilla de Los OsKarinas.

Auspiciado por The Amaranta y GK Media.

Ver relacionado:

#TheAReviews: Lady Bird

#TheAReviews: Shape of Water

#TheAReviews: Call Me By Your Name

#TheAreviews: Get Out

#TheAreviews: I, Tonya

Esto implica, por supuesto, que desde ahora hasta el primero de marzo reseñaremos cualquier película que se atraviese en nuestro camino para comenzar las predicciones a nuestro gran evento (esto es mentira, estudiamos cuidadosamente las nominaciones de los demás premios y críticas para hacer esta lista de películas).

Hoy es el turno de Darkest Hour.

¿Keslokes?

Darkest Hour cuenta la historia de Winston Churchill (Gary Oldman) en los primeros días como primer ministro, que lejos de ser amado y admirado por sus colegas, fue visto como la única alternativa por parte del partido conservador para elegir un sucesor que los laboristas aceptarían. A lo largo de la película vemos como se maneja con un gobierno que no lo quiere, conoce a su secretaria Elizabeth Nel (interpretada por Lily James) y trata a su esposa Clemmie (Kristin Scott Thomas) mientras el Reino Unido deliberaba si hacer o no un trato con Hitler. 

La película desde su estreno ha recibido buenas críticas por su mayor parte, pero lo que las personas y los premios no dejan de aplaudir es la interpretación de Oldman, que por si no lo reconocen por nombre y apellido, sí saben quién es por películas como The Dark Night y por supuesto, Harry Potter en donde hace el papel de Sirius Black. El actor ya se ganó el Golden Globe por mejor actor, un Black Film Critics Circle Awards, un Critics Choice Award y como 5 premios más que mejor encuentran aquí porque me da flojera nombrarlos. Y por supuesto, La Academia nominó esta película a 6 premios pero lo dejó a un lado como mejor película del año. 

Básicamente, el mundo entero amó esta película y aún no entienden como esto: 

84452942

Se pudo convertir en esto:

4743791

¿Kesloké pensé?

Que menos mal que vi Dunkirk antes de ver esta película.

Bueno, eso y un par de cosas más: 

  • La historia de Churchill es hasta más interesante de lo que pensaba.
  • Es demasiado “oscarbait” y seguro arrasa todo como hizo The King's Speech en su momento.
  • Oldman hace una mejor interpretación de Churchill que John Lithgow en The Crown.
  • Los gringos sí que son showseros en pensar que gracias más que todo a ellos es que ganaron la guerra.
  • Definitivamente hay que ser inglés para beber y fumar como un desgraciado y aún así poder ser sofisticado y productivo.

Pero, a pesar de todo esto me llevé una sorpresa al ver que La Academia no nominó a esta película como Best Motion Picture of the Year. Y diré que a pesar de haberla amado, creo que decidieron bien. 

Sí, todo el mundo debería ver Darkest Hour, y sí, Oldman merece todo el elogio que está recibiendo por su actuación. Pero realmente, tampoco consideraría esta película como una de las mejores del 2017. Sencillamente, historias como estas siempre existirán para contar, y he visto mil versiones muy bien logradas de esto toda mi vida. 

No sé si es que todavía estoy picada porque una película como Spotlight le haya ganado a Room o Mad Max. Y no, con esto no quiero decir que Spotlight entra en la misma categoría que Darkest Hour. Lo que quiero decir es que aunque valore mucho las películas que buscan contar historias que ocurrieron en vida real, (porque definitivamente hay unas muy buenas como lo es esta) aprecio (por más shade que le hayamos lanzado a La Academia) que se hayan esforzado por nominar a los Oscars más historias originales. 

Darkest Hour, me encantó. Pero, ¿se convirtió en una de mis películas preferidas del 2017? No. Sospecho que me pasará lo mismo con The Post. 

Eso sí, te amo Gary Oldman. 

¿Khé le daría?

Darkest Hour se lleva La OsKarina por: la Mejor Película para ver con esa persona que no le gustan las películas “demasiado intensas (*ahem* Blade Runner 2049).

Y una nominación por La Película más educativa del 2017.

--

Si quieres saber que otras estatuillas se llevará, asegúrate de sintonizar los premios OsKarinas el 3 de marzo, y no olvides tu pinta marginal porque para los vestidos bonitos están los Oscars.