No importa cuanto quieras el clóset de Carrie

¿Estamos listas para dejar de definirnos a través de Sex And The City? Sí, la ropa de Carrie era genial, pero eso es todo. Ha pasado suficiente tiempo como para que aceptemos que los personajes eran terribles y que ya no hay razón alguna para que nos dividamos en Samanthas, Carries o Mirandas.

Principalmente porque en cuanto a personajes de televisión se refieren, estos son particularmente unidimensionales. Es como si para cada uno hubiesen elegido una sola característica en lugar de desarrollarles personalidad. Y, bueno, en la mayoría de los casos la característica fue “insufrible” y nada más. Luego, está el problema que hemos estado tomándolo demasiado en serio. Estoy segura que la primera vez que le dijo a otra persona “oh, eres demasiado Samantha”, fue en broma. Ahora, en vez de decirlo en broma, parecen escribirlo en piedra y vivirlo al 100%. Es momento de parar, esas mujeres apestaban:

Samantha solo se compara con los hombres

¿Por qué la necesidad de compararse constantemente con un hombre? Si te gusta tirar ¿por qué tiene que ser “me gusta tirar como un hombre”?, ¿por qué no puede gustarte tirar y ya? Todo el asunto de Samantha es compararse con su concepción personal de lo que deben ser los hombres. Si le gusta algo solo porque sí, no lo sabríamos a menos que un hombre lo diga también.

Carrie es una narcisista con media neurona

La primera vez que vi un capítulo completo de SATC, no pude evitar preguntarme, ¿de verdad alguien le pagaba a esta tipa para escribir esta clase de oraciones en cada artículo?

Apartando su -discutible- talento, Carrie era -indiscutiblemente- estúpida. Constantemente tomaba decisiones que no son “graciosas”, ni “adorables” en nadie con más de 15 años, ni siquiera en un programa ficticio. Cualquier persona que a los 35+ esté dejando de comer para poder comprar X cosa, es patética por dos razones. La primera es que tiene sus prioridades vueltas mi*rda. La segunda que su inteligencia financiera es inexistente y no le interesa mejorarlo.

Todo su drama con Big solo podría ser considerado romántico por alguien que dejó de madurar emocionalmente en tercer grado.

Miranda es una conformista mediocre

Después de que SATC terminó la gente decidió enamorarse de Miranda y quejarse de lo underrated que fue durante toda la serie. Puedo apreciar el amor a Miranda, porque muchas veces sí fue la menos insoportable. Pero, aquí está la cuestión: Miranda fue totalmente conformista en su vida personal. Steve es la peor pareja posible. El tipo es lo más aburrido y fastidioso del planeta. La cabeza de un recién nacido es más fuerte que su pequeño ego frágil.

Todo lo que lograron haciéndola exitosa laboralmente, lo destruyeron dejándola con Steve. Algunos le llaman amor, yo lo llamo tenerle terror a estar sola y cultura de conformismo.

Charlotte es insufriblemente infantilizada

Ok, Charlotte es sorprendentemente la menos ofensiva. Es estúpidamente conservadora, y parece estar incómoda con cualquier noción de sexo que haya sido concebida después de 1830. Pero es relativamente relatable, tipo todos hemos estado ahí o tenemos a una amiga que ha estado ahí… a los 14. Y ese es el problema, esta es una mujer de 30 tantos que se comporta con la seguridad de una niña de 15. No es decencia y buenas costumbres sino ridiculez extrema.