Reseña del quinto capítulo de ‘Sharp Objects’ - The Amaranta
Literalmente ‘cerca’

No hay nada más tóxico que el veneno de una madre, especialmente con una masa de gente alterada por el artículo de su hija menos favorita. Tal y como el título dice, este episodio es prácticamente para ponernos más “cerca” de los pequeños fragmentos de profundidad en los personajes y en su lugar de origen

Empezando por Wind Gap, hay que apreciar su historia para que el comportamiento de su gente tenga sentido. Las piezas se unen una vez que sabes que todos los años celebran al esposo oficial de guerra que fue salvado por su esposa que lo protegió al no ceder ante las amenazas de sus enemigos. Calló la ubicación del marido para después ser amarrada a un árbol, violada repetitivamente y perder al bebé del que estaba embarazada. Resulta que celebran al esposo que se escondió de los soldados, y no a la que salvó el día. Esto no solo representa el machismo en el pequeño pueblo, sino la falta de feminismo. El silencio de las mujeres es tan tradicional como el abuso sexual, y siguen vigentes. Y para rematar, dicha mujer es familiar lejana de los Crellin. 

Los adolescentes hacen una obra en honor a la grotesca historia, Amma interpretando a Millie Calhoun, la famosa esposa del capitán escondido y para colmo pedófilo. La rebelde, drogada y abrumada, huye al ver como John Keene y Bob Nash se pelean. Ya de por sí tenía una mezcla de emociones; durante la obra estaba verificando si Camille la estaba viendo, y terminó decepcionada porque Camichard estaba en plena conversación. 

Detective Richard Willis y reportera Camille Preaker juntos en el Día de Calhoun

Detective Richard Willis y reportera Camille Preaker juntos en el Día de Calhoun

A pesar de su comportamiento ambiguo con su hermanastra mayor, Amma quiere su atención, y quizás piensa que la entiende más de lo que ella cree. Después de todo, esa mañana se acercaron más, incluso le rogó que se quedara. El vestido que usó la reportera se lo dio ella después de esa escena impactante en la tienda de ropa cuando le vio todas sus cicatrices gracias a la presión de Adora. Le preguntó que si ya había parado con su self-harm; Camille le dice que sí, y su madre le dice que igual no importa porque está "arruinada".

Amma disculpándose con Camille después de decirle a su madre sobre el artículo

Amma disculpándose con Camille después de decirle a su madre sobre el artículo

Las palabras de Adora cortan más que sus heridas, y ni digamos sus acciones. En media celebración, Adora orquestó que el detective Willis estuviese alejado de su hija por un momento para poder meterle ideas tóxicas de Camille, diciéndole que es “una extraña rosa, pero no sin espinas”, frase similar a la que le dijo Vickery: “Es una mala manzana de un buen árbol”. Casi todo el pueblo, pero en especial su madre y el jefe de policía, tienen una visión horrenda de nuestra protagonista principal, y tratan que Richard Willis piense igual. 

No es sorpresa que Camille haya tenido un momento de debilidad en el que le confesó a su editor que se siente una mala persona cuando está en su lugar de origen. Al menos su figura paternal la consuela y le dice que es una persona decente y buena.

Adora desconsolada con la desaparición de su hija favorita

Adora desconsolada con la desaparición de su hija favorita

No tomó tanto tiempo en encontrar a Amma después de su dramática huída del evento, pues Camille supo exactamente donde encontrarla: en la aterradora cabaña llena de fotos pornográficas donde solía jugar con las dos niñas asesinadas. No se sabe por qué su hermanastra menor se dirigió a tan horrible lugar, pero me imagino que tiene que ver con a) la posibilidad que Camille la encontrara, b) el efecto nostálgico que brinda estar bajo una droga en relación a sus dos “ex-amigas” –según dijo ella,–asesinadas, y c) le quiere decir algo con eso. No puedo evitar inclinarme hacia las tres.

Amma puede saber tanto como Jackie O’ Connel, o más. Ellas son las dos personas que seguramente saben más de los asesinatos. Jackie del motivo y contexto, y Amma de lo que pasó. Me atrevo a sospechar que la propia Amma está escondiendo algo clave, algo que Bill Vickery sabe. Debe ser por eso que el jefe de policía habla de Amma como una víctima, diciendo que está en peligro para quizás cubrirla. Ella tiene su carácter rebelde cuando interactúa con el oficial. Si no se esfuerza en mostrar su vida doble en frente de él, debe ser por algo. Sus berrinches no son causados por su adolescencia llena de hormonas, sino por la ansiedad de saber cosas que no debes y tener que pretender.  

Quizás es una teoría muy fuera de lugar, pero quién sabe... Quizás no. 

Canción de la semana:

¿Qué esperarse la semana que viene?