Salió el álbum “Utopia” de Björk - The Amaranta
Y sí, es una vaina loca

No es sorpresa para nadie que para entender o sentirse identificado con la música de Björk, hay que fumarse tres lumpias. Con salsa agridulce y todo. Sin embargo eso no le quita la magia que tanto la ha distinguido. Y en este álbum hay bastante de eso.

Antes de que sigan leyendo, es importante que sepan que nunca fui fan de esta cantante islandesa. Además de no ser de mi generación, siempre preferí no fumarme nada para poder tripearme una música que no sea la de David Bowie. Pero aquí estoy y aquí estamos.

El viernes pasado, 24 de noviembre, Björk publicó su más reciente álbum desde Vulnicura desde el 2015. Su nombre es Utopia y los rumores decían que ha sido uno de sus mejores trabajos hasta ahora. Pero me tocaba a mí, alguien completamente ajena a su música, confirmar si de verdad una turista podía disfrutar este álbum que parece tener una vagina de portada.

Y la verdad es que sí me lo tripeé.

Sin embargo no sé si fue por las razones correctas. Parte de la razón por la que me gustaron tanto algunas canciones es por el distintivo sonido de la flauta islandesa que sale en muchas de las canciones.

Su voz es increíble y no solo eso, sino que ella no compone una letra y una música de fondo, Björk crea todo un ambiente para la canción, toda una ideología y un carácter que la hace una artista única, pero no puedo evitar sentirme en una película muda de los 40, donde el genio de una lámpara pretende enamorar a una princesa intensa. Capaz algo así fue su intención y, por lo tanto, debo admitir que lo logró.

En canciones como Arisen My Senses, Utopia y Body Memory los mensajes sobre amor, libertad y destrucción son tan frecuentes como los sonidos folclóricos de su país de origen.

Y aunque me costó identificarme con la música de Björk, sí entendí ciertas cosas:

  • Björk no es el tipo de artista que se encarga de activar una rumba. Ella es otro nivel.
  • Es súper femenina en el sentido de que si le pones una voz de hombre a su música terminaría perdiendo toda la estética de su estilo.
  • Björk está fumadísima, pero no hace nada sin un sentido ni propósito.
  • Este álbum la parte cuando tienes bloqueo creativo o te enteras que subieron el precio de todo y buscas alguna forma de recuperar tu fe en la humanidad.

Ahora, de todas las canciones intensas del álbum, puedo confesar que la canción Blissing Me que se publicó a mediados de noviembre, me fascinó:

Mi recomendación es acepten este álbum como es, sin ninguna expectativa, o al menos así me entregué sabiendo que la artista (en todo el sentido de la palabra) es medio rara. Pero de la buena manera, pues al final siempre hay que aprovechar las cosas fumadas de la vida.

La calificación mundial por parte de los medios más prestigiosos:

The Guardian: 4/5 estrellas.

The Chicago Tribune: 3.5/4 estrellas.

The Amaranta: 4.5/5 estrellas porque hay que estar claras que Björk hizo tremendo trabajo.