Resena Los Increibles 2 - The Amaranta
The limit doesn't exist

Cuando tienes catorce años esperando para saber qué pasó con el Hombre Topo y la familia Parr/Increíble, sentarte en la sala de cine y ver el castillo de Disney dibujado en rojo, negro y amarillo es una experiencia de otro mundo.

Honestamente sabía que iba a amar la película porque yo amo absolutamente todo lo que Disney-Pixar hace, sin embargo, como a mí no me gusta confiarme, pensé que iba a ser bastante genérica, y que tan solo le daría a los fanáticos lo que necesitaban para callarse respecto a cuánto tiempo tienen esperando que la película saliera… sí, me refiero a esos fanáticos insoportables como yo misma.

Para mi poca sorpresa, eso fue exactamente lo que pasó y no me molestó ni un poquito.

Me imagino que tampoco le ha molestado ni un poquito ni a Disney ni a Pixar, porque en todo el mundo las salas de cine se han llenado de niños, adolescentes, jóvenes adultos, y padres que justamente querían saber qué sucedía con esta familia de superhéroes y que han ayudado a que la película recaude alrededor de $232 millones de dólares en su primera semana en carteleras, lo que explica el porqué de que pude verla en el tercer intento de ir al cine porque las entradas siempre estaban agotadas.

Y aunque las taquillas podrían mentir respecto a la calidad de la película (porque, vamos a ser honestos, a veces la popularidad influye más) el 94% en Rotten Tomatoes y el 8.4 en IMDB también sirven de referencia para que te hagas una idea sobre la calidad de la película… y ya que estás leyendo este review, pues mi criterio también dice que Los Increíbles 2 es realmente increíble y estas son mis razones:

Podemos conocer más a los personajes

Hasta que ví esta segunda entrega, no me había dado cuenta que la película anterior de Los Increíbles se concentraba más en las peleas que se estaban llevando a cabo e, inevitablemente, en Bob Parr y su alter ego de Mr. Increíble.

En esta oportunidad Disney-Pixar nos permite conocer mucho más a cada uno de los integrantes de la familia y cómo sus personalidades afectan cada una de las cosas que pasan a lo largo de la cinta.

Desde el hecho de que Dash es súper rápido y que por eso también tiene un metabolismo de la misma velocidad, por lo que tiene que comer mucho y eso lo agregan como un detalle que suma a la historia de la familia. También el hecho de que Violet está en plena adolescencia y que su superpoder sea esconderse y bloquear cosas. Bob es el macho súper fuerte que todo lo sabe y que no se equivoca y Helen es la mamá súper flexible que se adapta a las necesidades de toda su familia… y bueno, Jack-Jack que evidentemente refleja el potencial que todos los niños tienen cuando son pequeños, tal como lo dice la misma Edna Moda en la película.

No sé si es un valor agregado de esta película o es que eso ya lo habrían notado otros en la primera entrega y yo era muy pequeña para entenderlo, pero realmente siento que esta vez ahondaron más en la personalidad de cada uno de los integrantes de esta superfamilia.

La dinámica familiar moderna es bastante refrescante

Todas estas personalidades nos llevan justamente a una dinámica familiar bastante complicada, como suelen ser casi todas. Sin embargo, esta se complica mucho más cuando Helen decide volver al trabajo como heroína y Bob se ve obligado a quedarse con los niños, lo que permite presentarle al público lo difícil que es realmente el trabajo de criar hijos… a tal nivel que un superhéroe está teniendo problemas para poder llevarlo a cabo.

Personalmente, yo me sentí bastante identificada con esto y me fascinó porque recuerdo que de pequeña mi mamá era siempre la que trabajaba hasta tarde y se la pasaba en una reunión en su oficina, mientras que mi papá era más flexible con sus horas y se encargaba de peinarme, llevarme al colegio y hacerme la comida. Quizás esa fue la razón principal para que yo creciera como una mujer que no ve su género como una limitación, por lo que me alegra que las niñas que no tienen esa realidad en sus hogares puedan tener ese ejemplo al menos en una película que quizás se convierte en el mayor recuerdo de su infancia.

El foco en Elastigirl como un acercamiento al feminismo

No me cabe duda de que este momento histórico fue el perfecto para introducir a una superheroína, madre, esposa, etc., en una película familiar.

La película en sí es bastante feminista, no sólo por haber puesto a Elastigirl en el spot principal sino también porque permite mostrarle al público que las mujeres tienen el potencial y el poder para ser tanto las heroínas como también una mente maestra villana.

Sin embargo, no soy completamente fan de lo inútil que hacen ver a Mr. Increíble cuidando a sus hijos por primera vez. Me imagino que lo que intentaron fue poner en pantalla el golpe de realidad que significa para un hombre inconscientemente machista, porque sí, lo es un poco, el tener que encargarse de lo que él considera una tarea fácil porque su esposa es capaz de llevarla a cabo… esto sin contar que realmente él sí se cree un mejor superhéroe que Helen y que le carcome el hecho de que ella tenga éxito por más que la ame y quiera que sea feliz. 

Señoras y señores eso lleva como título ‘Machista en conflicto’

Y ni hablar del millonario que contacta a sus superhéroes que parece lo mismo que ver a un niño de doce años con una mansión. Está bien que las mujeres sean geniales e inteligentes, pero tampoco es que los hombres siempre tienen que llegar a ese nivel de incompetencia.

Jack-Jack es el ‘comic relief’ más obvio y perfecto del mundo

No sé si es porque últimamente ver a un bebé a mi me causa más o menos el mismo efecto que ver a un perrito, pero yo creo que la reacción va más allá de mí porque la sala completa se juntaba en risas o expresiones de ternura cada vez que este bebé hacía algo porque, hay que ser honesto, es uno de los personajes más entretenidos de la película, así no diga un solo diálogo… y si comienzo a hablar de la tiernísima complicidad que tuvo con Edna, no termino el review jamás.

Si bien hay muchas cosas en la película que rayan en lo cliché, no puedo quejarme, es un film animado para toda la familia y eso es casi que una de las cualidades principales de este tipo de entregas.

Lo que sí es realmente refrescante ver como hasta este tipo de películas que suelen ser muy tradicionalistas, justamente por el público tan vasto al que tienen que alcanzar, se estén dirigiendo a proyectar una perspectiva más abierta respecto a cómo se maneja el mundo y, aunque muy sutilmente, sembrar en la mente de los espectadores la idea de que las cosas no necesariamente tienen que hacerse como se han hecho siempre, porque siempre hay espacio para corregir errores y crear mejoras que beneficien a un mayor número de personas, algo tan necesario de entender en el contexto mundial tan caótico en el que nos encontramos actualmente.