Spoiler alert!

Una semana después, una ola de expectativas y los nueve episodios digeridos, nuestras conclusiones sobre Stranger Things están saliendo a flote. Principalmente porque nuestro primer encuentro con la serie fue muchas cosas a la vez: enfrentarnos a los nuevos personajes, la trama, más información sobre Eleven, la pérdida de Bob y un pequeño resentimiento hacia las acciones de Will.

Ahora, con la cabeza fría y una lista de cosas relevantes sobre la segunda temporada del sci-fi ochentoso, oficialmente podemos escribir un artículo completamente subjetivo y no sustentado en más que nuestra percepción.

Justice for Barb

Aunque en el fondo manteníamos la esperanza de que Barb iba a regresar del más allá como si nada hubiese pasado, al menos los hermanos Duffer nos ofrecieron lo más cercano a un cierre “justo” para Barb. Sin embargo, aún tenemos una velita prendida porque uno nunca sabe.

Esto es un guiño para los escritores de la próxima temporada, la esperanza es lo último que se pierde.

Ahora, justice for Bob Newby

Por otro lado, la nueva Barb de esta temporada tiene que ser Bob. Primero porque su personaje estaba destinado a morir desde un principio, mucho antes, y tal como nos ocurrió a nosotras, los hermanos Duffer se enamoraron del personaje y no pudieron deshacerse de él tan pronto.

Eso no evitó que su muerte fuese tan impactante y dolorosa como lo fue, en realidad. “Remember, Bob Newby: superheroe”.

El triángulo amoroso entre Nancy/Jonathan/Steve

Cuando Nancy terminó con Steve en la primera temporada sentimos un pequeño picor porque no se dio la oportunidad con Jonathan; pero ahora que Nancy está con Jonathan no podemos evitar sacar a relucir nuestra tarjeta de #TeamSteve.

Así que, cuando se trata del triángulo amoroso entre ellos, nunca estaremos conformes.

No pintan a Steve como un imbécil

Gracias a todo lo que es bueno en el mundo, Steve pasó de ser el “antagonista” de la historia al personaje que se merece. Además, de que lo unieron con Dustin, que de por sí estaba medio solo esta temporada, y lo pusieron a jugar a la niñera en el último episodio; puede que no sea parte del clan cool de niños, pero es un plus necesario en la trama.

The Mindflyer: pasamos del terror físico al psicológico

Justo cuando pensábamos que los Demagorgon eran lo peor, los hermanos Duffer nos introducen este personaje que ahora no solo es el malo, si no que es todos los malos. Posicionando una nueva raza de perros en el mercado: Demadogs. Se apodera de Will, espía y toma toda Hawkins.

El mejor ejemplo de que este es el peor enemigo de la serie, es que haya usado a Dart para asesinar a Mews. Lección: niños, no confíen en nada que estaba en la basura.

Pudimos ver Will a actuar

Noah Schnapp, oficialmente es parte del elenco de Stranger Things. Fue de lo más sorprendente de esta secuela. Su transformación progresiva, todos los matices que genero desde el Will de la primera temporada al que vimos en esta y cuando decimos esta nos referimos a que en cada capítulo veíamos un nuevo aspecto y algo más que se le sumaba al personaje. La buena noticia, ya sabemos que Noah es un excelente actor; la mala noticia, los hermanos Duffer comentan que lo dejarán descansar un rato.

Nada de teorías conspirativas para nosotras

Al contrario de la primera temporada, esta vez el final estuvo mucho más cerrado y acortó nuestras posibilidades de ponernos creativas con las escenas que pueden seguir en la tercera temporada de Stranger Things. No nos vamos a quejar de este punto pero igualmente leeremos todos los artículos que se crucen en nuestro camino porque no podemos esperar año y medio para ver más del clan.

Pero por bienes especulativos nuestras sospechas apuntan a que Barb, Bob y Mews se volverán Demahumans y Demacat, esto sí será lo más cruel que podrían hacernos. Nuestros personajes favoritos intentando asesinar a nuestros personajes favoritos.

Y así es como nueve episodios marcaron la nueva fase, supuestamente confirmada para dos temporadas más, del éxito de Netflix. Mientras tanto, nosotras esperaremos pacientemente.

#JusticeForMews.