Dentro de la cabeza de Yeezy

Cuando toda tu referencia hacia lo que es Kanye West se basa en la opinión pública de que es un patán de primera, de que tiene el ego casi tan grande como su amigo Donald Trump y que ha hecho comentarios tan inapropiados que el mundo no sabe si está poniendo un show o si de verdad él piensa así... pues es muy fácil pensar que no vale la pena invertir ni un poco de tu tiempo en prestarle atención a su arte, sin embargo, la opinión pública también se ha encargado de colocarlo en ese pedestal al que hoy se aferra porque Yeezy al parecer es un “genio musical”.

Ver relacionados: 

Kanye West dejó de ser Kanye West para reconciliarse con la moda

Los apartados que sabemos que el libro de filosofía de Kanye West va a tener

Esta nueva recopilación musical de Kanye titulada Ye tiene siete canciones y un tiempo total de 23 minutos, siendo significativamente más corto que The Life Of Pablo, el cual estaba conformado por veinte canciones que muchas personas consideraron demasiado largas. El álbum fue estrenado el 1 de junio con una fiesta en un rancho en Wyoming donde el rapero reunió a su círculo cercano y otras personas de la industria musical.

Como una persona que solo ha escuchado una que otra canción de Kanye (probablemente más, pero sin saber que él estaba involucrado en ellas), pues me considero un lienzo en blanco en este aspecto musical para poder hacer una reseña lo más sincera posible.

Uno de los aspectos en los que, sin embargo, sí estoy expectante es en el hecho de que el disco pareciera querer ahondar en el tema del desorden bipolar que Kanye sufre, como una especie de proceso de catarsis de él para sí mismo, pero que obviamente comparte con el mundo porque ¿cuándo una persona dentro de la industria musical ha perdido la oportunidad de hacer dinero?

En momentos anteriores, el mundo se había convertido en una bolita de especulaciones respecto a cuál era la razón detrás de muchos de los comportamientos extraños y comentarios en Twitter del artista, los mental breakdowns que tuvo en 2016 en los que supuestamente alucinaba y los incontables rants que parecen ser más parte de su personalidad egocéntrica que otra cosa, pero desde principios de mayo de este año, el artista decidió dejar de esconder su condición y parece que ahora será partidario de la desestigmatización de las enfermedades mentales y este álbum podría ser el comienzo con esa lucha contra la sociedad:

Veredicto final: Se terminó el disco y no quería que se terminara ni un poquito.

Ahora soy una persona más que comparte la opinión de que Kanye West sí tiene un talento musical indiscutible porque la producción del disco es increíble, tiene unos ritmos muy buenos, melodías bellísimas, distorsiones bastante interesantes, y un vibe que es como un viaje desde un lugar bastante oscuro hasta uno mucho más esperanzador.

Respecto a las letras, mi problema principal con Yeezy radica en que sé quién es Kanye West, entonces me da rabia que sea tan egocéntrico, victimario y misógino; siento que este disco era una oportunidad para redimirse respecto a demasiadas embarradas que ha cometido bajo la luz pública, pero prefirió hacerse la víctima y básicamente culpar al mundo porque él es un incomprendido.

Tampoco tiene perdón que decida decirle a una mujer en la canción Violent Crimes (que presumo se trata de su hija North, o quizás a todas las mujeres de su vida) que "no hagan yoga ni pilates" porque básicamente eso hace que los hombres piensen cosas indebidas. No, Kanye, no sé cuántas veces hay que repetirlo, las mujeres no tienen que condicionar sus actividades tomando en cuenta lo que los hombres como tú puedan pensar... por favor sean personas decentes y controlen sus impulsos. Sin embargo, la canción es bastante linda porque habla sobre el karma que es que él era uno de esos n*ggas, que objetifican a las mujeres, pero que ahora por ser padre, se arrepiente un poco... I mean, how sweet:

También debo admitir que sentí bastante miedo con la letra de I Thought About Killing You y pienso que el FBI debería tomar nota y prestarle atención al rapero, porque no me sorprendería que mate a alguien por... ¿estar viendo mucho a North? No sé, de él espero cualquier cosa. Ojalá esté claro que si lo acusan de algún crimen de este estilo, esta canción es una prueba incriminatoria importante.

En general, mis expectativas sobre la profundidad de su desorden bipolar no fueron respondidas al 100%, pero bueno, es arte y no tengo por qué esperar que el artista de las respuestas que uno quiere escuchar, sino que se entregue a su obra para que uno después lo disfrute.

Estoy gratamente sorprendida de que el álbum como un todo se sienta como una liberación de él ante un episodio depresivo dentro de su propia bipolaridad o del estigma que se impuso a sí mismo sobre su condición, cualquiera de las dos es válida porque logró que un proyecto que pudo haber rayado en lo deprimente e iracundo, se convirtiera más en melancólico/esperanzador/self-loving-ish. 

‘Ye’ de Kanye West: 9/10