Es más basura de lo que parecía en su momento

Hace poco durante una cena una amiga y yo empezamos hablar de lo que todas las mujeres están hablando últimamente: Harvey Weinstein y la cultura de violación. Desde que se destapó el escándalo, es cada vez más difícil reunirte con alguien sin que el tema salga a colación.

Me parece un cambio increíble e importantísimo en el discurso público. Además de que ayuda a exponer el problema, trae a colación aspectos que no habíamos considerado antes… como los programas espantosos que veíamos hace 10 años como si fuesen súper geniales y aspiracionales… tipo The Girl Next Door, el show en el que Hugh Hefner básicamente mantenía un harén de mujeres y andaba en pijama todo el día. Era el #lifegoals de más de uno, pero en retrospectiva nada en ese show era ni remotamente admirable...

Holly es la codependencia hecha mujer

Los medios siempre hablaron de cómo estaba desesperada por casarse con Hef. Una y otra vez era una narrativa de amor incondicional, que si lo quería más que las otras, que si era una relación real y no solo para las cámaras. No sé si era cierto pero lo que sí es dolorosamente obvio es que Holly era la cara de la codependencia desde el principio.

Una de las primeras cosas que dice en el programa es cómo se mudó con Hef casi al conocerlo, y justo después explica orgullosamente que su vida entera giraba en torno a él. Para los tabloides era una historia de una pobre mujer atormentada por su reloj biológico, tratando de amarrar al playboy original. En retrospectiva era una tipa muy codependiente y visiblemente miserable en una relación con alguien que incitaba esa clase de comportamiento.

Es súper obvio que los cumplidos eran manipulaciones

Hay una clase de manipulación que fácilmente se confunde con un cumplido. Es esa clase de comentario que desde afuera parece bonito pero en realidad solo está moviendo piezas en una dinámica más profunda. Casi siempre toma la forma de “voy a decirte algo hermoso a ti, no para hacerte sentir bien, sino para que la persona que tienes al lado se sienta mal”.

Es muchísimo más parecido a mandar un mensaje sobre jerarquías, que a genuinamente dar un cumplido. Hef lo hacía todo el tiempo. Hay momentos en los que Hef haciéndole un cumplido a Kendra pero en realidad solo estaba mandándole un mensaje a Holly o dando pie a competencias entre todas.

Bridget era asquerosamente competitiva

Supongo que de su misoginia internalizada se desprendía su necesidad por comportarse como una niña de 5 años en el cuerpo de una mujer de 30 que parecía de 40. En su momento me molestaba horrible su comportamiento soft y aniñado. No puedo decir que ahora me encanta, pero puedo verlo como la máscara con la que escondía su personalidad saboteadora y vengativa.

Bridget tenía una licenciatura en comunicaciones con un énfasis en PR, y luego consiguió un máster en comunicaciones sin ninguna especialización porque su plan era “dejar sus opciones abiertas”. No estamos hablando de una tipa inculta, o víctima de sus circunstancias, que terminó en la mansión porque no tenía nada mejor que hacer con su vida más que pelear con otras mujeres por ver quién era más objetificada.

Con todo y sus estudios, Bridget era la más insegura de todas. No me sorprendería que se sintiera amenazada hasta por su sombra. Y no ayudaba que conejitas más nuevas que ella consiguieran los trabajos que ella quería.

Kendra tiene que haber estado súper high todo el tiempo

Porque esa risa. OMG.

Hugh en serio se veía a sí mismo como un premio

Algo en lo que nunca me fijé realmente es en lo mucho que las 3 novias querían lograr algo dentro de la industria de Playboy. Aunque es más claro en Bridget, todas parecen ver con añoranza el hecho de que otras conejitas podían hacer sesiones de fotos y ver sus carreras despegar mientras ellas simplemente eran novias de Hef.

La cosa es que para Hef eso claramente era un premio. Estoy segura que en el momento se los vendían como algo súper genial, el sueño de todo el mundo. Deben haber resaltado los perks tipo vivir en la mansión Playboy, tener fiestas todo el día, viajar, conocer celebridades, ser considerada irresistiblemente sexy y hermosa. Pero es claro que más de una estaba bastante desilusionada. Hef era un abuelo para ese momento, claramente quería hacer cosas de abuelo. Tenía una rutina súper estricta que imponía a todos, aunque nadie estaba ahí obligado, no sé cómo lo vimos como un ideal de vida en vez de una situación bastante triste para todos los involucrados.

Bridget y Holly parecen estar más cómodas con los horarios y las restricciones, pero Kendra se ve frecuentemente decepcionada cuando su función es ir y venir según los antojos de Hef mientras que otras pueden viajar, ir a fiestas y divertirse. Las noches de películas también se ven particularmente aburridas y el único entusiasmado parece ser Hef.

Mansplaining fest

Logré ver alrededor de 5 episodios antes de estar completamente harta del constante mansplaining de Hef. Con respecto a todo. Desde películas que veían, hasta actividades que claramente no necesitaban tanto detalle. Condescendencia hasta para regalar.

Mucho más conservador que la imagen actual de Playboy

Si se esfuerzan por aferrarse a los roles de género tradicionales, no importa cuantos culos muestren, seguirán siendo conservadores de corazón.

Ned Flanders se indignaría con solo pensar que la mansión Playboy estaba más de su lado que del de John Oliver, pero así era. Es difícil defender a alguien con la bandera del feminismo cuando toda su marca se basaba en institucionalizar comportamientos problemáticos hacia las mujeres.

Playboy ha trabajado para distanciarse de esa época. Estoy consciente de lo cliché que voy a sonar justo ahora: sus artículos lo demuestran.

Han hecho un buen trabajo corrigiendo el daño y hablando de temas importantes como los asaltos sexuales o comentarios políticos sobre la zanahoria podrida actualmente ocupando el puesto más importante de la casa blanca. The Girls Next Door debería ser solo un recuerdo medio deprimente de lo que eran antes.