Más bien ‘The Misunderstanding of Cameron Post’

Cameron Post es una adolescente que se ve obligada por su tía a asistir a un campamento cristiano de reorientación sexual luego de que fuese descubierta besando a su mejor amiga. Una de las tareas que ella y los otros “discípulos”, como son llamados en el establecimiento, deben realizar es identificar las razones detrás de su “confusión sexual” a través de la alegoría de un iceberg. Según el reverendo Rick, dueño del campamento y exgay, la punta del iceberg simboliza únicamente su sexualidad y es el deber de cada quién buscar qué hay debajo de ella, el porqué de la desviación. The Miseducation of Cameron Post tiene problemas para encontrar qué hay debajo de su propio bloque de hielo y su búsqueda a veces resulta demasiado superficial.

La película está basada en la novela del mismo nombre de Emily M. Danforth, quien se inspiró en el famoso caso de Zach Stark, un adolescente que en el 2005, con 16 años de edad, fue mandado al centro de terapia de reorientación sexual luego de revelarles a sus padres que era gay. El joven compartió su historia a través de su blog y causó un gran revuelo internacional que también sirvió como fuente de inspiración para la aclamada película de este año, Boy Erased.

the-miseducation-of-cameron-post

Puede que te interese:

Chloë Grace Moretz interpreta a la protagonista que le da nombre a la película, quien parece más bien la espectadora de su propia historia. No actúa, solo reacciona. Ser una adolescente lesbiana en el año 1993, antes de que Ellen DeGeneres dijera “Yep, I’m gay” en la portada de la revista Time en 1997 o que una serie de televisión tan famosa como Will & Grace tuviese a un personaje principal homosexual en el año 1998, definitivamente da espacio para un conflicto interno digno de una minuciosa exploración. En el filme esto simplemente no sucede.

Por suerte, no todos los personajes son tan insípidos como la protagonista. Sasha Lane —revelación de la película de 2016, American Honey— le da vida a Jane Fonda —sí, ese es su nombre—, una adolescente que se crió en una comuna hippie y cultiva marihuana en las instalaciones del campamento a escondidas. Forrest Goodluckconocido por interpretar al hijo de Leonardo DiCaprio en The Revenant— es Adam Red Eagle, un joven nativoamericano que terminó en el centro luego de que su padre se convirtiera al cristianismo. Ambos personajes dotan la película de buenos diálogos, pero lamentablemente sus historias no se desarrollan lo suficiente y nos perdemos de disfrutar su verdadero potencial.

Además de estos, hay personajes secundarios adicionales que resultan entrañables y son capaces de darle a la película aquellos matices y colores de los cuales carece su protagonista. La Dr. Lydia March, la otra dueña del campamento, se postula como una villana reminiscente a la enfermera Ratched que, de haber estado mejor construida, habría funcionado como la antagonista perfecta.

Para ser un coming-of-age, el largometraje rara vez encuentra herramientas más allá del consumo de marihuana para recordarnos que estamos viendo a un grupo de adolescentes interactuando entre sí. Son las pocas veces que lo logra los momentos más placenteros de la película, como es el caso de una escena en la que suena What’s Up? de 4 Non Blondes. Sin embargo, estos no son suficientes para hacernos creer que estamos haciendo algo más que solo raspar la punta del iceberg. 

La ganadora del Gran Premio del Jurado del festival de Sundance apunta a ser una mezcla coming-of-age entre One Flew Over the Cuckoo's Nest y The Magdalene Sisters, pero carece de profundidad en una época en la que es necesaria, una época en la que los derechos por los que tanto han luchado las personas de la comunidad LGBT peligran más cada día bajo la administración del presidente Trump. Simplemente esperaba más de ella en un contexto como este. En fin, si quieren mi opinión, esta película es como la misa que se referencia en ella: dominguera.