Chapter 2: Grasshoppers, waterfalls and queens.

¿Cómo es posible que ya hayan pasado 10 días? Feels like forever, pero también como si hubiera llegado ayer. Es interesante como el tiempo deja de ser una preocupación cuando estás sola y cuidándote a ti misma. Ojalá pudiera ser así todos los días. 

A las 8:30 a.m. partí al pico más alto de Tailandia, Doi Inthanon. Me fui en un tour prepago que había programado el día antes. Hicimos un montón de cosas increíbles. 

La Cascada de Wachirathan fue la primera parada. Llamada así por de la reina del país, que se enamoró a primera vista y decidió que el nombre de su amante era el indicado. El autobús tardó 90 minutos en llegar a la cascada y después de la visita continuamos escalando. 

wachiritan

EMI AMMIRATA

De segundo, vimos la cascada del Príncipe. (Misma historia) Llamada la Siritharn, fue mucho más alta e impresionante que la primera. 

cascadas

EMI AMMIRATA

EMI AMMIRATA

EMI AMMIRATA

Fue un día lleno de naturaleza, y también de agua fría. Hizo frío y estaba lloviendo en la cima de la montaña, en donde se supone que íbamos a tener una vista espectacular de los Chedis de los reyes de Tailandia. (Si no fuera por el monzón)

Se supone que debía verse así: 

Getty Images

Getty Images

Pero nos tocó esto: (no pude tomar fotos de mi celular, así que aquí tienen un snapchat)

Fue bello igualmente. Staying optimistic, you know.

Más tarde, visitamos un pueblo llamad Karen. Es un lugar muy pequeño mantenido por el reino. 

La historia de este pueblo es que los habitantes estaban perdiendo sus tradiciones y por lo tanto, el Rey y la Reina decidieron interferir y regalarles un espacio para continuarlas.

El reino es muy preciado por los habitantes de Tailandia. 

En el pueblo se hacen pashminas artesanales y ropa que tarda semanas en confeccionar, al precio ridículo de $10-$50. Quedé impresionada por el esfuerzo y detalle que le dedican. 

Karen pashminas

EMI AMMIRATA

Karen pashminas

EMI AMMIRATA

Pasamos el día entero visitando pueblitos, almorzamos divino y compartimos conversaciones con turistas de Austria, Holanda y Taiwán. Fue un día increíble. 

Esa misma noche, me encontré con mis amigos de la Universidad y visitamos el mercado de noche. Unos hombres les ofrecieron saltamontes para comer, ellos lo probaron. I passed.  Y juzgando por sus reacciones, no supo nada bien. 

Comimos todo lo que encontramos esa noche. Desde smoothies, hasta cochino a la plancha, helado y frutas locales. La pasamos buenísimo tomando fotos y probando todo. 

Ah, y perdí las llaves de mi hostal. So there's that. 

Stay tuned...

- Emi

No te pierdas el viaje entero. Puedes encontrar el original en inglés aquí

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de The Amaranta y sus dueños.