Sucumbí al encanto del adorado oso y esta es mi opinión

Tras pasar todo el 2018 leyendo a críticos de cine y cinéfilos aclamar Paddington 2 y calificándola como la mejor película del año, decidí sucumbir al encanto del famoso osito peruano. Para ello, tuve que ver la primera entrega de Paddington, estrenada en 2014, puesto que no lo había hecho antes, y su secuela.

No solo fue la intriga que me invadió durante meses lo que me llevó a tomar esta decisión, sino que a ella se sumó la presente temporada de premios, que me parece una de las más débiles en años recientes. Que una película familiar acerca de un adorable oso que ama la mermelada pudiese ser superior a las recientes ganadoras de los Golden Globes, Green Book y Bohemian Rhapsody, me parecía fascinante y simplemente tenía que comprobarlo.

Puede que te interese:

‘Paddington 2’

‘Paddington 2’

Sin conocer nada de este universo, me aventuré y vi la primera película... y me encantó. Si, como yo, no sabes nada acerca de estos filmes, te cuento: Paddington (Ben Whishaw) es un oso de Perú que creció con sus tíos Lucy (Imelda Staunton) y Pastuzo (Michael Gambon). Desde temprana edad ha soñado con visitar Londres puesto que, antes de que él naciera, un explorador británico llegó a la jungla latinoamericana, compartió con sus familiares por unos días y les habló maravillas de la ciudad. Finalmente, Paddington deja Perú por la capital de Inglaterra y se embarca en una aventura en la que conoce a los Brown, una familia que lo ayudará a adaptarse.

Todos los personajes son entreñables, Nicole Kidman es una villana espectacular, Sally Hawkins es una ternura de madre y Paddington, bueno, solo diré que tengo tres sobrinos pequeños y Paddington me parece más tierno que ellos. Realmente me parece una película familiar sumamente inteligente y bien hecha, graciosa, divertida y conmovedora que, además, cuenta con una bonita fotografía.

Ahora bien, Paddington 2.

‘Paddington 2’

‘Paddington 2’

Fue estrenada en 2017 en Gran Bretaña y el 12 de enero de 2018 en Estados Unidos, un poco tarde para competir en los premios americanos de ese año. Sin embargo, figuró en las premiaciones británicas y Hugh Grant obtuvo una nominación a mejor actor de reparto en los BAFTA, categoría en la cual el London Film Critics' Circle (LFCC) le otorgó un galardón. Por esa razón se esperaba que compitiera en la temporada de premios 2019, pero no parece que la película vaya a llegar a ningún lado dada su ausencia en las nominaciones que han sido anunciadas hasta ahora.

A pesar de esto, la crítica sí le ha prestado la atención que merece. Paddington 2 rompió un récord al convertirse en el filme con mejor puntuación en Rotten Tomatoes. Asimismo, ha sido incluida en varias listas de mejores películas del año elaboradas por diversos críticos de cine, entre ellos David Ehrlich de IndieWire, quien argumenta que el largometraje merece ser nominado en al menos cinco categorías en los premios Oscar. Estas comprenden mejor película, mejor actor de reparto y mejores efectos visuales.

Anoche, tras un duro día y a mitad de una semana incluso más dura, me puse a ver Paddington 2. La calidez del filme, la ternura y bondad de sus personajes, su comedia y mensaje fueron exactamente lo que necesitaba. Así que hoy aprovecho de recomendársela por si alguna vez necesitan un remedio para el corazón y, si no, también.

Me sacó risas, lágrimas y me mantuvo en suspenso. Es más, hasta tiene un número musical en los créditos, ¿qué más quieren? Como pasa muy pocas veces, la película logra superar a su predecesora. Es un filme completamente merecedor de la reputación que se ha ganado; sin duda es uno de los mejores del año y me atrevo a decir que es superior a Green Book y Bohemian RhapsodyEs una pena que la Academia, muy probablemente, no la vaya a tomar en cuenta.