Por qué Chelsea Handler fue relevantemente sobresaliente en el 2016 - The Amaranta

Se nos había olvidado por qué queríamos a Chelsea Handler

Pero el 2016 nos devolvió el sentido.
Author:
Publish date:
Chelsea Handler

Una de las mujeres más ruidosas y controversiales en los medios -aunque nunca la más famosa-, es Chelsea Handler. Comenzando por su primer reality show de 4 temporadas llamado Girls Behaving Badly en el 2002 (el cual francamente no vimos porque nuestras mamás no nos lo hubiesen permitido) se comenzó a denotar su personalidad demarcada en el show; pasando por 7 años de Chelsea Lately hasta el 2014, desembocando en Chelsea Does y el show de Netflix, Chelsea.

Obviando su primera serie, Girls Behaving Badly, ya que no la vimos por razones obvias (nuestros padres quisieron tener un nivel básico de decencia parental), nuestra reacción al ver los episodios de Chelsea Lately (con volumen bajo para que nuestra mamá no escuchara las barbaridades que decía esa mujer), nos sentíamos como niñas en territorio ajeno. Nos queríamos reír de sus chistes de mujer abierta y honesta, pero nuestra edad e inocencia no nos lo permitieron. Más de una vez hizo sex jokes que no entendimos e hizo referencia a eventos y personajes que no habíamos estudiado en el colegio.

Aun así, algo sobre ella nos intrigaba.

Miles de episodios se hicieron del 2007 hasta el 2014, muchos de los cuales recordamos con nostalgia, y algunos que francamente recordamos con indignación.

Todos haremos memoria de su últimos episodio de Chelsea Lately en los cuales además de mostrar su pelea nudista en la ducha con Ellen DeGeneres (sí, eso pasó), hizo una parodia épica de We Are The World. En este episodio vimos a artistas y actores desde 50 Cent, Sandra Bullock, Gerald Butler, Tim Gunn, Jennifer Aniston, Bobby Brown, Miley Cyrus, y la lista sigue y sigue.

En otras palabras, Chelsea era trending topic.

En este punto, así amaras a Chelsea por su candor y humor cortante e inapropiado, o la odiaras por sus comentarios obscenos, sabías quién era ella, y de qué era capaz.

Después de terminar Chelsea Lately, dos años después, la comediante volvió a aparecer, mudándose a Netflix, donde según los medios y ella (después de todos estos años confiamos en su honestidad), tiene muchísima libertad con las personas que entrevista y el contenido que publica.

En esta nueva serie de Netflix llamada Chelsea, la comediante ha podido entrevistar con la naturalidad y humor que la caracteriza. Trayendo a celebridades como Kate Hudson, Jennifer Aniston, el reparto de Orange Is The New Black (quienes compartieron sus historias reales en la cárcel), Stranger Things, Jessica Chastain (quien compartió los consejos de su abuela para ser más sexual), Sarah Jessica Parker, entre otras más.

Otro proyecto que sacó con Netflix fue Chelsea Does, un documental de 4 partes en el cual se habla sobre los temas más atemorizantes, controversiales y discutidos: racismo, matrimonio, drogas y Silicon Valley.

Para el episodio sobre el matrimonio, Chelsea contactó a su primer novio real, Peter, para que apareciera en la pieza y discutiera con ella sus sentimientos sobre el matrimonio. Habiendo dicho previamente que tenía una “personalidad para el divorcio”, y ahora encontrándose en una posición donde estaba lista para él (a los 40 años), Chelsea quiso explorar y discutir con la sinceridad que la caracteriza el asunto.

Durante ese año, después de sus dos lanzamientos y durante las elecciones, Chelsea fue extremadamente relevante.

Al principio, apenas lanzó sus dos proyectos, apareció en otros programas como James Corden, realizando un juego llamado Spill Your Guts or Fill Your Guts en el cual puedes contestar una pregunta incómoda sobre tu vida personal o comer algo asqueroso de lo que está encima de la mesa (ejemplo: el ojo de un pez). Pensamos que ella quizás no fue la mejor contrincante, ya que no hubo nada que no se atrevió a contestar (como el tamaño del pene de 50 Cent, o su cara mientras tiene sexo).

Luego, durante las elecciones presidenciales, Chelsea estuvo estuvo en el frente opositor de Donald Trump, hablando abiertamente sobre sus opiniones sobre él y hasta haciendo un video de “un día en la vida de Donald Trump”.

Después de la victoria de Trump, Chelsea siguió expresando lo que sentía sobre él y lo que había sucedido, diciendo que tenía ganas de mudarse a España.

Al ver este nuevo material de Chelsea, podemos ver que aunque sigue siendo la misma persona rápida para un chiste y completamente franca, su material ha mejorado y madurado. En vez de ser honesta sobre absolutamente todos los tópicos y todos los famosos, ha decidido tocar temas que son importantes tanto para el público como para ella.

Ahora, como mujeres que nos gusta escuchar a las celebridades siendo completamente honestas, con una entrevistadora que no dejará que se escabullan con una mentira, y que además apreciamos la sinceridad en temas como el racismo y el matrimonio (así no apoyemos la opinión), nos parece que Chelsea resalta y sigue sorprendiendo porque, aunque no estemos acostumbrados, honesty IS the best policy, y un poco de humor de acompañante nunca hace daño.

Sigue siendo tú, Chelsea.